domingo, 5 de diciembre de 2010

HABLA


Estoy trabajando en estos meses con una gran compañía de consultoría tecnológica
en una campaña de comunicación interna que han denominado
HABLA !
A mi modo de ver una denominación sencilla y, por lo tanto, muy sabia.

Que importante es hablar...
Ya lo dice el famoso cardiólogo Valentín Fuster :

" Hablar es bueno para el corazón,
sirve para bajar la presión arterial "

Pero mucho mejor si además hablas desde el corazón...

Así lo decía Sócrates en el 470 ac:

" Habla que te conozca "

Hablar, algo absolutamente necesario en cualquier tipo de relación.
No hay posibilidad de relación sin comunicación.
Para relacionarnos debemos conocernos. Y para conocernos hablar.
Aunque algunas veces hablemos sin palabras, con miradas,
con los gestos del alma, con la música del corazón en su tic-tac continuo.
Nuestra mente es capaz o bien de cambiar o bien de aceptar
la primera idea e impresión sobre los otro@s, producto de la percepción,
simplemente por escucharles hablar.

Hablar es aprender a escuchar.
Por eso el proverbio indio ya lo decía:

" Si lo que vas a decir
no es más bello que el silencio,
no lo digas "

Uno siempre será dueño de lo que se calla y esclavo de lo que habla,
decía Sigmund Freud.

Sin estar en contra de lo importante que es no romper el bello silencio,
coincido con el psiquiatra Luis Rojas Marcos cuando nos recomienda
que hablemos mucho
y que no nos de reparo hablar de banalidades.

Ya está el telediario para hablarnos de las tragedias cotidianas,
que aún siendo reales e importantes conocerlas,
nos estresan y no son nada saludables.

La banalidad es necesaria porque forma parte del ocio.

Y hablar, incluso de banalidades, o de esas cosas que consideramos poco importantes,
nos ayuda a disminuir nuestra intensidad emocional y a recuperar las fuerzas.
Por eso, no dejes de hablar con los miembros de tu equipo, con tus colegas,
con tus hijos, con tu chic@, con tus padres, con tu vecino, con ...
Y si la conversación te suena banal, acuérdate de lo que opinan sobre el tema
los psiquiatras de prestigio.


HABLAR: UNA PRACTICA MUY SANA


No hay comentarios: