domingo, 10 de octubre de 2010

EXCUSAS


"No estaba besándola.
Estaba susurrando en su boca"

Chico Marx
(respuesta a su mujer cuando le pilló besando a una corista)

Excusas y más excusas...

Una herramienta que manejamos con gran soltura las personas.
Y que le llamamos con frecuencia "razones"; aunque no sean más que un "stop" al movimiento.

¿Cuántas "razones" necesitamos darnos para aplazar algo en el tiempo e incluso para no hacerlo?



Escucha-TE los argumentos que utilizas a lo largo del día para no hacer algo,
para quedarte inmóvil, para autojustificar el no-cambio,
para permanecer en lo que ya eres sin moverte ni un ápice.

Escucha también a los que te rodean y observa que cantidad de
justificaciones somos capaces de darnos para huir de lo desconocido y,
por el contrario, para mantenernos en nuestras viejas creencias.

Excusas que van desde el " es que yo soy así..." al " ...y para qué si todo será igual".

Una excusa es peor y más terrible que una mentira, decía Alexander Pope,
porque me impiden introducir grandes cambios en mi forma de vivir.
Me mantiene estático. Creyendo en una falsa seguridad.

Las excusas, en ocasiones, actúan como si de un virus mental se tratara.
Estamos formados por multitud de hábitos, ideas aferradas como huellas en la mente,
y actos imitados de otros que desde muy pequeños hemos ido recogiendo en nuestra
personal biblioteca de la mente.

Cuando estos virus o creencias mentales son posibilitadoras, nos hacen crecer,
movernos en las direcciones deseadas, están muy bien.
Hay que catalizarlas, ayudarles a salir a ponerse en marcha.
Toca en esos casos observarlas con placer como se expresan
y mostrar gratitud en silencio.

Pero cuando son limitadoras te atormentan e impiden perseguir tus sueños,
conseguir tus deseos, cambiar, re-orientarte, buscar con tu luz propia, ser tú, ...
Estos virus mentales invitados son imposibilitadores, se les llama memes,
y funcionan desestabilizandote y preparándote para
la huida, el ataque o la evitación.

La buena noticia es que se pueden cambiar.
Se pueden desprogramar y elegir nuevos comportamientos.

Por qué pensar que siempre seré pobre o gordo, o delgado, o adictivo,
o sin acceso a una pareja estable, o tímido, o torpe, o vivir con estallidos de ira,
o sin habilidad musical, o imposible de hacer deporte, o ...

EXCUSAS Y MÁS EXCUSAS !!!

Excusas hacia uno mismo. Para estar ahí, donde siempre estuve. Retenido. Encarcelado por mis creencias.
Si tienes una buena excusa, ¡ DESECHALA !

El emperador romano Marco Aurelio ya parecía tenerlo claro:
"Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos le hacen ser"

Y es que nuestras maneras de actuar se basan en patrones de nuestro pensamiento.
Es decir, tus ideas te ayudan o te bloquean.
Pueden ser un revitalizante fantástico o bien arruinarte un día.

El que quiere conseguir algo encontrará el cómo,
y el que no quiere encontrará una fantástica excusa.
Di adiós a las excusas y empieza a actuar.

! BASTA DE EXCUSAS !


No hay comentarios: