sábado, 9 de mayo de 2009

ADMIRAR


Me encanta el verbo ¡¡¡ ADMIRAR !!!
Es sin duda un verbo amable,de ación, motor de las emociones más potenetes en las personas.

Me siento bien cuando admiro a alguien, sea conocido o desconocido.
Algunas veces comento que uno de mis placeres es conocer a gente aparentemente muy normal y admirarles por lo que hacen, por su sabiduría, ¡ de la buena !, por lo que comparten, por lo que son, por su generosidad , por ...
Cuando admiras te quedas admirado, absorto, asombrado, identificado, con más deseos de seguir admirando.
Admirar es también una forma de aprender, de crecer, de evolucionar, de vivir lo no vivido, de reforzar lo que ya vives en ti, de entender otras pasiones, de avanzar, ...
¡ Reivindico la admiración !
Hace mucho tiempo leí una referencia de José Antonio Marina, al que no conozco pero admiro, que hablaba de una costumbre típica navideña en La Provenza.
Según él , en esa zona de Francia, en el Belén colocan una figurita llamada " el admirado ".
Es un "pobre hombre" que está llegando al portal con las manos abiertas y vacias, sin regalos.
No trae nada porque está demasiado ocupado en admirar todo lo que ve, lo que allí está pasando.

Así me gusta sentirme a mí en muchas ocasiones, como " el hombre admirado " del belén.
Porque estar admirado es estar cautivado, prendado de algo...

Pues bien, la otra noche, a las tantas y en Oporto, una vez más, me quedé admirado con mi buen amigo y "socio" de Una Lección Mágica , Jorge Blass.
Simplemente FANTASTICO !!!

Gracias amigo !


No hay comentarios: