viernes, 12 de diciembre de 2008

¡ Que casualidad !



Una casualidad es una sincronía o sincronicidad ; una coincidencia significativa acausal entre la mente y un hecho material.
Una de las más sorprendentes es la que le ocurrió al actor Anthony Hopkins.
Habiéndosele propuesto protagonizar la versión cinematográfica de la novela La mujer de Petrovka, de George Feifer,
que no había leído, Hopkins salió de su casa londinense y tomó el metro para comprarla en alguna de las numerosas librerías de Charing Cross.
Pero el resultado fue infructuoso, por lo que se dispuso a regresar a casa y se adentró en la estación de Leicester Square.
Al ir a sentarse en un banco del metro , encontró que alguien se había dejado abandonado un libro, un ejemplar viejo y plagado de anotaciones.
Lo tomó y… ¡era la novela que había estado buscando!
Dos años después, durante el rodaje de la película, Hopkins conoció al autor George Feifer, quien le contó cómo dos años atrás le había prestado a un amigo su ejemplar original plagado de anotaciones, y cómo éste lo había perdido en el metro.
En resumidas cuentas, Hopkins no sólo se había encontrado el libro que buscaba, sino que
éste era el ejemplar del propio autor de esa obra que sería la primera que en Uk le llevaría al estrellato.

TODOS HEMOS VIVIDO HECHOS DE LOS QUE HEMOS DICHO : ¡ QUE CASUALIDAD !

Otra sincronización de las más conocidas es la novela de Morgan Robertson.
Morgan escribió en 1898 una novela en la que describía el primer viaje de un gran trasatlántico llamado Titán y que se consideraba “insumergible”.
Aquel barco , en su historia , se hundió una noche de abril después de chocar con un iceberg en el Atlántico.
Catorce años después, el Titanic naufragó en idénticas circunstancias a las escritas por Robertson, cuyo ficticio buque poseía numerosas características parecidas a las del Titanic.
En 1935, William Reeves -quien nació el mismo día que desapareció el Titanic ,
( ¿ casualidad ? ) - hacía guardia en el Titanian , otro de los grandes buques historicos .
Atacado por un presentimiento ordenó detener el barco cuando llegaron a un determinado punto del Atlantico , gracias a ello no fueron arrollados por un iceberg.
¿ También casualidad ?

Otro de los ejemplos es el del físico Pauli , experto en el llamado " número de Puali " o número 137 , uno de los misterios no resultos de la física moderna . El 137 corresponde al valor de constante de la estructura fina . Esta sin resolver porque todas las constantes fundamentales de la física son infinitamente pequeñas o extremadamente grandes , mientras que la de Pauli es llamada de tamaño humano.
Este misterio Pauli se lo llevó a la tumba porque cuando se puso muy malito llegó al hopsital y le ingresaron en su habitación de la que ya no salió . Allí moriría ...
¿ Qué número pensáis que tenía esa habitación ?
¡ Efectivmente el 137 !
Pauli dijo al entrar en ella : " Nunca saldré de aquí "
Y así fue ...


Hay multiples historias así .
Por casualidad , ¿ tienes alguna que contar ?







Enviado desde Correo Yahoo!

No hay comentarios: