domingo, 29 de marzo de 2009

¡ VAYA NUMERITO !


¿ Conoces el número 1′61803398874989484...?
¿ Te suena de algo ?
¿ NO te suena ?
¡ Pues estás rodeado de este nñumero por todas partes !
Ese número se denomina Fi o " phi " y también es conocido como número áureo, divina proporción, número de oro, razón áurea o proporción áurea.

Existen numerosos textos que sugieren que el número áureo se encuentra ya en ciertas estelas Babilonias y Asirias de alrededor del 2000 a. C.
En matemáticas se le cooce como Φ ó φ, enminada así en 1900 por el matemático Mark Barr en honor a Fidias, ya que ésta era la primera letra de su nombre escrito en griego (Φειδίας). Este honor se le concedió a Fidias por el valor estético atribuido a sus esculturas, propiedad que ya por entonces se le atribuía también al número áureo.
Mark Barr y Schooling fueron responsables de los primeros apéndices matemáticos serios descriptivos que hablaban de este número, en su libro The Curves of Live.
La proporción áurea es la que usó Leonardo DaVinci en su famoso Hombre de Vitruvio, pero antes que él ya lo usaron los sumerios, los griegos y los romanos… y muchos más artistas, arquitectos y diseñadores en los siglos siguientes.
Son tantas las obras de arte y fenómenos naturales que siguen esta proporción , aún siendo tan desconocido este número y aún habiéndose utilizado inconscientemente.
Matemáticamente el número áureo representa la proporción que existe entre dos segmentos, tales que el segmento menor es al mayor lo que el mayor es a la totalidad.

Esta proporción ha sido crucial en el desarrollo del arte, de la arquitectura,
de la ingeniería y del diseño.
La pirámide de Keops cumple la proporción áurea, también el partenón, las obras de Leonardo Da Vinci, Boticelli, El Greco, Dalí, Klee, Le Corbusier…
Las “efes” de los violines y chelos están colocadas siguiendo la razón áurea.
Las sonatas de Mozart, la Quinta de Beethoven, algunas obras de Debussy, tienen relación matemática con la proporción áurea.
El DNI, las tarjetas de crédito, el iPod de Steve Jobs, y la cajetilla de tabaco que llevas en el bolsillo son fuguras áureas perfectas.
Y lo mejor es que este número no lo ha inventado el ser humano.
Parece que la naturaleza ya lo usaba mucho antes que nosotros, la proporción áurea se encuentra en las conchas de los moluscos, el Nautilus es el mejor ejemplo, en la forma espiral de las galaxias, en las proporciones de los insectos , como la abeja o el mosquito, y en la relación distancial del cuerpo de un pájaro respecto a sus alas, en la distribución de las hojas en las ramas de un arbol, en la forma de una piña, en la distribución de los pétalos de una flor.

Además, parece ser que los seres humanos consideramos particularmente bellos a aquellos de nosotros cuyas proporciones son más aproximadas al número áureo.

¿ Cómo vas tú de número áureo ?
¡ Vaya numerito !


No hay comentarios: