miércoles, 11 de agosto de 2010

NO PENSAR

Cerillo Pirineos

¿Es fácil aprender a pensar adecuadamente?


No sé cuál habrá sido tu respuesta, si afirmativa o negativa, en cualquier caso soy un convencido que más difícil es aprender a NO PENSAR.


La mente no sabe callar.

No nos han enseñado a ello.

No forma parte de las materias que se imparten en las escuelas de nuestro mundo.

Ni, en general, se aprende de nuestros mayores.

Con lo cual vamos perdiendo el dominio sobre ella,

dejándole que nos provoque pensamientos injustos, innecesarios, atolondrados,

insatisfechos, preocupaciones injustas e irreales,…

Le permitimos inconscientemente que viaje y no descanse:

del pasado al futuro y del futuro al más allá.

Sin hacer stop en el presente.


Viaja de la fantasía a la realidad y de lo material a lo espiritual.

Todo junto en un mismo bucle, en una mezcla explosiva.


A lo largo de nuestra vida nos preparan para entrenar muchos músculos,

pero no la mente. Así que nos será muy difícil dirigirla adecuada-mente,

será ella la que nos lleve a nosotros.

Tampoco sabremos huir de ella cuando NO nos es beneficiosa,

cuando parece que le llegan momentos de ofuscación, de negatividad, de ansiedad, de pereza, …



Una mente bien controlada evita el dolor y provoca felicidad.

Otro factor que no ayuda en la gestión de nuestra mente

es el no dedicarnos mucho tiempo a nosotros mismos, a conocernos mejor.

A veces, ni un minuto al día...


Si ya lo decía en el Oráculo de Delfos:


CONOCE-TE a ti mismo


Pero no hemos hecho mucho caso a lección más primaria.

¿Cuántos tiempo al día te dedicas a pensar en ti?

¿Cuántas veces te paras a analizar lo que piensas?


Cada vez más creo, incluso la ciencia se ocupa de demostrarlo,

que las técnicas de meditación deberían ser una de las asignaturas

que se enseñasen en el colegio desde pequeños.


Por eso hoy te recomiendo el libro de Ramiro A. Calle,


EMOCIONAL-mente