domingo, 14 de junio de 2009

RETROFLEXIÓN

Para esos días tontos, que todos tenemos alguna vez, en los que estamos enojados con " el mundo "
y especialmente con nosotros mismos;
para esos días en los que no nos aguantamos...
me gusta recordar el cuento del ladrillo y el resorte
que una vez leí a Bucay.

Decía así :


Había un tipo que andaba por el mundo con un ladrillo en la mano.
Había decidido que a cada persona que lo molestara hasta hacerlo rabiar, le tiraría un ladrillazo.
Método un poco troglodita pero que parecía efectivo, ¿no?

Sucedió que se cruzó con un prepotente amigo que le contestó mal.
Fiel a su designio, el tipo agarró el ladrillo y se lo tiró.
No recuerdo si le pegó o no.
Pero el caso es que después, al ir a buscar el ladrillo, esto le pareció incómodo, demasiado andar.
Decidió mejorar el “sistema de autopreservación a ladrillo”, como él lo llamaba:
Le ató al ladrillo un cordel de un metro y salió a la calle.
Esto permitiría que el ladrillo no se alejara demasiado.
Pronto comprobó que el nuevo método también tenía sus problemas.
Por un lado, la persona destinataria de su hostilidad debía estar a menos de un metro.
Y por otro, que después de arrojarlo, de todas maneras tenía que tomarse el trabajo de recoger el hilo que además, muchas veces se ovillaba y anudaba.

El tipo inventó así el “Sistema Ladrillo III”:
El protagonista era siempre el mismo ladrillo,
pero ahora en lugar de un cordel, le ató un resorte...
Ahora sí, pensó, el ladrillo podría ser lanzado una y otra vez pero solo, solito regresaría.

Al salir a la calle y recibir la primera agresión, tiró el ladrillo.
Le erró, no acertó con su diana, ... pero le erró al otro; porque al actuar el resorte, el ladrillo regresó y fue a dar justo en su propia cabeza.
El segundo ladrillazo se lo pegó el mismo de nuevo por medir mal la distancia.
El tercero, por arrojar el ladrillo fuera de tiempo.
El cuarto fue muy particular. En realidad, él mismo había decidido pegarle un ladrillazo a su víctima y a la vez también había decidido protegerla de su agresión.
Ese chichón fue enorme...

Nunca se supo si a raíz de los golpes o por alguna deformación de su ánimo,
nunca llegó a pegarle un ladrillazo a nadie.
Todos sus golpes fueron siempre para él.

Este mecanismo se llama retroflexión
y consiste básicamente en proteger a los otros de mi propia agresividad.
Cada vez que lo hago, mi energía agresiva y hostil es detenida antes de que le llegue a los demás, por medio de una barrera que yo mismo pongo.

Dice Bucay que es muy probable que un utópico ser humano “iluminado”,
lúcido y sólido jamás se enojara.
Sería útil para nosotros no enojarnos.

Sin embargo, una vez que sentimos la bronca, la ira o el fastidio,
el único camino que los resuelve es sacarlos hacia fuera,
transformados en acción.
De lo contrario lo único que conseguimos, antes o después,
es cabrearnos con nosotros mismos.
Ya sabes pon un resorte a tu ladrillo !!!



1 comentario:

María Gloria dijo...

Si de acuerdo... hay que sacar la bronca, pero el reto es saber sacarlo, trabajar en la canalización "más sana o mejor" de esta energía.
Para nosotros los psic´logos no es ajeno esto de "canalizar la energía", pero muchos "inconcientes de sí mismo" no lo entienden y simplemente la vomitan, como esté, sin importarle el otro...
Ojo, también se vale tener una catársis de esas tenaces, es muy aliviante y legítimo porque simple y sencillamente es humano, pero entonces hasta de esos desfogues e impulsividades debemos tenerlas conciente como lo que son "desahogos", más no maneras de relacionarse o comunicarse... nada más...