lunes, 1 de junio de 2009

HAIKUS


Yo, que ya era un amante de la pesía, ahora también cada día soy más aficionado a los haikus.
Los haykus son pequeños "poemas" , de origen japonés, aunque ahora se escriben en todas las culturas
e idiomas, de tres versos con silabas no rimadas.

Me ayudan a vivir el presente, a separarme del pasado deseado que ya no me pertenece
y a no estresarme por el futuo desconocido.
Es todo un arte, venido de Oriente, que nos ayuda a vivir en el aquí y ahora.
Os lo recomiendo !

Generan relax y sabiduría por el conocimiento de uno mismo y con el entorno no enjuiciado que nos rodea.
El haiku no es un género literario dicen los expertos.
Es el sentimiento de la persona disfrazado de palabras,
pero también vestido de silencio.
Su sentido se encuentra en lo expresado y en lo no dicho.

Recomiendo el libro editado por Alfaguara , de Andrés Neuman,
" Gotas negras, gotas de sal ".

El Haiku se elabora con lo que ocurre en el presente, sin juicio.
Y pierde su valor cuando pasa un corto tiempo.

Neuman lo define como levantar acta del presente,
sin prestensiones estéticas y sin juicio,
no referido a algo que ocurrió o que estamos planificando para que ocurra.
Sino más bien constatar que lo escrito pasa en ese momento y ya está.

Es más, muchos de los haikus no están ni escritos,
viven en la mente instantanea del momento vivido
y desaparecen para siempre.
Es una forma sencilla de meditar.

El haiku te obligará a estar atento al detalle del momento presente
y a la manera en que en el entorno en el que estás viviendo pasa por tu pensamiento y cómo lo sientes.

El maestro Bashô nos dice que un haiku debe provocar :

Sabi=Soledad. Búsqueda de la conciencia

Shiori=Ambigüedad. Búsqueda de lo no expresado.

Hosomi=Empatía. Búsqueda por el amor a lo otro. Descubrimiento de la belleza.

Harumi=Ligereza. Búsqueda del humor que alivia lo serio.

Yugen=Misterio. Búsqueda de lo trascendental.

Wabi=Austeridad. Búsqueda de la simplicidad voluntaria

El haiku es una observación carente de sentencia.
No describe ninguna doctrina, ni la alegría o el sufrimiento de quien lo escribe;
ni sus pensamientos ni sus creencias.

Sólo se refiere a lo que sucede fuera, descrito sin más...
Nos libera de la esclavitud de la palabra con concepto.
Al escribir haikus te ayudas a liberar la mente de la masticación de ideas de todo el día,
a parar la lavadora interna de juicios.

Borges, Benedetti o Valle Inclán fueron algunos de los más destacados compositores de haikus.
Consiguieron describir su presente para todos nosotros, narrar un acontecimiento, aparentemente nimio,
que les estaba ocurriendo en su presente momentaneo.
En estos casos, aunque no fuera la intención, toda una obra de arte.
Internet y los blogs están llenos de ellos.
Puedes encontrar auténticas maravillas.

Tres ejemplo que leí de la tradición japonesa:


Un viejo estanque,
se zambulle una rana,
ruido de agua

oh! mariposa,
¿ qué sueñas
cuando agitas el ala ?

Así es la rosa,
sólo un soplo de brisa
la vuelve polvo


Te invito a escribe alguno y a dejalo en este blog.
Recuerda que sea de tu presente instantaneo.
Prúebalo !!!
Escribe eso que te pasa por la mente aquí y ahora, ...libre de juicios.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Fernando.
Te dejo un haiku de Borges que es genial:
"La vieja mano
sigue trazando versos
para el olvido".

Un abrazo! Jorge desde Libia

fernando dijo...

Es muy bonito Jorge !
Abrazos,
Fernando