sábado, 2 de enero de 2010

HÁBITOS

En estos primeros días del año muchas personas suelen hacer
una declaración de intenciones en toda regla;
dejaré de fumar, estudiaré inglés, no comeré tanto, empezaré a correr,
estudiaré cada día, pasaré más tiempo con mi familia, buscaré un nuevo trabajo,
y bla , bla , bla ...

Bajo estas declaraciones estamos continuamente intentando cambiar algún hábito,
mejorar en un determinado comportamiento.

Orison Swett, escritor americano y fundador de la revista " Success Magazine "
decía que " el principio de un hábito es como un hilo invisible,
que reforzamos cada vez que repetimos un comportamiento
o un determinado acto, añadiéndole otro filamento,
hasta que se convierte en un cable grueso que nos ata irremisiblemente
en pensamiento y obra ".

Me parece un buen simil lingüístico.

Y, a lo peor, este grueso cable nos ata de igual forma cuando, filamento a filamento,
es para crear y re-crear un mal hábito que si se tratara del mejor.

Un hábito tóxico, que por cualquier motivo ya no nos interesa,
es un " cable " que al querer cambiar,
se nos resistirá por lo complicado que es destruirlo.
Tiene un gran calibre, ...en pensamiento y obra.

Algo me dice que, como en tantos otros años anteriores,
o llevamos a la acción aquello que estamos pretendiendo cambiar,
construyendo así filamento a filamento,
o se nos hará, de nuevo, muy difícil conseguirlo.

Construir o destruir un hábito pasa forzosamente por la REITERACIÓN.
No es suficiente con tener el plan perfecto. Ya ideado.
Es necesario EJECUTARLO.
La ejecución es la clave en el cambio de un hábito.

Permitirme sugerir aquí unos buenos hábitos para este 2010.
Sencillos. Prácticos. Que aportan valor. Cargados de significado.
Como si de vitaminas se tratara, tómalos o no.
No olvides que sólo
¡ DEPENDE DE TI !

ADELÁNTATE

Es decir, se proactivo con todo lo que puedas.
Asume el control de tu vida.
Sal de los pensamientos y creencias que te acerquen a sentirte como una víctima.
Las culpas y los culpables no están fuera de ti.
Vive en tu zona de influencia.
Recuerda que la actitud con la que vives todas las cosas depende solamente de ti.

PON TUS OBJETIVOS EN TU MENTE

¡ Sueña !
Si traes tus objetivos futuros de verdad al presente es porque estás empezando
a crear las circunstancias para convertirlos en realidad.
Este hábito te conecta con el futuro.
Es el responsable de crear los planes de acción.

Ahora bien, es un hábito necesario, pero no suficiente...
Hay una gran diferencia entre soñar y ser un " soñador ".
Soñar, de verdad, te conecta con la acción.
Ser un soñador es pretender vivir de los sueños, no de las acciones.

NO POSTERGAR

Haz lo que tienes que hacer.
Dejarlo para más tarde significa empezar a no hacerlo.
Tenemos tendencia a hacer lo más fácil. ¿ Y para cuándo lo que necesitamos ahora ?

Si toca dejar de fumar, tiene que ser ya. No dentro de diez años...
Si toca empezar a estudiar inglés, tiene que ser cuanto antes...
Si toca empezar a hacer deporte con regularidad,
este es el momento, no a partir del próximo verano...

No olvides que es muy malo, y pasa factura,
dejar lo primero para el final.

GANAR PARA GANAR

La vida es todo eso que nos pasa junto a los demás.
No olvidemos que sólo ganamos cuando conseguimos que los que nos rodean
cumplan también con sus intereses.
Piensa y ten presente siempre el beneficio mutuo.

ESCUCHA

Es más importante que hablar.
Nos enseñaron de pequeñitos a leer y a escribir; ¿ quién nos enseñará a escuchar ?
Es el acto de mayor generosidad que podemos ofrecer.
Nos ayuda primero a comprender y a dejar para después el ser comprendido.

RENUEVATE


S. Covey le llamó afilar la sierra continuamente.
Que no se te olvide afilarla porque sólo estés serrando.
Dejará de funcionar cuando menos lo esperes.

Cuídate !
La mejor forma de cuidarse , junto a la salud y tu físico, es pensar como renovarte.
Ofrécete la posibilidad de crear una revolución sólo para ti.
No dejes de estudiar. De prepararte. De practicar. De mirar hacia adelante.
Sólo la mejora continua es la verdadera excelencia.

Ah ! ...y no tengas miedo a equivocarte.


No hay comentarios: