lunes, 30 de agosto de 2010

NEURO_ESPEJISMO


Si estas tomando una cerveza Coronita es muy normal, y se ve de lo más natural,
que primero exprimas y luego metas una rodajita de limón por el cuello de la botella.
¿Cuántas veces lo has visto hacer?
¿Cuántas veces lo has hecho?
¿Es que así está mejor la cerveza? ¿...pero sólo si es Coronita?

¿Sabes de dónde surgió este ritual?
Quizás venga de la cultura mexicana que querían así enriquecer el sabor sus cervezas.
O de la ciencia, cuya intención es eliminar los gérmenes de la cerveza
con la acidez del limón.
O puede que sea debido al resultado de una simple apuesta entre dos amigos.

Si no lo sabías te costará creer que es de la tercera propuesta de donde surge
este ritual tan conocido. Producto de una apuesta entre dos camareros.
Hecho que sólo tiene algo más de 30 años.
Ahora bien, es algo que ha ayudado a que Coronita superase las ventas
de Heineken en EEUU.

Algo que surge en un momento determinado, crea una tendencia gracias a que
se forma un círculo de imitaciones que lo llevan a constituirse como una " cultura ".
Todos tenemos el deseo de tener o ser lo que otro hace, siente, vive, tiene, ...
Eso sí: imitar siendo tú mismo.
¡ Curiosa paradoja !
Se le llama Teamvidualism.

Imitar pero ser yo.
Seguir siendo el que está frente al espejo con los caracteres y atributos
que otros han definido.
Compartir la misma marca de deportivas pero únicas porque han sido
hechas para mi, vía web.

Perdonarme, no hay que sorprenderse, ya lo sabíamos,
pasa igual cuando alguien delante de nosotros bosteza,
a todos lo demás nos da por bostezar.
O si se rascan la cabeza frente a nosotros, de forma inconsciente,
nuestra mano se traslada a nuestra cabeza y empieza a rascarla,
...aunque no nos pique.
O con la risa. ¿No es contagiosa la risa?
¿Y el dolor? ¿No sufrimos al ver a otros como les duele?
Y...
¿cuántas veces no se te ha pegado una melodía que no dejas de silbar en todo el día?

¡ Nacemos enseñados a imitar !


Las responsables principales de todo esto se llaman: NEURONAS ESPEJO
Por cierto, fueron descubiertas, no por una apuesta, sino por pura serendipity.

Una calurosa tarde de verano, en Parma, estaba un estudiante del equipo del doctor
Giacomo Rizzolatti, trabajando en su laboratorio con monos,
mientras comía un helado.
Observaron que los monos, cerebralmente, actuaban como si estuvieran ellos
comiendo el helado que veían al estudiante.

Esto se comprobaba porque cada vez que el estudiante levantaba su brazo
y daba un fantástico lametón a su helado, en los monos que estaban monitorizados
en la región premotriz, se podía observar que los monitores electrónicos a los
que estaban conectados se disparaba y sonaban.
Pero los monos no movían sus brazos ni ninguna otra extremidad.
Sólo se observaba en el monitor.
¿Qué pasaba?
El cerebro de los monos sentía como si ellos mismos estuvieran lamiendo el helado.

Sólo el hecho de que los monos viesen al estudiante lamiendo su cucurucho
disparaba su mente.
Por decirlo de una forma sencilla, sería como si se produjera una
imitación, pero sólo a nivel de la mente de lo que hacía el estudiante.

Esta fue la forma como Rizzolatti empezó a estudiar las ya famosas neuronas espejo.
Tan importantes en el mundo del neuromarketing más actual.

Varios experimentos científicos actuales demuestran las teorías del
doctor Rizzolatti.

Son muy conocidos los estudios publicados por la doctora Tania Singer,
que observó como se activaban en sujetos monitorizados a través de escáneres cerebrales, sin dolor físico real, las regiones cerebrales relacionadas con el dolor,
sólo por el hecho de ver a otros individuos sufrir dolor físico.
Las regiones de la corteza cerebral frontoinsular y anterior del cíngulo en los
sujetos monitorizados, se marcaban con un efecto similar al de los individuos que sí
estuvieron sometidos a dolor físico.

En la Universidad de UCLA han demostrado por Resonancia Magnética Funcional
que en individuos sometidos a lectura de frases o visión de vídeos como
"morder un helado", "sujetar una puerta", "rasgarse una uña", "olor de un asado", etc...
se activan en ellos las mismas regiones de la corteza cerebral que si lo estuvieran
haciendo, en prueba contraste con otros individuos que sí lo hacen.

Y todo por las neuronas espejos que se ponen en acción.

De igual forma las mismas neuronas se ponen en marcha al entrar en una tienda de
Abercrombie & Fitch, y ver a sus guapos dependientes.
El cerebro empieza a sentir un " yo quiero ser así".
Lo que nos invita a consumir apasionadamente, a comprar el perfume de moda,
esas camisas entalladas a cuadritos que jamás nos pondremos porque son para
personas que no pesen más de 45 kg, ...
Además al contactar nuestras neuronas espejo con
esos modelos de dependientes tan bell@s, nos transmiten al cerebro
una fuente de salud.
Y claro, ¿quién no quiere estar así?

Las neuronas espejo no dejan de trabajar en ningún momento...

Y en muchos casos, especialmente los relacionados con deseo,
se ayudan de varias sustancias químicas pobladoras del cerebro;
especialmente de dopamina.
Encargada de producir placer.

Cuando las neuronas espejo trabajan y la dopamina está presente
en gran concentración es muy difícil no dejarse llevar.

La dopamina es una de las sustancias más adictiva que se conocen.
Es una droga; beneficiosa y necesaria claro está.
Cuando está presente sus efectos seductores determinan algunas de nuestras decisiones relacionadas con el placer, como las decisiones de compra,
en el amor, en el sexo, ...
Es una sustancia que nos produce sensación de gratificación y bienestar.

Así nos dejamos llevar por lo que otros ya han decidido por nosotros.
Nos generan deseo.
De esto empieza a saber cada vez más el neuromarketing.
Y a utilizarlo, ahora más sabiamente que nunca, en su nuevas formas de promoción:
redes sociales, publicityou, emobartering, web 3.0, y un largo etc ...

Pero que no se nos olvide lo más importante: nuestro cerebro ya sabía de ello,
porque aunque ahora lo usemos con más conocimiento,
pertenece al mundo de la biología, ...de lo natural. Del estudio científico.
Marketing y biología juntos.
El mundo del marketing se transforma.

Esto no sólo nos pasa en el mundo del marketing, en el de los deseos que están relacionados con las compras, sino en la propia naturaleza de las especies.
Al menos que se sepa en el mono y en las personas.

Por ello, en mi modesta opinión, es innecesario y antinatural luchar contra ello.
No es bueno ni malo.
Se debe ver como neutro.
Porque como tantas otras cosas en nuestra vida, depende de la naturaleza de su uso.

Paulo Coelho lo ha dicho así:

" Cuando alguien desea algo
debe saber que corre riesgos
y por eso la vida vale la pena"

Cabría preguntarnos si el éxito de que muchos individuos en todo el mundo
usen auriculares blancos, casi invisibles y ya no aquellos gigantes auriculares negros,
ahora conectados a sus iPods y no a la última versión de un cd-player,
es debido a la magia de un señor llamado Jobs o a una región del cerebro
cargada de neuronas espejo.

Sólo hay una fuerza motriz: el deseo
Aristóteles
322 ac



domingo, 29 de agosto de 2010

ATENTOS


La atención consciente es la función vigía, de alerta, que tiene nuestra mente para

conectarnos con el exterior y permitirnos vivir el presente.

Mediante la atención percibimos y nos percibimos.

Los budistas le han llamado la luz de la mente.


Atencionar es observar atentamente lo que nos va sucediendo en cada instante.

...Pero, por lo general, no es lo que hacemos.

Más bien, vivimos des-atencionados.


Todo la información, a través de nuestros sentidos, que llega a nosotros

compite por nuestra atención: anuncios publicitarios, mensajes de todo tipo,

amenazas, lecturas, imágenes, marcas, ...

Sin embargo nuestro cerebro no consume más de 34 Gb de información al día.

Y discrimina lo que le interesa de lo que no.

Conscientemente sólo se centra en aquello que le "afecta" y " deja pasar"

aquello que no le llama la atención, que no le importa.


La atención para nuestra mente es un recurso limitado.

Por eso, como todos los recursos limitados, tenemos que aprender a gestionarlo.

De no hacerlo nos convertiremos con más facilidad en distraídos de lo importante,

en enfadados con lo no importante, en negligentes con lo urgente, en vacíos de presente,

en atolondrados con lo que estamos haciendo, en descentrados, en ...

Dejaremos de fluir.

Y, lo que para mi es mucho peor, tomaremos las decisiones desde esas posiciones;

asumiendo mayor riesgo de error y de insatisfacción personal.


No es posible, biológicamente hablando, atencionar con todo lo que a

nuestro alrededor sucede, nuestro consciente natural no nos lo permitirá,

nos volveríamos locos.

Pero es muy importante aprender a seleccionar conscientemente en qué ponemos la atención,

porque nos permitirá así elegir mejor, tomar las decisiones desde una posición de mayor luz.

Se trataría de manejar adecuadamente la atención a lo cotidiano, a la vida diaria.


Para estudiar cómo funciona la atención,

algunos neurobiólogos están trabajando con magos.

Ellos son especialista en distraer nuestra atención.

En despistar a nuestra mente para

que no esté presente ni pendiente de todo,

para que mire donde no ellos quieren que lo haga, para que no sigamos su "otra mano".

Los magos le llaman misdirección.


También podríamos llamarle manipulación cognitiva.

El cerebro, que no puede atender todo lo que en un momento está sucediendo,

discrimina lo que valora como no importante.

Los magos, con su locuacidad, el sentido del humor, los movimientos corporales,

la luz y el sonido de sus show, etc... consiguen manipularnos de forma divertida

y des-atencionarnos del punto donde no quieren que miremos.

Se trata de que bservemos donde no toca.

Así consiguen que no veamos lo que está sucediendo delante de nosotros.


Una de las expertas en este tipo de investigaciones entre

atención, magia y cerebro

es la neurobióloga Susana Martinez Conde.

Susana es Directora del Centro deInvestigaciones Barrow de Phenix, en USA.

Ha escrito mucho sobre el tema y con múltiples experiencias, trabajando con magos

de los más conocidos del mundo.

Os dejo un enlace de la revista Investigación y Ciencia,

por si os apetece leer más sobre sus investigaciones.

http://www.investigacionyciencia.es/solo_articulo.asp?indice=3


Varias veces al año, tengo la suerte de compartir escena con mi amigo

el famoso mago internacional Jorge Blass en una conferencia-show

que hacemos juntos, llamada

La Fuerza de la Ilusión: Una lección mágica,

y os puedo asegurar la potencia de la misdirección para provocar des-atención en el público.

En nuestro caso es una conferencia que mezcla la ilusión y el ilusionismo,

las lecciones del mundo de la magia y del mundo de la empresa.


La no atención nos provoca incapacidad de percepción adecuada.

Le llamamos ceguera a la elección.

Seguro que todos vosotros alguna vez habéis sido sometidos a esos juegos de percepción

donde ante dos figuras superpuestas nuestros ojos sólo perciben una de ellas

y, para ver la segunda, nos vemos obligados a centrar nuestra atención.

De eso se trata, de mejorar muestra atención para elegir mejor,

para "ver" realidades que de otra forma no veríamos, pasarían desapercibidas

a nuestros sentidos y nos perderíamos la capacidad de elegir mejor.


Un estudio realizado en EEUU con un mago y un número de participantes que

generaba significancia estadística lo demostró claramente.

Es un estudio que, a posteriori, se ha repetido varias veces con el mismo resultado siempre.

Los participantes no sabían que el instructor del estudio era un mago profesional,

pensaban que se trataba de un científico del equipo de investigación de la universidad.


El estudio consistía en que el mago enseñase varias fotos a cada individuo

participante en el estudio.

Una vez enseñada las fotos se les pedía que eligiesen una y la tocasen con su dedo.

Los individuos seguían las instrucciones del mago.

Hecha la elección, el mago manipulaba las fotos puestas todas del revés, sin ver las caras,

de forma muy limpia, sin que el participante se diese cuenta de la manipulación.


De nuevo daba la vuelta a la foto que supuestamente había sido elegida por el participante,

aunque en ningún caso coincidía con la que el participante había elegido en primera instancia

y había tocado con su dedo.


Más del 85 % de los participantes no se dieron cuenta del cambio que el mago les había hecho.

Y lo que es peor, cuando se les preguntaba a todos ellos que no se habían

dado cuenta del cambio, qué les había gustado especialmente de la foto elegida,

aún no siendo su elección inicial, buscaban argumentos para justificar el porque se habían

decidido por esa foto.


El sujeto confabula razones aunque no fuera lo elegido inicialmente tras la manipulación

por el mago.

¿No se daban cuenta que no era la foto inicial?

¿Tan despistados somos?

Pues así sucede, aunque nos cueste creerlo...


Y, ...¿ Nos pasa esto en las múltiples decisiones que tomamos cada día?

¿Puede que, aún no decidiendo lo correcto, y siendo inconscientes,

nuestra mente empieza a trabajar para justificar nuestra elección?

Todo parece apuntar a que así es.


La atención plena consciente nos permite evitar elecciones no deseadas.

Recuerda que nuestra mente sólo es capaz de, sin forzar, estar atenta unos 6 segundos;

y bajo atención consciente no más de 20 minutos, según nos demuestran muchos estudios.


La meditación es una buen sistema de aprender y practicar la atención.


