jueves, 26 de noviembre de 2009

SABIDURÍA DEL IGNORANTE




Decía Baltasar Gracian,
" el primer paso de la ignorancia es presumir de saber "

¿ No te cansa la sabiduría del ignorante ?
... a mí sí !



No sé por qué extraña razón uno se va encontrando cada día
con ese tipo de personaje, ignorante de lo que habla,
pero de lo que, sin embargo, cree saberlo todo.
Esa postura ante todo -y todos- les hace no escuchar a nadie,
aunque pueda parecer, porque disimulan muy bien, que lo hacen.
Disponen de una mente enfocada directamente al paraíso del " yo ",
habiendo olvidado el verbo aprender.
Viven ensimismados. Encantados de haberse conocido.

Y es que los sabios ignorantes, ignoran su propia ignorancia.

Érase una vez una " gran maestra " a la que un
aprendiz de maestro, ignorante pero creido a si mismo como sabio,
acusaba de charlatanería y psicología barata.

Ante tales acusaciones la gran maestra buscó entre sus bolsillos y sacó
una bolsita de tela de la cual extrajo una piedra preciosa.
Entregándosela al aprendiz, ignorante pero creido de sabio, le dijo:
" Ve a aquellos bazares, y pide que te ofrezcan cien monedas de oro por ella " .

El aprendiz, que se creía maestro, fue a los bazares y,
enseñando la piedra preciosa a todos los comerciantes que encontraba,
pedía que le dieran cien monedas de oro por ella.
Los comerciantes se reían ante semejante osadía.

El aprendiz, ignorante pero creido como maestro, volvió a ver a la
gran maestra y le relató lo que había sucedido en el bazar.

La maestra le dijo : " ahora ve a aquella joyería de la esquina e inténtalo de nuevo ".

El aprendiz, que creía ser maestro, fue y al enseñársela al joyero, éste,
sin darle tiempo a nada le ofreció cien monedas de oro.
El que se creía maestro pero era un ignarante no salía de su asombro.

Volvió a visitar a la gran maestra y dándole la razón, porque alguien si le había comprado la piedra por el precio marcado, le comentó lo que ahora había sucedido.

La gran maestra le respondió:
" Para poder apreciar una piedra preciosa, hay que ser joyero.
Pues bien, sólo cuando seas joyero podrás apreciar mis palabras ".

Me parecía una metáfora perfecta para expresar mi sentir sobre
esos sabios ignorantes que siempre creen y dicen saber de todo.
Esos que no están dispuestos a desaprender, a revisar sus creencias,
para llegar a enriquecerse más, ... y de los demás.

El famoso político británico Benjamin Disraeli nos enseñó que :
" Ser consciente de nuestra propia ignorancia
es el primer paso para llegar al saber ".

Me apunto a esta filosofía.
¿ Y tú ?



No hay comentarios: