domingo, 26 de junio de 2011

PELIGROSA-mente


Cuando termino mis conferencias o cursos algunos asistentes con frecuencia
me suelen preguntar sobre cómo acabar con el miedo.
Les doy una mala noticia porque siempre les digo:

no se puede acabar
con el miedo

Es algo intrinseco a la vida.
Lo adoptaste al nacer.
El bebé viene a un mundo inseguro.
Viene de un estado en el que nueve meses fueron una eternidad segura, sin riesgos,
sin incertidumbre, sin responsabilidades y llega a un mundo,
de repente, en el que todo es inseguridad, riesgo,
en el que no puede valerse por si sólo, necesita de otros, ...
A partir del nacimiento empieza otra vida insegura e incierta.
Llegamos a un mundo desconocido.
Es normal que tengamos miedo.

El miedo no se puede eliminar, pero sí conquistar si somos capaces de comprenderlo.
Comprenderlo significa empezar a vivir de una manera diferente.
No es más valiente el que no tiene miedo.
Un cobarde y un valiente sienten los mismo miedos; la diferencia entre ellos radica
en que el segundo los supera.
Ser valiente es actuar a pesar del miedo.

Entender el miedo es saber de dónde te viene, cómo te afecta, que significa para ti,
qué te está impidiendo, ...
Sin juicios !

Comprobaras que el miedo siempre esta relacionado con uno de estos elementos:

Un pensamiento negativo sobre el futuro
Un hecho vivido en el pasado y proyectado de nuevo en el futuro
El futuro desconocido

Los tres tienen que ver con una posible pérdida o un deseo no cumplido.
Los tres son producto de una valoración no querida del futuro
y basada en una identificación.
Por ejemplo, cuando amas a una persona, ese mismo hecho te llena de miedo:
puede dejarte.
La propia vida tiene su identificación en su propia pérdida con la llegada de la muerte.

Los tres son sólo un producto de nuestra mente.
Siempre que te encuentras con algo nuevo, tu mente dirá:

" ¡ espera ! esto es extraño, no lo has visto antes.
No lo conoces "

Ella está programada para que hagas lo que ya has hecho.
Para que no arriesgues.
Te dice:

" ¡ ten cuidado ! vive con rutina,
así tienes menos posibilidades de errar "

La mente quiere evitar errores porque así se siente mejor.
Pero la vida quiere errar porque sólo se aprende si se comenten errores.

La vida es insegura. Por eso es vida.
Y el futuro es incierto. Por eso es futuro.
Las máquinas no tiene miedo.
Las personas somos libres por eso vivimos con incertidumbre e inseguridad.

Abandona conscientemente el miedo. Lo adoptaste inconscientemente al nacer.
Con el miedo no crecerás. No hay avances si hay miedo.
El miedo te inmoviliza.
Una persona que vive con miedo siempre está temblando en su interior.

El miedo mutila. No te permite alcanzar tu altura. Corta tus raíces.
Las personas que son dominadas por el miedo,
no pueden ir más allá de lo que ya conocen.
Viven temblando, buscando la perfección en lo conocido,
al tiempo que están asentadas en la comodidad.
La gente, por el miedo, se mantiene atada a lo conocido.
No está bien, ni está mal, depende de si lo haces eligiendo libremente,
o sólo movido por el feroz miedo.

El gran secreto es que el miedo es producto del deseo y la posesión.
Cuando no albergas el deseo de ser, de hacer o de tener esto o lo otro
en el futuro, ya no hay miedo.
Si hay desapego no hay miedo.

Y para ello lo mejor:

vive en el momento y
el miedo desaparecerá

Cuando sientas miedo, obsérvalo, busca de dónde viene,
pregúntate qué deseo lo está generando, y sé consciente de su inutilidad.

Recuerda esto:

La seguridad no es posible,
por eso la existencia
es tan maravillosa.
Porque la vida
sólo se puede vivir
PELIGROSA-mente



1 comentario:

Jaquie Towers dijo...

ESTAS COMPLETA-MENTE EQUIVOCADO.

JACQUIE29