jueves, 30 de julio de 2009

" DESAPRENDER "

Hace años descubrí algo sencillo, obvio, muy necesario para ser feliz
y sin embargo muy difícil de manejar, de llevarlo a cabo.
Se trata de aprender a " desaprender " .

" Desaperender " es saber desprenderse.
Ya hablé de esto, en el pasado, en algunos de los post de este blog.
Pero ahora que llega el verano, ahora que empiezan mis vacaciones,
me llega, una vez más, la necesidad de renovarme.
De replantearme qué es, de todo lo que me acompaña lo accesorio, " in-necesario",
absurdo, dañino, ... y "despegarlo " de mi.

Soy partidario de evitar la adiciones, el apego obstaculizante.

Como ya estoy haciendo la maleta que me acompañará estos días de calima,
de mar y sol de atardecer, de sal y sudor, de noches, de lunas, ...,
necesito saber de verdad qué llevar conmigo y qué dejar en el pasado.

Algunas de las ideas pesan demasiado y no merecen mucho la pena mantenerlas.
Quizás fueron imprescindibles, pero ahora ya les toca vivir en el recuerdo,
aunque sea en esa ilusión de pasado imprescindible.
De querer mantener esos bloqueadores con nosotros, podríamos arriesgar el futuro
que todavía no conocemos, pero que ya soñamos en el presente.
Quiero ser hijo de mi pasado, pero no esclavo.

Llega el verano, nos quitaremos más ropa...
y también lo rancio, las cargas, lo que ya no existe, lo erróneo.

Es verano, vacaciones, mente relajada, parada hasta donde sea necesario.

¡ Quiero vivirlo intensamente !

Vivirlo desde el presente.
Disfrutar de la SORPRESA que todavía está por llegar.

Este disfrute significará aprovechar adecuadamente cada segundo de cada día.
Es " el banco de los segundos ".

Recuerdo lo que leí sobre este banco hace unos meses.
Decía:

Imagínate que existe un banco que cada mañana pone en tu cuenta 86.400 euros.
Imagínate que la única restricción que tienes en esa cuenta es
que tienes la obligación de gastarlos porque sino al final del día,
a las 00:00 , todo lo que no hayas gastado lo perderás.

Como Cenicienta, a las 12 de la noche todo se convierte en calabaza.
¿ Qué harías con el dinero ?
Imagino que intentarás gastar todo lo que puedas.
Pero también imagino que no estarás demasiado preocupado
porque sabes que si no gastas algo, mañana volverás a tener la misma cantidad.

¿ Qué pasaría si nadie te garantiza que al día siguiente sigas teniendo
el ingreso del tus 86.400 euros ?
Si cualquier día se puede acabar para siempre.
Si vives bajo el paraguas de la incertidumbre , y además es dinero que no puedes ahorrar, sólo gastar ...

Seguramente en este caso intentarías retirar y gastar lo que puedas,
sin agobios , pero disfrutando de todo tu dinero.

Pues bien, cada uno de nosotros tiene esa cuenta bancaria
y ese dinero.
Cada mañana que despiertas un banco te acredita 86.400 segundos
para que lo disfrutes en ese día.
¿ Cómo los quieres gastar ?
¿ Cómo los quieres disfrutar ?

Cada noche se borra tu saldo.
Si no lo has usado lo perderás para siempre.

Este banco no permite cheques que te marques para el futuro
Ni tampoco admite saldos pasados.
Este banco se renueva cada día.


Ten tus depósitos al día !

Ya lo dicen las lecciones/rezos principales en casi todas las religiones.
" ... danos el pan nuestro de cada día... "

Ánimate a vivir cada segundo de tu vida,
como si de un regalo en tu cuenta se tratase,
que te ha hecho el banco de tu tiempo.

Y así podremos re-orientar nuestra brújula.





No hay comentarios: