domingo, 5 de julio de 2009

AMISTADES


A lo largo de la vida, uno va haciendo y deshaciendo amistades.
Unas se crean con vocación de " para siempre " .
Son las que, desde el momento inicial,
donde se vive una etapa de descubrimiento biunívoco,
ya percibes que sólo algo muy fuerte las rompería.

Otras están hechas para el momento.
Son amistades transitorias, flash.
Pueden ser muy intensas, pero se saben momentaneas.

Ambas son interesantes.
Se viven diferente, pero aportan...

Las primeras se pueden permitir el paso del tiempo.
Éste no les afecta en lo verdaderamente importante.
Todo lo no vivido juntos es como si se recuperara en pocos minutos.
Se conecta rápidamente lo que fue con lo que es
y se potencia lo que se quiere de nuevo que sea.

Las segundas no tienen pasado ni futuro.
Nacen para lo que son sólo en ese momento.
En estos días he vivido ambos tipos de amistades al unisono.
He compartido nuevos momentos
con amigos y amigas que hacia mucho que no veía,
hemos hecho promesas de futuro,
que el paso del tiempo nos dirá si eran para ser cumplidas,
y hemos recordado, ...revivido, aquello que nos unió.

Pero también he conocido nuevos amigos y amigas,
unos con los que hoy ya no queda nada,
el presente ya no deja marca de futuro,
y donde el pasado siempre será sólo ese instante, " fotográfico ",
compartido.
Quedará sólo la esencia momentanea.
Otros con los que sí habrá nuevas vivencias,
ganas de seguir explorando, conociéndonos, compartiendo.
Donde el presente se concentra en lo que todavía está por venir.

Soy partidario de disfrutar ambos tipos de amistades; ninguna de estas pequeñas o grandes, en sentido temporal, son mejores que las otras.

Tan sólo se viven diferente.
Pero ambas se viven.


No hay comentarios: