sábado, 20 de febrero de 2010

¿ PARA CUÁNDO ?...Unas preguntas básicas.



¿ Podemos dejar de fingir ?
¿ Dejar de mirar hacia ese sitio que siempre está un poco más allá ?
¿ Y de engañarnos a nosotros mismos aplazando lo que deseamos para nuestro ser ?

Todos lo tenemos claro: No saldremos vivos de esta vida.
¿ O no ?
Y si es así, ¿ a qué esperamos ?
¿ Qué más necesitamos para seguir justificando el presente con la trampa del futuro ?

¿ Le diré mañana que le quiero y le necesito o le llamo ahora ?

La probabilidad de que vayamos a morir es del 100 %.
Con un ingrediente añadido: No sabemos cuándo.
Nuestra existencia es transitoria. Momentánea.

Y aún así, solemos dejar aquello que más deseamos, con frecuencia, para el futuro.
Para otro día...
Para ese otro mejor momento.
Lo aparcamos en el "... ya llegará "
Decimos eso de " mejor esperar a cuando nos jubilemos ".
O " para cuando los niños se vayan de casa ".
O " ¿ Por qué no dejarlo para las próximas Navidades ? "
O ...

¿ Llegará ?

Por otro lado hay otra verdad: SÓLO EXISTE LO QUE ESTOY VIVIENDO AHORA.
Sería suficiente razón para sacar el máximo partido de cada momento.

No niego la necesidad de soñar.
Me parece necesario. Sano.
Desear e imaginar nos acerca a que nuestros sueños se cumplan.
Visionar es traer futuro al presente.
Y a partir de ahí, movidos por la acción , por el hacer, trabajaremos para que se cumplan.
Pero amigo inteligente, sabes que NO es de esto de lo que estoy hablando.
Mi reflexión es mucho más sencilla.

Me refiero, más bien, a esas pequeñas cosas, cotidianas,
que teniéndolas como accesibles en el ahora las dejamos para el mañana.
A las que viajan contigo. A lo más simple. A lo que está en nuestra mano.
Hablo de esos elementos cercanos que, estando disponibles hoy,
las aplazamos con cualquier escusa: por falta de tiempo, por falta de esfuerzo,
por miedo a equivocarnos, por recelo, por lo que puedan decir o pensar, por pereza,
por falta de paciencia, por no darle la suficiente importancia, por egoísmo insano, por ...

¿ Cuál es tu sueño realizable ?
¿ Que te gustaría decir ahora y a quién ?
¿ Qué abrazo es el que deseas dar ?
¿ Y a qué ojos quieres mirar ?
...

Si puedes, si se trata de algo o alguien cercano, de una de esas pequeñas cosas accesibles,

No lo dejes pasar ... ¡ VÍVELO
ya !



1 comentario:

Anónimo dijo...

¡Estas palabras son justo lo que necesitaba! Es curioso como tantas veces no nos damos cuenta como regalamos tan a menudo valiosos momentos de nuestra vida para poder aprender y ser más felices. Tu blog, Fernando, me ayuda mucho a ver esa realidad equivocada y reconducir mi actitud y mis acciones hacia mi nuevo destino. Y me da valentía para actuar en el momento preciso, superando cada vez más el miedo de equivocarme, porque sé que lo único que puede pasar es que aprenda algo nuevo y que seré un poco más feliz por no haber dejado pasar la ocasión para actuar.¡Gracias por ello!