miércoles, 7 de diciembre de 2011

CREDO

... el faro como luz que deja ver y crea horizonte

Leía hoy un texto de un discurso que dejó escrito Walt Disney
sobre la importancia de tener sueños y la capacidad que tenemos las personas
de hacer que se cumplan.
Decía que todos nuestros sueños pueden hacerse realidad.
Quizás sea un tanto exagerado, o quizás no,
...pero no creo que esa sea la discusión necesaria al leer estas palabras suyas,
ni el motivo por el que nos dejó escrita esta reflexión.
Desde luego su biografía parecería demostrarnos que sus palabras se cumplen.
No hay secreto en esto que Disney nos dice.

Se trataría de hacer que Cuatro Cosas que empiezan por C sucedan,
se alineen, se pongan al servicio de uno msimo.
Hablo de:

Curiosidad
Confianza
Coraje
Constancia

Porque cuando creemos en algo hay que creer sin dudar.

¡Y hacerlo!

La duda te aleja de esas cuatro palabras mágicas.
Te hace no hacer. Te para. Posterga.

Es posible que algunas cosas que hayas soñado no las hayas conseguido.
Quizás no era el momento.
O quizás estaba demasiado lejos de las posibilidades reales que tenías de hacer que algo sucediera.
Pero créeme que siempre el sólo hecho de haberlo intentado te dará más fuerza,
te abrirá a más aprendizajes, te generará más potencia en el motor fundamental
de tu vida: la ilusión.

Todos los obstáculos que me encuentro cada día,
todas las cosas que he deseado y no he podido conseguir,
todos los problemas que me llegaron y me llegarán,
todas las adversidades, de una forma u otra me han fortalecido.

Tengo un credo que me funciona.
De siete axiomas. ¡Básicos!
Son como la luz de un faro que te alumbra en el horizonte.

Dice así:

Creo en las personas
Y elijo la que se atreven, las que viajan sin maquillajes, las que miran a los ojos,
las que me desafían, las divertidas, las que sugieren, las que escuchan, ...

Creo en la inspiración
En cuestionarse el status quo de las cosas. En los sueños.
En la creatividad puesta al servicio del cambio.
En la fuerza de los contrarios.
En la capacidad de observar de diversas formas la realidad.
En la diversidad. En la mezcla.

Creo en el equilibrio
Balanceo del tiempo.
Para dar y recibir.
En la capacidad de mirar con ojos de niño y aprender de todo, ...de todos.
En ser para tener y nunca al revés.

Creo en la belleza
En la que no sé ve aunque no esté oculta. Habita en los corazones.
Y en la que se ve sólo con mirar.
En la que no necesita explicaciones. Ni fuegos de artificio.
En el arte y en la ciencia.
En la que habita en un cuadro y en una partitura.
En la de su cara. De su gesto. De su mirada.

Creo en la risa
Como el mejor de los maquillajes posibles.
Como las más potente generadora de pasión.
Como la mejor forma de conquista.
Reír para ser.
En vivir la vida con la sazón de un toque de ironía.

Creo en el Talento
Naciendo del conocimiento y puesto al servicio de la constancia.
De la disposición para dejar de hablar y pasar al hacer para poder ser.
Del que lo intenta.

Y como los conocidos diez mandamientos,
estos también se resumen en uno:

¡De ti depende!



1 comentario:

Anónimo dijo...

Simplemente Gracias Fernando!
Jesus