sábado, 23 de enero de 2010

RESPONSABILIDAD


Sin duda somos presos, con frecuencia de forma inconsciente, de nuestra actitud.
Lo cual nos hace enfrentarnos a todo aquello que nos va sucediendo bajo
el prisma de una determinada óptica cuyo campo de referencia ha sido
diseñado por nuestro pensamiento,
por el enfoque con el que observamos los hechos a los que nos enfrentamos,
la realidad que nos rodea.

Hoy he tenido delante de mi una " pequeña puesta en escena " de ésto.
Un buen ejemplo. De esos que a uno le incitan a escribir.
Ha sido con mis alumnos del master.
( No se trata de describirlo aquí, de dar detalles, ...ya lo hemos comentado en clase ).

La pregunta desafiante que me apetecía hacerles era :
¿ Cómo quieres vivir tu master ? Este master que tú y sólo tú has elegido.
¿ Cómo quieres cursarlo ?

En realidad se trataba de hacerles ver, de compartir con ellos,
el verdadero concepto que rodea a la palabra responsabilidad .

Responsabilidad viene de " respons/habilidad ".
De la capacidad que tenemos las personas de dar respuesta a las situaciones
con las que nos enfrentamos cada día. De como rsponder " frente a ... "
Eso sí es asumir responsabilidad.
Debemos alejar el concepto responsabilidad de " culpabilidad ".

Imaginate que tengo un bolígrafo en mi mano y lo dejo caer al suelo.
Ante la pregunta : ¿ por qué cayó al suelo ?,
podríamos recibir dos tipos de respuestas.
Unos nos dirán que por la fuerza de la gravedad.
Otros que por haberlo soltado.

Ambos están en lo cierto, aunque ambas tengan diferentes maneras de explicarlo.
¿ Cuál es la diferencia entre ambas opciones ?

Sencillo, ¿ verdad ?
En la primera respuesta la responsabilidad cae fuera de nosotros.
En la segunda nosotros asumimos la responsabilidad.

Queridos alumnos, de igual manera pasa con vuestro paso por el master.
Depende dónde pongas la responsabilidad, así lo vivirás;
siendo parte del problema y de la solución o bien dejando la responsabilidad fuera de ti.
Cerrándote así la posibilidad de encontrar las mejores respuestas a cada situación.

Vive en tu zona de influencia.
Te crearás más posibilidades para " crecer ".
Estarás más abierto al aprendizaje.
Y , por si no fuera suficiente con esto, serás también más feliz.

2 comentarios:

carlos dijo...

Fernando,

Es cierto, por lo menos a mí, me hiciste reflexionar y pensar, cada uno tiene que determinar la intensidad y fuerza con la que quiere llevar a cabo sus propias decisiones (elegir el master), nadie nos obliga, lo hacemos porque queremos, ¿porque no hacerlo mejor posible?¿porque no llevarlo al límite del aprendizaje? Muchas veces nos pasan desapercibidos muchos detalles, simplemente porque tenemos prisa, queremos correr demasiado, no nos paramos a interiorizar lo que aprendemos. Es una pena, si realmente observaramos detalladamente todo lo que nos rodea y le dedicaramos, aunque fuera sólo un segundo, todos seríamos más felizes y mejores persaonas

Saludos

Fernando Botella dijo...

Que buena REFLEXIÓN la tuya Carlos !!!
Abrazos,
Fernando