sábado, 30 de abril de 2011

VIAJE A LA LUNA


Había una vez,
-así empiezan todos los cuentos, ¿no?- ,
un señor que quiso ser astronauta y subir a la Luna.
Consiguió que le metieran en un cohete,
tras pagar mucho por ello,
y llegar a la Luna .

En el alunizaje el cohete se rompió.
A partir de ese momento supo que jamas podría volver a la Tierra.
Tenia oxigeno sólo para tres días...
No habría suficiente tiempo para que mandaran otro cohete a recogerle.

En esos tres días descubrió
qué era lo único importante para él,
lo que verdaderamente quería,
... lo que le hacía más feliz:
estar con su familia y amigos,
en su casa, en la Tierra.

Lo supo cuando ya no era posible volver.

Lo lejos que tenía que haber ido
para darse cuenta lo cerca que tenía
su felicidad




Hoy no dejaré que me pase lo del señor que se quedó colgado en la Luna.
Me voy a vivir bonitos momentos con mi familia, en mi casa, ...en la Tierra.
¿Y tú?


lunes, 25 de abril de 2011

CAMINAR



"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar”,

... nos dice la poesía de Machado.

¡ Hacer para ser !

La inactividad es la generadora de
dudas y miedos.

La acción te dará confianza y coraje

¡ Muévete !

domingo, 24 de abril de 2011

MULTITASK


Sin ninguna duda el nuevo desafío intelectual de los seres humanos de este siglo,
en este primer mundo, es la lucha por recuperar la atención.

A nuestra mente le encanta divagar, someterse a todas las distracciones posibles.
No pone límite a la información que intenta entrar en nuestro cerebro.
Y, lo que es peor, tampoco a las diferentes acciones que le llegan, de forma que
es capaz de estar escribiendo un mail mientras contesta al teléfono y atiende una
conversación familiar.
El estilo de vida multitarea nos ha robado el espacio a la reflexión.

Somos capaces de estar recibiendo una clase de matemáticas al tiempo que "twiteamos" con colegas y amigos, recibimos las news feed colgadas
en facebook y contestamos a un mail.

En la Universidad de Stanford, templo de la información y la tecnología,
se ha abierto una guerra contra la multitarea y la sobrecarga informativa.

El profesor de esta universidad, Clifford Nass y su equipo,
han demostrando que las personas multitarea son menos productivas.
Son personas más entrenadas a cambiar de foco rápidamente; pero cuando tienen
toda la información delante no saben separar ideas con rapidez, pierden memoria
y su cerebro se equivoca con más facilidad.

El profesor Nass lo ha demostrado con miles de estudiantes.
Tal es así que en la universidad de Stanford, entre las recomendaciones
que se dan a sus alumnos al empezar el curso, como hacer deporte, se recomienda
también no distraerse y no hacer varias cosas a la vez.
Evitar la multitarea.

Imágenes escaneadas del cerebro demuestran que al ser forzados a realizar
multitareas el procesamiento mental se traslada del hipocampo, zona responsable
de la memoria, al estriato, región que se ocupa de las tareas de rutina, perdiendo
impacto sobre lo que estamos realizando.

David Meyer, director del laboratorio de cognición de la
Universidad de Michigan ha llegado a escribir que el mundo está viviendo una
crisis de atención y que se transforma debido a una plaga, la multitarea,
que tiene el potencial de borrar el pensamiento productivo,
...según sus propias palabras escritas en The New York Times.

Meyer explica que el cerebro actual procesa la información bajo un modelo de canales
separados: auditivo, verbal y visual.
Y que cada uno sólo puede procesar una cantidad de información limitada.
Cuando se sobrecarga se vuelve ineficiente.
Pero también añade que es posible que nuevas evoluciones cerebrales
se acerquen al modelo de uso del pensamiento actual multitarea,
y que los nietos de nuestros nietos estén más capacitados para
el fenómeno de hiper-atención.

La atención es un recurso mental limitado,
ha dicho Mihaly Csikszentmihalyi, psicólogo y experto en pensamiento positivo.
Mihaly ha estudiado el fenómeno de la multitarea desde otra óptica.
Afirma que la multitarea paraliza, confunde, dispersa y crea ansiedad.

Así que voy a dejar de escribir este post al tiempo que acaricio a mi perrita,
veo el tenis en la tv y hablo con Sara.
Lo cambio por un baño caliente de espuma, con una copa de cava y leyendo
un capítulo de la novela que está estos días entre mis manos...
¿O esto también es multitarea?

viernes, 22 de abril de 2011

VIAJE AL FUTURO

Dibujo de Javier Gay

Mensaje en una botella para Anna y Sara

En el año 1865 Julio Verne escribió una novela llamada
De la Tierra a la Luna y cinco años más tarde escribiría Alrededor de la Luna.
En ambas novelas se planteaba por primera vez la posibilidad de
viajar al satélite terrestre.
Muchos contemporáneos de Verne leyeron apasionadamente las obras de Verne
y pensaron que se trataba de "algo imposible".

Se veía imposible en ese momento; todo lo que la novela contaba parecía
como algo que correspondía a la ficción, a lo irrealizable.
Un siglo después el hombre puso por primera vez su pie en la Luna.

¡ La ficción convertida en realidad !

Igual pasó con los dibujos e ideaciones de Leonardo Da Vinci, con el dibujo
de su helicóptero o de su escafandra marina. Ideas que se realizaron con éxito
años más tarde.

La historia de los grandes pensadores y también la historia cotidiana de nuestra
propia vida o de nuestros seres cercanos nos demuestra que lo imposible
se puede convertir en realizable. Esta es una gran lección !

Sólo depende de comprender y llevar a cabo estos dos secretos:

1) No dejar de soñar en lo que uno cree desde la aceptación de tu realidad .
Entendido esto, no dudes que ¡ Creer es Crear !

2) Pasa del sueño a la acción. Intentarlo. Permitirte el error. Luchar por ello. Insistir.

De esta forma lo que parece de entrada imposible se puede convertir en posible.
Sólo requería de tu esfuerzo y de tu convicción.
La fe es lo que genera entusiasmo para perseguir los sueños, te sostiene en el tiempo
y te hace convertir lo que parecía imposible en posible.

Recuerda esto:

Si no te arriesgas
y persigues lo que deseas que ocurra,
nunca ocurrirá.

Gabriele Muccino lo dejaba muy claro en su película
En busca de la felicidad.
Will Smith que representaba el personaje de padre;
en una de las escenas le dice a su hijo:

" No permitas que nadie diga que eres incapaz de hacer algo, ni siquiera a mi.
Si tienes un sueño debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo, ...y punto.
¿Sabes? La gente que no logra conseguir sus sueños suele decirle a los demás
que tampoco cumplirán los suyos".

Puedes verlo en : clu.es/6t0

Jamás dejes que te chupen los sueños los saboteadores
vampiros chupa-sueños
que te rodeen

Si soñáis y trabajáis lo imposible descubriréis que un día dejará de serlo.


miércoles, 20 de abril de 2011

...UN TIEMPO


Hay un momento para todo y un tiempo para cada cosa bajo el sol:
un tiempo para nacer y un tiempo para morir,
un tiempo para plantar y un tiempo para arrancar lo plantado,
un tiempo para matar y un tiempo para curar,
un tiempo para demoler y un tiempo para edificar,
un tiempo para llorar y un tiempo para reír,
un tiempo para lamentarse y un tiempo para bailar,
un tiempo para arrojar piedras y un tiempo para recogerlas,
un tiempo para abrazarse y un tiempo para separarse,
un tiempo para buscar y un tiempo para perder,
un tiempo para guardar y un tiempo para tirar,
un tiempo para rasgar y un tiempo para coser,
un tiempo para callar y un tiempo para gritar,
un tiempo para amar y un tiempo para odiar,
un tiempo de guerra y un tiempo de paz.

Eclesiastés, 3, 1-8


Y así es la vida: ir consumiendo el tiempo.
¡Usarlo!
Y decidir en qué consumirlo.

Hay un tiempo para todo, como rezaba Eclesiastés,
pero la diferencia radicará en

la actitud
con la que vivamos
cada momento

porque esto determinará nuestro bienestar y la felicidad con lo vivido.

Ante cualquier momento vivido siempre podremos elegir entre optar por

LA FUERZA
QUE NOS DA
LA ILUSIÓN

o la fragilidad que nos aporta la visión negativa de la realidad.

