domingo, 31 de octubre de 2010

HACER Y SER

Lincoln en una visión de Salvador Dali


El padre de Abraham Lincoln, el que fuera presidente de EEUU, fue zapatero.
Cuando el llegó por primera vez al senado sus compañeros sentían vergüenza
de que el hijo de un zapatero fuera el presidente del país más rico del mundo...
Estaban irritados y enfadados.
No sabían cómo había podido ser el más votado.

Un senador muy arrogante, burgués, se levantó antes de que Lincoln
iniciará su discurso y dijo lo siguiente:

" Señor Lincoln, antes de que comience quisiera recordarle
que es usted hijo de un zapatero ".

El senado en pleno se echó a reír. Querían humillarle.
No podían derrotarlo, el pueblo americano había confiado en él,
pero al menos sí humillarlo.

A lo que Lincoln respondió:

" Le agradezco infinitamente que haya recordado a mi padre, que ya ha muerto.
Jamás le olvidaré a usted por habérmelo recordado y porque en un día como hoy
me ayuda a saber que jamás seré tan buen presidente como zapatero mi padre ".

Se hizo un silencio sepulcral ante la actitud de Lincoln.

Y añadió:

" Por lo que sé, mi padre hizo todos los zapatos de su familia.
Si les molestan o tienen algún problema, y aunque yo no soy gran cosa como
zapatero, aprendí el oficio de mi padre desde la infancia,
y podré ayudarles a solucionarlo.
Y lo mismo les digo al resto de miembros del senado.
Sólo tienen que tener en cuenta una cosa:
yo no seré jamás tan buen zapatero como era él.
Él era un artista ".

Que actitud la de Lincoln.
Da igual ser presidente que zapatero.
Lo único importante es sentirte bien con lo que haces.
Y si no, cambia.
¡ Busca !
No dejes de mirar a otros lados...

Con frecuencia en los cursos que imparto, me encuentro con amig@s
que comparten conmigo su malestar porque no se dedican a aquello
que les hace felices, no encuentran su elemento,
que diría el genial Ken Robinson.
Pero permanecen...
No buscan. No se mueven del lugar. Viven en condicional.
O lo que es peor:
viven de un ideal

En estos casos la palabra ideal es paralizadora.
El ideal entendido así está significándote lo que no debes ser
y sin embargo eres.
Te crea ansiedad, tensión, mal humor, angustia, miedo al futuro, ...
Te divide en dos:
el presente real y el futuro imaginado.
Porque ese ideal vive en el futuro, pero tú estás aquí.

¿Por qué nadie nos enseñó a intentar ser primero el ideal
y después desde ahí a vivir?

El ideal tiene como vecina a la expectativa.
Y es buena; si es real.
Y como familiar tiene a la ambición,
que también es buena compañera, cuando es alcanzable.
Pero cuando ninguna está cerca, el ideal se convierte en CULPA.

¿Qué pasaría si de verdad no dejas de crecer,
si no dejas de ambicionar, sin olvidar las expectativas, la lucha por lo que deseas,
pero poniendo razón, aceptando lo que AHORA YA eres?
Somos perfectamente imperfectos
y esto nos hace únicos.

Deberíamos vivir los ideales sin ansia,
sin anhelar una perfección del futuro imaginado, porque NO EXISTE.
En ese futuro tu mente estará de nuevo anhelando otro ideal.
Vive el presente.

Concíliate con el AHORA
sin dejar de fabricar en el presente el FUTURO.
Será la mejor forma de empezar a cambiar ideal por la acción
que te llevará a alcanzarlo.


NO DEJES QUE EL IDEAL
TE SAQUE DE TU ESTADO
EMOCIONAL IDEAL


NOCHE DE VIVOS


En una noche como la de hoy quiero dejar tres reflexiones
que nos pueden ayudar a estar más vivos que nunca:

Es más fácil desintegrar un átomo
que a un prejuicio

Einstein

Repite algo con frecuencia
y te convertirás en ello

Tom Hopkins


La tontería se coloca siempre en la primera fila;
la inteligencia la observa desde atrás...

Isabel de Rumania

Y si te parece añade esto:

Sólo lo peces muertos
nadan con la corriente

¿Y tú?

¡ FELIZ NOCHE DE VIVOS !



domingo, 24 de octubre de 2010

HASTA LUEGO LUCAS


Siempre es preciso saber cuando acaba una etapa.
Saber irse.
Cerrarla. Salir.
Si lo dudas y permaneces cuando ya no es el momento, habrás perdido todo lo ganado,
el viaje que te llevó allí, ...lo conseguido.
Y también perderás la alegría del recuerdo vivido.

Las cosas pasan y hay que dejarlas ir.
Aprender a desprendernos, esa es la gran sabiduría.
El otoño, y tras pasar el frío invierno, dejará paso a una nueva primavera.

Lo dijo el poeta Machado:

" Todo pasa y nada queda... "

Hay que saber decir " ya no más..." . " Hasta aquí... "
Irse con elegancia.
Saber que cuando llegaste empezaste a salir.

Como en la misma vida: llegar a ella, vivirla y dejarla cuando acaba con sabiduría.

Cerrar una etapa, pasar página puede ser muy doloroso o mucho menos
dependiendo de cómo te lo cuentes a ti mism@.
No olvides que con el pensamiento modificas tus emociones
y es desde esta elección de donde llegarán tus sentimientos.
Tu forma de verlo.

Irse es cambiar. Despegarse.
Un proceso interno de superación.
Salir de la costumbre cuando ya no es válida.

Ir no es intentar despejar las incógnitas que no pudimos resolver.
¿Cómo quieres vivir el presente en el pasado?
No es posible. Es una manipulación de tu mente. Un sin sentido.
Hay que soltar. Tomar distancia...

Y siempre así con todo lo que requiere de nuevo aprendizaje. De nueva experiencia.
Para aprender hay que desaprender.

Ya lo decía una vieja canción:

Al final
las obras quedan, las gentes se van.
Otros que vienen las continuarán...
¡La vida sigue igual!

Vivir es es saber cerrar.
Despedirse.
Así que hoy me toca decir:

¡ HASTA LUEGO LUCAS !


domingo, 17 de octubre de 2010

LAS GRIETAS


Hoy Sara me ha contado un cuento: El Aguador.
Yo no se lo dije, le dejé contar e interpretar, pero ya lo conocía,
...aunque nunca pensé que el cuento se llamara así.

Lo había leído en diferentes libros; recuerdo con cariño uno de estos libros en los
que aparece, el bellísimo libro de Francesc Miralles,
La alegría interior.
Ojo si lo buscas en alguna librería, tendrás que preguntar por Francis Amalfi,
que es con el pseudónimo con el que lo escribió.

El cuento dice así:

Un aguador de la India tenía dos grandes vasijas para llevar el agua que colgaba
en los extremos de un palo que llevaba encima de los hombros.
Una vasija tenía varias grietas, mientras que la otra era perfecta,
conservaba todo el agua hasta que llegaba a su lugar de destino.
La vasija agrietada sólo llegaba con la mitad del agua.

Durante varios años sucedía cada día lo mismo.
Por supuesto, la vasija perfecta estaba orgullosa de su trabajo, de su saber hacer,
de su perfección, de sus logros.
Y era normal, estaba cumpliendo con el trabajo para lo que había sido creada.

La vasija agrietada estaba muy avergonzada de su imperfección. Se sentía mal.
Sólo podía hacer la mitad de su trabajo. No cumplía con su obligación.

Pasado un tiempo la vasija agrietada habló con el aguador y le dijo:

" Estoy avergonzada de mi, de cómo trabajo, porque debido a mis grietas
tú sólo puedes entregar la mitad del agua y por ello sólo obtienes la mitad del
dinero que sacarías si yo fuera perfecta. Igual deberías cambiarme
por otra vasija perfecta ".

El aguador, la miró con compasión y cariño y le contestó:

" Cada día cuando regresamos a casa, quiero que notes las bellísimas flores
que crecen a lo largo del camino ".

Eso hizo la vasija, observó las hermosas flores que habían a lo largo del camino.
Aún así, se sentía mal, apenada porque al final del camino sólo quedaba la mitad
del agua dentro de ella.

Una vez finalizado el recorrido ese día, el aguador le añadió:

" ¿Te diste cuenta de que las flores sólo crecen en tu lado del camino?
Siempre sus semillas bebieron de tu agua.
Por eso aunque yo siempre supe de tus grietas busqué el lado
más positivo de eso que llamas tu imperfección.
Sembré semillas de flores a lo largo de todo el camino del lado que tú vas,
así todos los días las has regado.
Son flores que recojo cada tarde y vendo en el mercado.
Hacen a mucha gente en el pueblo feliz y a mi familia poder vivir mejor.
Si no fueras exactamente como eres, con tus limitaciones,
que también son fuerzas,
no hubiera sido posible crear este bello paisaje
y así conseguir el bienestar para mi familia ".

Y es que cada uno de nosotros tenemos nuestras propias limitaciones;
pequeñas o grandes grietas que si sabemos aprovechar adecuadamente,
ver su lado más positivo, pueden ser de mucho valor.

Por qué nos centramos en ver, criticar y observar desde lo negativo.
Es así tan fácil así.
Lo verdaderamente hermoso y creativo es encontrar cómo convertir esas grietas
en algo aprovechable y que nos haga feliz.

¿Conoces tus grietas?


LO FRUGAL





" Que simple y frugal es la felicidad:
un vaso de vino,
una castaña asada,
un pequeño y miserable brasero,
el sonido del mar...
lo único necesario para experimentar
la felicidad aquí y ahora
es poseer un corazón
simple y frugal "


Nikos Kazantzakis

lunes, 11 de octubre de 2010

YOÍSMO


¡Poderoso ego!

No aprender a controlarlo significa estar en disposición de ser guiado por él.

El ego es la instancia física que se reconoce como "yo" , decía Sigmund Freud.
Y Einstein le llamó así a la visión ilusoria de la propia consciencia.
Siendo más sencillos, el ego en una de sus acepciones principales no es más que el
concepto que una persona tiene de "sí misma" y que le diferencia a los demás,
haciéndola única.
Pero también el ego se refiere al aprecio excesivo que una persona tiene de sí,
condicionado por su propia historia y por su pensamiento inconsciente.

Hablemos de este segundo EGO.
El ego super-yo
que se revela con 3 características fundamentales:

1) está conectado con el pasado y desde ahí fabrica futuro

Yo soy lo que soy por lo que he sido antes que me ha llevado aquí.
Aunque un trabalenguas parezca, define bien esta primera característica.

El ego obviamente se alimenta de la propia educación recibida,
de las experiencias vividas, de lo propio, de lo que pertenece a uno mismo,
de mi, de lo mío.

Se le llama por esta razón mente egótica.
Porque hay un sentido del "yo" en cada pensamiento, en cada recuerdo,
en toda interpretación, opinión o punto de vista, en toda reacción y emoción.

2) Confunde opinión, nacida de una creencia, con hecho

No sabe que una opinión nunca es verdadera o falsa.
Pero la ve y justifica bajo ese criterio: "Esto es verdad, esto es mentira"

No es hábil para distinguir que sólo depende del "yo" que la observe
y desde dónde lo haga.
Una opinión debe ser convertida en hecho para poder darle valoración
de verdad o mentira.
El super-yo confunde lo nacido de una creencia y desde ahí JUZGA,
mientras que con frecuencia a los hechos los relativiza.
Producto de una percepción selectiva, nacida de nuestro pasado,
que provoca una interpretación distorsionada de la realidad.

Y lo que es peor,
no nos permite diferenciar un suceso de la reacción al suceso.
Por eso cualquier vivencia se produce siempre bajo la suma de dos elementos:
la propia vivencia en sí, que llamaríamos realidad, que es única y
que se describe como el hecho y la interpretación de la realidad vivida,
que no es la realidad en sí misma sino la percepción con la que
observamos esa realidad.

Por poner un ejemplo básico y cotidiano:
Una persona que se siente enferma, dolorida y cree tener fiebre alta
en cuanto pueda se pondrá un termómetro.
Es un hecho si el termómetro dice que tiene 39,7 º de temperatura.
Y la valoración de este hecho será: tiene fiebre alta. Esa es la verdad.
Pero qué pasa si su interpretación de ese hecho real es que le quedan horas de vida
o que está fatalmente enfermo.
La interpretación está basada en un YO hipersensible a la enfermedad,
con miedo a la muerte, con incertidumbre por lo que está por venir, etc...
Con valoraciones que vienen de su fantasía, de su pasado, de esa historia que le
contaron cuando era pequeño, de ese amigo que ya murió después de una larga enfermedad pero que todo había empezado con una fiebre alta.
Finalmente el médico le dirá que es una amigdalitis.
Y que se le pasará en dos días con antibióticos.

3) El ego perteneciente al super-yo mira hacia el interior

Es ombliguista.
Se encanta. Se gusta. Se busca en todo y en todos.
Está encantado de haberse conocido.
Y por lo tanto nos aleja de la escucha empática,
la única escucha que nos transporta al " ".
Y también nos genera una gran distancia de la humildad.
Factores que nos alejan de la relación con los demás.



Hay que aprender EGOLESS.
El egoless viene a ayudarnos a apagar el super-YO.
En psicología el egolessness es un estado emocional solicitado,
es decir elegido bajo la conciencia, que nos aleja del ego,
haciéndonos que no nos sintamos diferentes del mundo que nos rodea.

Y sobre todo nos ayuda a incorporar la idea más importante:
nuestra percepción de la realidad no es la realidad.
Lo cual nos hará huir de la vanidad
y a salir de la posesión de la verdad absoluta,
de pensar que siempre la razón está de nuestro lado.
Así no tendremos que esperar siempre que nuestras opiniones e ideas
tengan que ser valoradas por los demás como las correctas.

Y lo mejor, el egoless nos hace ser más

humildes y sencillos



domingo, 10 de octubre de 2010

EXCUSAS


"No estaba besándola.
Estaba susurrando en su boca"

Chico Marx
(respuesta a su mujer cuando le pilló besando a una corista)

Excusas y más excusas...

Una herramienta que manejamos con gran soltura las personas.
Y que le llamamos con frecuencia "razones"; aunque no sean más que un "stop" al movimiento.

¿Cuántas "razones" necesitamos darnos para aplazar algo en el tiempo e incluso para no hacerlo?



Escucha-TE los argumentos que utilizas a lo largo del día para no hacer algo,
para quedarte inmóvil, para autojustificar el no-cambio,
para permanecer en lo que ya eres sin moverte ni un ápice.

Escucha también a los que te rodean y observa que cantidad de
justificaciones somos capaces de darnos para huir de lo desconocido y,
por el contrario, para mantenernos en nuestras viejas creencias.

Excusas que van desde el " es que yo soy así..." al " ...y para qué si todo será igual".

Una excusa es peor y más terrible que una mentira, decía Alexander Pope,
porque me impiden introducir grandes cambios en mi forma de vivir.
Me mantiene estático. Creyendo en una falsa seguridad.

Las excusas, en ocasiones, actúan como si de un virus mental se tratara.
Estamos formados por multitud de hábitos, ideas aferradas como huellas en la mente,
y actos imitados de otros que desde muy pequeños hemos ido recogiendo en nuestra
personal biblioteca de la mente.

Cuando estos virus o creencias mentales son posibilitadoras, nos hacen crecer,
movernos en las direcciones deseadas, están muy bien.
Hay que catalizarlas, ayudarles a salir a ponerse en marcha.
Toca en esos casos observarlas con placer como se expresan
y mostrar gratitud en silencio.

Pero cuando son limitadoras te atormentan e impiden perseguir tus sueños,
conseguir tus deseos, cambiar, re-orientarte, buscar con tu luz propia, ser tú, ...
Estos virus mentales invitados son imposibilitadores, se les llama memes,
y funcionan desestabilizandote y preparándote para
la huida, el ataque o la evitación.

La buena noticia es que se pueden cambiar.
Se pueden desprogramar y elegir nuevos comportamientos.

Por qué pensar que siempre seré pobre o gordo, o delgado, o adictivo,
o sin acceso a una pareja estable, o tímido, o torpe, o vivir con estallidos de ira,
o sin habilidad musical, o imposible de hacer deporte, o ...

EXCUSAS Y MÁS EXCUSAS !!!

Excusas hacia uno mismo. Para estar ahí, donde siempre estuve. Retenido. Encarcelado por mis creencias.
Si tienes una buena excusa, ¡ DESECHALA !

El emperador romano Marco Aurelio ya parecía tenerlo claro:
"Nuestra vida es lo que nuestros pensamientos le hacen ser"

Y es que nuestras maneras de actuar se basan en patrones de nuestro pensamiento.
Es decir, tus ideas te ayudan o te bloquean.
Pueden ser un revitalizante fantástico o bien arruinarte un día.

El que quiere conseguir algo encontrará el cómo,
y el que no quiere encontrará una fantástica excusa.
Di adiós a las excusas y empieza a actuar.

! BASTA DE EXCUSAS !


EL JOU

¡ no te creas todo lo que piensas !


"La naturaleza esencial de los seres humanos
es perfecta e impecable,
pero después de años de inmersión en el mundo,
olvidamos fácilmente
nuestras raíces verdaderas"

LAO-TSE

Volver a la esencia es la mejor basicoterapia
Lo he pasado genial con vosotras, ...perdón Luciano :-)
Gracias!


domingo, 3 de octubre de 2010

Y que pases un buen día...


Ha sido una semana dura, llena de madrugones y de viajes.
Y a la vez una preciosa semana. También llena de proyectos interesantes e ilusión.

El pasado jueves, camino de Ciudad Real en el coche de Jorge Blass, mi amigo y socio en el proyecto compartido
LA FUERZA DE LA ILUSIÓN:Una Lección Mágica
pensaba sobre el lujo de dedicar nuestro tiempo profesional a hacer
aquello que nos gusta.

Más tarde me di cuenta que no era más que una elección personal.
También en otras épocas, cuando me dedique a otras profesiones,
siempre me sentí un afortunado, como el pasado jueves,
y siempre pensé en cada momento que eso era lo que mejor podía y quería hacer.

No es algo nuevo:
lo que sentimos tiene que ver con lo que pensamos.

Cada día te suceden muchas cosas. Es evidente que no todas las puedes elegir.
Pero quizás sí puedas escoger la valoración que das a las mismas;
lo que si debes elegir es desde dónde las observas.

¿ Has pensado usar parte de tu energía
en decidir el día que te toca vivir ?

Porque sabes bien que si buscas siempre podrás encontrar
un espacio para la queja
o dar gracias por lo que estás viviendo.

Puedes quejarte porque te toca viajar o dar las gracias
por los nuevos paisajes que estás a punto de conocer.

¿Son las rosas las que tienen un problema porque tienen espinas
o que suerte tienen las espinas porque tienen rosas?
¿Desde dónde verlo?

Hoy puedo compadecerme porque ya no quieres ser mi amiga
o empezar nuevas relaciones que me llenen de aventura, de nuevas emociones.

Hoy puedo enfadarme por todo lo que me queda por hacer y no he terminado
o sentirme muy honrado porque no me falta el trabajo.

Hoy puedo llorar porque se acabó el fin de semana
o sentirme feliz porque empieza otra semana mágica compartida con nuevos alumnos,
con compañeros de profesión y con nuevos viajes.

Hoy puedo ponerme triste porque la tarde del domingo es lluviosa,
porque el verano ya pasó o hacer de esta tarde la más preciosa de todas
porque es la que ahora tengo, porque estoy vivo y la puedo compartir contigo.

Todo lo que te va a suceder en gran medida está en ti.
¿ Y si empezáramos a llevar el timón?
A ser el escultor de nuestros minutos.

Llenos de ilusión llegábamos a Ciudad Real,
... y así la compartimos con los amig@s de la Fundación Horizonte XXii.
Gran noche !!!

No es una cuestión de optimismo o pesimismo...

Es una cuestión
de vivir la realidad,
aceptarla
y observarla
desde su lado más positivo.