Aunque el secreto está en trasladar la atención ala vida diaria para generarnos

más bienestar y armonía personal.


La atención mental es también de ayuda para desarrollar la intuición y la sabiduría interior.

Y , sobre todo, nos hace un poco más libres.


He puesto como foto de este post a un pequeño cachorro de perrito.

Ellos si saben vivir el presente. Lo practican. De ellos podemos aprender.


El pasado nos tiene que servir

como impulsor en el presente,

y la atención plena

como la mejor forma de vivirlo



jueves, 26 de agosto de 2010

UN CUENTO PARA PENSAR


Había una vez un cortador de piedra que no estaba satisfecho
consigo mismo ni con su posición en la vida.

Un día pasó por la casa de un rico mercader.
A través del portón abierto, vio muchas riquezas y visitas importantes.
"¡Qué poderoso debe ser ese mercader!", pensó el cortador de piedras.
Se puso muy envidioso y deseó poder ser como el mercader.

Para su sorpresa, repentinamente se transformó en mercader,
disfrutando de más lujos y poder que jamás pudo imaginar,
Era envidiado y detestado por aquellos con menor riqueza que él.

Pronto un alto oficial pasó por allí, llevado en andas por un trono,
acompañado por lacayos y escoltado por soldados que tocaban un gong.
Todos, sin importar su riqueza, tenían que inclinarse ante la procesión.
"¡Qué poderoso es ese oficial!" pensó.
"¡Quisiera ser un alto oficial!".

Entonces se transformó en un alto oficial llevado a todos lados en
andas en su adornado trono, temido y odiado por toda la gente de los alrededores.
Era un caluroso día de verano, por lo tanto el oficial se sentía muy incómodo
en el trono. Miró al sol en lo alto.
El sol brillaba orgulloso en el cielo, inmutable ante su presencia.
"¡Qué poderoso es el sol!" pensó.
"¡Desearía ser el sol!".

Se transformó en el sol, brillando con fuerza sobre todo el mundo,
abrasando los campos, insultado por granjeros y trabajadores.
Pero una enorme nube negra se movió entre el y la tierra,
y su luz no pudo brillar.
"¡Qué poderosa es esa nube de tormenta!" pensó.
"¡Desearía ser una nube!".

Como ya puedes imaginar, se convirtió en una nube,
inundando los campos y poblados, escuchando los gritos que todos le proferían.
Pero pronto encontró que era alejada por alguna fuerza poderosa,
y se dio cuenta que era el viento.
"¡Qué poderoso que es!" pensó.
"¡Desearía ser el viento!".

Se convirtió en el viento, volando las tejas de los techos de las casas,
sacando los árboles de la tierra, temido y odiado por todos.
Pero después de un rato arrasó contra algo que no se movía,
sin importar la fuerza que hiciera al soplar.
Era una enorme roca.
"¡Qué poderosa es esa roca!", pensó.
¡Quisiera ser una roca!".

Por lo que se transformó en una piedra, con más dureza que cualquier otra
cosa.
Pero cuando estaba allí siendo roca, escuchó el sonido de un martillo golpeando
un cincel sobre su dura superficie, y sintió que le estaban cambiando.
Que podían sobre él.

Por lo que se preguntó:
"¿Qué puede ser mas poderoso que la roca?"

Miró y vio delante de sí la figura del más poderoso:
el cortador de piedra.

-----------------------------------------------------------------------------------------

Os dejo este cuento aquí, resumen de una conversación post-comida, en la que participé hoy.
Pretendo que sea un cuento para pensar.

¿Nos pasa a nosotros lo del cuento?

Es sólo una pequeña reflexión sobre la insatisfacción crónica.
Cuando un deseo no se ha alcanzado se exagera en al mente, se cree sublime.
El deseo está relacionado con la carencia de algo.

Deseamos ser y tener lo que no tenemos ni somos.
Y cuando alcanzamos algo que buscábamos con locura,
es frecuente sentir, en poco tiempo, que ya no nos importa tanto.
Cuando se alcanza, por definición, ya no es un deseo. Es una realidad.
¿Pierde valor la realidad?

Suele ser el momento para empezar a desear algo nuevo,
algo que todavía no esté al alcance de nuestra mano.

¿Cómo aprender a valorar y ser feliz con lo que somos?
¿ No sería más inteligente disfrutar de lo que se tiene?
Nos damos cuenta de lo que nos importa verdaderamente cuando lo perdemos.

Este era el tema de discusión en la reunión en la que participé hoy...

amig@,
¿tú que opinas?


MIRANDO EL MAR





Mirando el mar
me doy cuenta que el
PRESENTE
es lo más importante
que tiene el
FUTURO