¡ He aquí el verdadero secreto !


domingo, 10 de abril de 2011

SAN FRANCISCO Y CON LLUVIA


¡Que mal invierno ha hecho este año!
¡Que calor tan horrible para ser los primeros días de primavera!
¡Que pereza, es lunes!
¡Que envidia, él sí que puede...!
¡Que horror, me toca ir de compras!
¿Joder, ...y hoy lloviendo!
¡Que ...!

Vivimos bajo la cultura de la queja

¿Cuántas quejas ocupan tus conversaciones cotidianas y tus pensamientos?
Seguro que muchas veces estás centrando tu actividad y decisiones en ellas.
Y, la mala noticia, es que es imposible que una sociedad, organización
o individuo avancen así...

Os recomiendo que pongamos un ojo en esto.
Llevemos conciencia a nuestros pensamientos para huir de la queja.

Lo que pensamos tiene una fuerza motriz
que determina el hecho que va a suceder

Al pensar en algo, empezamos a observarlo desde ese punto de vista,
y es desde ese locus desde donde creamos el futuro.
Si nos centramos en la queja con exceso, en abuso,
creamos una sociedad en estado de victimismo,
en situación de espera, y por lo tanto paralizada por ese
"esperaremos a que cambien los tiempos”.
Desde la queja es fácil postergar, dejar para mañana.
Desde ahí no es fácil salir de una crisis.
Más bien se mantiene, se amplifica, y , lo peor, se deja para que todo
sea resulto por otros.

Es fácil, y estamos educados para caer en ello, centrar nuestra atención
en lo que nos gustaría que ocurriera
aunque nosotros no tengamos ningún “poder”
para que eso ocurra o para cambiar lo que nos nos satisface.

Cuando la lluvia nos viene mal,
(como ha pasado en estos días en San Francisco)
nos encantaría que dejase de hacerlo.

“ Que pena, no llueve nunca en San Francisco
y me ha tocado toda el agua esta semana ...”

Podemos en ese momento pasar todo el tiempo bajo el impulso de la queja,
diciendo lo que debería ser porque así nos gustaría y no está sucediendo
o elegir una segunda opción, en mi opinión mucho más productiva y válida.
Esta segunda forma de enfocar la situación consiste en si nos descubrimos bajo
el estado de queja, hacernos la siguiente pregunta:

¿Qué SI puedo hacer
desde la situación
que no puedo cambiar?

Esta otra forma de enfocar el momento que estás viviendo
y sobre el que no puedes intervenir.
Esta pregunta interior es mucho más efectiva y te hace sentirte mejor.
Te alejará de la queja improductiva y generadora de victimismo.

Los que se quejan en abuso gastan una energía en la queja que no les deja actuar, hacer, moverse...
Y no están preparados para la aceptación, por lo que sufren más.
No te resignes, es decir, acepta y sal de la excusa para empezar a cambiar algo.

O dicho de otra forma:

si no hay luz,
puedes esperar a que venga de nuevo,
o encender tú la velas.
¿Qué eliges?

A veces encontramos mil excusas o quejas para no hacer algo,
cuando sólo necesitaríamos una para hacerlo.

¡ ENCONTREMOSLA !

Me cuentan que en el año 2006, Will Bowen propuso al mundo el llamado
reto de las 21 días,
con el propósito de ayudar a eliminar cualquier rastro de queja y lamentos
y sus nocivas consecuencias en las personas.

El reto consistía en que te colgaras una pulsera morada, podía valer un fino hilo,
y que lo mantuvieras durante 21 días sin emitir ningún tipo de queja.

Olvidando los ...
“ nada me sale bien ”
“ esto no es para mí ”
“ me van a echar del trabajo ”
“...”

Pensó en 21 días porque los científicos dicen que necesitamos
21 días para crear un hábito.
Si durante ese periodo emites alguna queja debes cambiarte la pulsera de muñeca
y volver a empezar.
La mayoría de los que participaron lo consiguieron, pero les llevo unos cinco
meses de media.
La idea de Bowen se propagó rápidamente por todo el mundo.
Ha salido en numerosos programas de tv y prensa.

