miércoles, 14 de octubre de 2009

PERSUASIÓN


Llevo unos días creando los contenidos
de un curso nuevo, sobre la Persuasión.

Al principio recogiendo la materia prima, haciendo búsquedas
por internet, en bibliografía múltiple, hablando con colegas
me llegaba la sensación de que "persuasión",
al menos socialmente hablando, es una palabra
con un poquito de tufillo, como que no huele bien,
como que suena a engaño, a " qué me quieres vender " ...
Aunque todos, y todos los días, la utilizamos simplemente
como un arma necesaria para poder vivir.

Profundizando en el tema lo primero que descubrí es su
papel en al historia de las civilizaciones.
Interesante como empezaba ya a estudiarse
en la antigua Grecia, unos 500 años ac, por los
primeros juristas de la época para poder impartir,
con su retorica persuasiva, justicia.
Como fue la seña de identidad de los sofistas,
primeros profesionales en el arte de persuadir.
Cuyo nombre, muy pretencioso, viene de " sophos ",
que significa sabios.
Filo-sophos, o amantes de la sabiduría.
( Mi amigo Sergio, aprendiz de filosofo, podría darnos lecciones de todo esto ).

Pero la persuasión es, por encima de todo NEUTRA.
Quiero decir con esto que las leyes que rigen la persuasión,
conscientes por haber sido estudiadas y aplicadas con esmero,
o de forma inconsciente porque te " nacen tu alma ",
ni son buenas ni son malas.

Por poner un ejemplo, como la energía atómica.
Puede ser mala si pensamos en bombas y guerra o
muy buena si la asociamos a producción de energía.

En el caso de la persuasión puede ser utilizada mal,
violentamente, intimidando, para conseguir lo que se desea
a cualquier precio.
O puede ser utilizada para firmar la paz,
para conseguir recursos para una ONG,
para enamorar,
o para que te abroches el cinturón cada vez que te subes en tu coche.

Te voy a contar una fábula que define precisamente
la mejor forma de usar la leyes que rigen la persuasión
y que, usadas bien, te pueden llevar a conseguir lo que necesitas
sin tanto esfuerzo.

Dice así:

El Sol y el Viento siempre estaban discutiendo
sobre cuál de los dos era más fuerte.
El Viento creía que lo era él porque tenía una poder
destructivo con tornados y huracanes.
Quería que el Sol admitiera que él era mucho más fuerte.
Pero el Sol se mantenía fuerte en su opinión y no se dejaba convencer.

Un día el Sol decidió que quería resolver este enfrentamiento
ya para siempre; así que invitó al Viento a competir con él.
Pero escogió la competición con mucho cuidado.

Señaló a un hombre mayor que estaba paseando por una plaza
y desafió al viento para que utilizara su poder y consiguiera
que la chaqueta del señor saliera volando.

Para su sorpresa, cada ráfaga de viento sólo conseguía
que el hombre se aferrara más a la prenda.
Cuanta más fuerza utilizaba, el hombre más se agarraba a su prenda.
Las ráfagas más fuertes hicieron que el hombre cayera al suelo,
pero no se soltaba de su chaqueta.

El Viento se rindió y le dijo al Sol que lo intentara él.
El Sol sólo tuvo que sonreír y brillar radiantemente.
El hombre , al sentir calor, empezó a sudar.
El Sol continuó desprendiendo calor y más calor.
Hacía lo que mejor sabía hacer.

Y, al final, el hombre se quitó la chaqueta.
El Sol había ganado.

Este es un bonito ejemplo de la verdadera persuasión.
Si tu forma de persuadir hace que todos ganen,
respetando, los demás estarán encantados de
ser influenciados.


2 comentarios:

Sergio dijo...

¡Qué bueno! Alguien que habla bien de los sofistas....

Que sepas que los sofistas no sólo fueron los primeros profesionales del arte de persuadir, sino también los primeros que enseñaron por dinero, y a consecuencia de ello enseñaron a todo el mundo , y no sólo a los que no necesitaban trabajar para vivir y tenían tiempo para dedicarse al saber por el saber.

¿Sabes que también fueron los primeros relativistas? De ahí que Platón y Aristóteles les pusiesen a caldo. Para ellos sólo existían opiniones, no verdades.

En cualquier caso, la persuasión aparece como enseñanza porque todos en Atenas tenían acceso a los cargos públicos, en una democracia directa. Para tener éxito hay que saber argumentar, hay que hablar bien y tener información sobre todo. Y el éxito en esa Grécia era lo que daba sentido a la vida, porque lo bueno sólo lo era si se te reconocía.

La retórica es pues lo que te permite lograr lo que a uno le interesa.... no suena muy bien, ¿verdad?

Y eso de que la persuasión es neutra.... ¿puede cualquier método de persuasión ser neutro? Supone directamente que nuestra voluntad debe hacerse superior a la del otro para funcionar, sin consideración con lo que el otro piensa o siente. No digo que sea malo pero, ¿neutro? En el momento en el que consideramos al otro un medio para conseguir algo, ya no somos muy neutros que digamos.

Esto daría para un rato...
:D

Fernando Botella dijo...

Amigo Sergio,
sabía yo que este tema no lo dejarías pasar.
Gracias por tu sabia aportación !

No coincido contigo en lo de
neutralidad, voluntades y utilizarla desde un nivel
" superior a la del otro ".
La persuasión, como yo la entiendo, es necesaria e inherente al ser humano.
Muchas veces quedando
" por debajo " del otro.
Y en numerosas ocasiones porque será muy bueno para los que estás persuadiendo.

Pronto ya lo veras con tu preciosa hija...

Un tema interesante para abrir foro, ¿ no te parece ?

:-)