domingo, 29 de marzo de 2009

El placer del " INTERRUPTUS "

De todos es sabido que el consumo de un producto, servicio o bien de forma repetitiva provoca insatisfacción con el tiempo.

Nuevas investigaciones en el campo de la llamada fisiología del consumo nos sugieren que una de las formas más eficaces de ir contra la insatisfacción creciente por repetición entre los consumidores es darles " el placer de consumir " en pequeñas dosis y con espacios interruptivo.

Una investigación llevada a cabo por Tom Mayvis y Jeff Galak , en la Universidad de New York, con cientos de universitarios parece demostrarlo.


Estos investigadores hacían que los alumnos visen un episodio de la comedia televisiva Taxi.
Todos los estudiantes habían visto también la serie Happy Days.
Se trataba de comparar cual de las dos les gustaba más utilizando una escala de 11 puntos de un cuestionario de valoración .

La mitad de los estudiantes vieron Taxi de " una sentada ", sin interrupciones y la otra mitad la vieron con anuncios publicitarios entre medias, como originalmente se pasó por tv.
Todos vieron la comedia Happy Days de un tirón; sin interrupciones.

Curiosamente, al contrario de lo que hubieramos imaginado, quienes vieron Taxi sin interrupciones , en más de un 80%, preferían Happy Days.
Por el contrario, más de un 90%, de los que vieron Taxi con las interrupciones habituales, preferían Taxi sin dudarlo y con una valoración en la escala de puntos del cuestionario superior a 9.

Otro estudio parecido se realizó con individuos que recibian un placentero masaje.
La experiencia del masaje era mucho mejor evaluada, curiosamente de nuevo, cuando el masaje era interrumpido por algún hecho inesperado y en poco tiempos se volvía a re-iniciar, que cuando se daba el masaje de 45 minutos de una sola vez.

Los neurofisiólogos apuntan en su estudio que esto sucede porque mental y corporalmente nos adaptamos a la experiencia en poco tiempo. A veces, en cuestión de segundos.
Escuchar una canción , recibir un masaje, ver una serie de tv, ..., empiezan como algo muy placentero y rápidamente se convierten en algo a lo que nos acostumbramos, la mente empieza a vagar en otros hechos, buscando nuevos " eventos " y se desconecta de lo que está viviendo, perdiendo así sensación de placer por lo que hace en ese instante. Las interrupciones acaban con este fenómeno y hacen que lo valoremos mucho más.

Una conclusión de este estudio es que, con los anuncios publicitarios adecuados, se consigue que se disfrute mucho más una pelí en la tv.
O que muchos de los productos que compramos en un super se nos ofrece en pequeñas dosis, ...es un placer tener que volver a quitar un papel de un bombón y querer comer tres antes que comer uno grande de forma repetida y aunque en ambos casos sea el mismo chocolate y esté igual de sabroso.

Los mismos expererimentos han demostrado que depende mucho del tipo de interrupción y del tiempo de la misma para que tenga éxito o no en la provocación de deseo.
Por ejemplo, se sabe que si la serie de tv Taxi se interrumpia por el ruido de un aspirador durante 3 minutos, la serie era menos valorada que Happy Days.

Raymond Chandler decía en " el largo adiós " : el primer beso es mágico, el segundo es íntimo
y el tercero es rutina.
Un poco exagerado este señor , pero ...
La rutina, aunque sea instantanea, nos aleja de sentir más placer que el deseo provocado por lo nuevo, o por lo que parece nuevo, engañando nuestra mente, por el hecho de haber sido " interrumpido ".

Los expertos en consumo utilizan este conocimiento para convertirlo en técnicas generadoras de placer y aceptación de algunos productos y, sobre todo, para aumentar el consumo de los mismos y generar fidelidad a las marcas.

Y lo mejor de todo esto es que ya lo sabíamos, ¿ o no ?
¿ Nunca has sentido un placer especial cuando comes chocolate a trocitos, dejando que se disuelva poco a poco en la boca, sitiéndo toda su esencia, y de como el placer aumenta si eres capaz de parar unos segundos y volver a comer otro trocito ?

¿ No es verdad que pequeñas abstinencias aumentan el deseo ?
Pues ya sabes : no olvides el placer que nos puede generar el " interruptus ".

¡ DEJA ALGO PARA MAÑANA !



No hay comentarios: