lunes, 7 de septiembre de 2009

BENJAMIN ZANDER


En mi post anterior quise hablar de la regla nº 6
y de la persona a quien yo se la oí contar, el músico
BENJAMIN ZANDER
Fue una excusa para hablar de otra cosa, en mi opinión necesaria,
de un refresco para el alma, del mensaje
no te tomes, ni te lo tomes tan en serio.

Pero escribirlo, me ayudo a recordar muchas cosas
de los dos días que pasé con él.
Por eso ahora quiero escribir más pero sobre la persona,
sobre el maestro Zander.
Y de alguno de esos mensajes fundamentales que él se dedica
a compartir por el mundo con políticos, músicos, artistas de todo tipo,
estudiantes, empresarios y ejecutivos...

Zander nació en el año 1939 en Inglaterra, aunque se nacionalizó
estadounidense, siendo director titular de la
Boston Philharmonic Orchestra.

Es un experto, quizás el que mejor lo interpreta en el mundo,
de Mahler.
Ha interpretado y grabado todas sus sinfonías en diferentes versiones
y con múltiples orquestas.
Recuerdo que nos contó que la versión que más le gustaba
de la 6ª de Mahler la había grabado con un grupo de músicos
aficionados suizos, y lo mejor, lo hizo porque sonaba de maravilla,
en sus propias palabras :
" sonaban muy bien porque a todas las cuerdas de esa orquesta
les encantaba escucharse unos a otros ".

Zander es un músico de talento, formado a base de mucho estudio
desde que cumpliera 4 años.
Le caracteriza el esfuerzo, la perseverancia.

He tenido la grandiosa suerte, quizás por lo que me dedico,
de conocer a grandes y buenísimos comunicadores, en diferentes
eventos públicos y privados. Alguno de ellos dejan huella, no sólo
por los contenidos de sus mensajes sino también por la forma
como los transmiten; por cómo pintan el mensaje a transmitir.
Zander es, quizás , el que más me ha impresionado.

Él es como es, según sus palabras gracias a Gretel Zander,
su madre. Dedicó su vida a él.
Una mujer que nunca creyó en las barreras.
Los muros estaban para saltarlos; no para certificar fracasos.

Cuenta su historia que compuso su primera composición con 9 años;
obra que fue muy criticada por su mentor de la época en Inglaterra.
Y, ¿cuál fue la decisión de su madre ?
Mandarle a estudiar a España.
Zander estudió violonchelo.
Le mandó a nuestro país, y no con cualquiera, con el mejor,
con Gaspar Cassadó.
Con el que recorrió dando conciertos medio mundo.
Zander todavía siempre que puede, cada día, derrocha agradecimientos
por su profesor Cassadó. Le enseño Chello y el arte de la generosidad.

Cuenta Zander que, al terminar el primer curso con Cassadó,
su madre le pregunto al profesor cuánto le debía
por las cases impartidas a su hijo.
Cassadó le contestó: " que no habría suficiente dinero para pagarlas.
Y que por lo tanto seguiría dándole clases en los próximos
cinco años sin cobrarle ni un penique".
Supo ver el gran maestro que llevaba dentro aquel joven.

Este aspecto contagió a Zander.
De ahí la cantidad de cursos, alumnos, ong , etc... con las que Zander
colabora sin recibir nada a cambio.
Y cómo brillan sus ojos cuando te mira de cerca.



Benjamin Zander es, como él mismo se califica, un verdadero
dispensador de entusiasmo.

Nos enseña que para todo en la vida hay 3 respuestas posibles,
y a nosotros nos corresponde elegir.

La primera, consiste en no hacer nada;
consiste en pensar: “Así es la vida. No hay nada que pueda hacer”.
Es la respuesta de la
resignación.

La segunda respuesta consiste en enfadarse frente a
todo lo que te ocurre;
consiste en pensar: “Qué estúpida es esta gente,
que sólo sabe hacer estas tonterías”.
Es la respuesta de la
ira.

Y, afortunadamente, existe una tercera respuesta
que consiste en
levantarte y dirigir la orquesta;
en intentar cambiar las cosas con tu contribución diaria.
En pensar y actuar.
En pasar a la acción y verlo como una oportunidad.
Esta es la respuesta de la
posibilidad.

Yo me quedaré con esta última. ¿ Y tú ?

No hay comentarios: