domingo, 6 de marzo de 2011

CREENCIAS DESHABILITADORAS


Vivimos llenos de creencias.
Unas nos son útiles, nos habilitan para la acción, nos conducen al logro.
Otras nos deshabilitan, nos hacer ir en camino contrario al nuestros deseos,
nos impiden alcanzar las metas, nos alejan de la felicidad y el bienestar.

Las cinco creencias más perjudiciales son estas:

1.- Las inferencias arbitrarias

Cuando llegamos a conclusiones, normalmente perjudiciales para nosotros,
sin evidencia alguna.

Ejemplo:

“ Tengo que ser muy torpe porque nunca me fue bien en matemáticas”
“ Soy muy querida porque soy muy buena”

2.- La abstracción selectiva

Valorar e interpretar una experiencia o hecho centrándose sólo en un detalle
específico y despreciando lo más importante.

Ejemplo:

“He vuelto a llegar tarde; es que no hago nada bien”

3.- La generalización excesiva

Convertir un caso particular en un creencia general y repetida en el tiempo.

Ejemplo:

“Pepe no me ha llamado por teléfono. Nadie me querrá nunca”

4.- La magnificación injustificada

Aumentar excesivamente la magnitud de los hechos.

Ejemplo:

“Veo mi vida y no encuentro ningún momento de felicidad”
"Me dejó ella, y ya no volveré a vivir con nadie”

5.- Los sentimientos absolutistas

Todo es blanco o negro. Categorización absoluta .

Ejemplo:

“Todo lo hago mal”
“No hago una a derechas”
“No le importo a nadie”

Hay que huir de estos cinco tipos de pensamientos.
Son malignos y nos llevan a observar desde el lado obscuro.

Date el permiso
de pensar dos veces
y ELIGE


1 comentario:

eva vallejo dijo...

Qué verdad en tus palabras, Fernando, pero cuanto difícil es a veces educar la elección de nuestros pensamientos. Es más fácil el victimismo que el reconocimiento de un error que nos sirva de aprendizaje para seguir creciendo y madurando.

Siempre me he preguntado por qué si desde el colegio nos enseñan las matemáticas, el lenguaje, los idiomas … como materias de relevante importancia para nuestra formación y posterior éxito profesional, por qué, hoy por hoy, no nos orienta la escuela hacia un espacio focalizado hacia el aprendizaje de la vida, donde los alumnos puedan desarrollarse no sólo en lo cognitivo, sino también en lo personal y emocional.
Como dice la Psicopedagoga Merce Traveset: “Pedagogía del corazón: si te sientes reconocido, valorado, acogido y respetado la persona se vincula al proyecto educativo y todas las partes implicadas interactúan en una red de sistemas dirigido hacia un nuevo paradigma que permite empujar a las nuevas generaciones hacia la realización de su vida”.

Por qué estos temas empiezas a verlos por primera vez cuando trabajas dentro de una Organización y no te los inculcan desde la enseñanza…… pienso que sería un bonito camino donde profesionales como vosotros deberíais ir llamando a la puerta…


Si por ejemplo en los idiomas te recalcan que cuanto más pequeño es el niño más fácil es su aprendizaje, en igual medida la construcción de una base de inteligencia emocional desde una muy temprana edad, facilitaría el camino, para la vida, familia, trabajo, resolución de conflictos, desempeño, clima…

Eva Vallejo