La propuesta de este reto es simple:

¡ ABANDONA LA QUEJA !
y te llenarás de gratitud

Mantén una observación sobre tus pensamientos y cuando te descubras quejándote
expresa un agradecimiento a tu vida, a tu salud, a tu trabajo, a tus conocidos, ...

Cambia queja por propuesta.
Si algo no te gusta, cámbialo.
Si no puedes cambiarlo, cambia tu actitud en como lo recibes.

Cambia la forma
de ver las cosas
y las cosas
cambiarán de forma


sábado, 9 de abril de 2011

ASÍ LO DIJO NERUDA





“Si nada nos salva
de la muerte,
al menos el amor
que nos salve
de la vida

Neruda




Que no se os olvide regalar mucho amor y pasión


domingo, 3 de abril de 2011

FELIZÓMETRO


¿Qué pasaría si por una semana,
por ejemplo la que está a punto de empezar,
estuviésemos atentos, de forma consciente,
a realizar unos pequeños cambios
en cada uno de nosotros?

SUGERENCIAS PARA EL CAMBIO:

MIEDO x AMOR

PREOCUPACIÓN x ASOMBRO

RESIGNACIÓN x ACEPTACIÓN

DECEPCIÓN x DISTANCIA

ENOJO x COMPROMISO

REACCIÓN x RESPUESTA

ADICCIÓN x PREFERENCIA

JUICIO x OBSERVACIÓN

PENSAMIENTO ANTICIPADO x PRESENCIA EN EL AHORA

CONFUSIÓN x PAZ


Sin ninguna duda aumentará el nivel interior de tu

" FELIZÓMETRO "

VIVEN MÁS!

Gracias a Eva Castro por contarme la historia

Esta semana he descubierto que los perros, como seguramente ocurre con otras mascotas,
viven más que nosotros.
Quizás no en años, pero si en la forma de vivir su vida.

Un veterinario contaba que había sido llamado por una familia para que visitara a su perrito
porque estaba muy malito. Tenía cáncer en estado terminal.
Este perro estaba muy unido al pequeño de la casa, lo cual hacía más dolorosa para todos
su posible pérdida en un tiempo corto.

El veterinario, para evitar ver sufrir al pobre animal,
sugirió un procedimiento de eutanasia
en la propia casa donde siempre había vivido el compañero fiel.

La familia lo aceptó y la mamá comentó que sería una buena lección si el pequeño
era capaz de observar el procedimiento y aprender de la experiencia que iban a vivir juntos.
Aprender lo importante que es saber desprenderse aunque sea amado
y a aceptar la realidad, aunque sea en casos de mucha tristeza y dolor.

La familia rodeó a Belker, así se llamaba, en sus últimos momentos.
Era una más de ellos. El pequeño no dejaba de acariciarle y darle besitos mientras alguna
lágrima se derramaba por su mejilla.

El veterinario, que se preguntaba si el pequeño de la familia sabría lo que estaba pasando,
procedió a inyectar el líquido de aquella jeringuilla con un nudo en la garganta.

Belker se durmió placidamente para no despertar nunca más...

El pequeño niño, al que se le veía muy triste, pareció aceptar bien aquella transición
sin dificultad ni confundido.

Por la noche, los padres, todavía con lágrimas en los ojos, empezaron a lamentarse
del por qué los perritos tenían una vida tan corta.
"¿Por qué vivirán tan pocos años?" decía el padre.
Y la madre argumentaba: “Sería genial que viviesen tanto tiempo como los humanos”.

El pequeño que estaba escuchando la conversación dijo:
“Mamá, yo sé por qué duran menos tiempo que las personas”.

Y añadió:

“La gente viene al mundo para aprender cómo querer a los demás, ¿verdad?
Pues bueno, como los perros ya lo saben no tienen porque quedarse tanto tiempo con nosotros.
Ellos son maestros nuestros.
Nos enseñan lo importante y nos dicen adiós.

Nos enseñan que si llegamos a casa nos vendrán a saludar dejando cualquier otra cosa.
No pierden nunca una oportunidad de pasear con las personas que más quieren.
Les gusta el viento fresco en sus caras; ¿recuerdas como Belker sacaba la cabeza
por la ventanilla del coche?.
Y duermen cuando están cansados, no esperan. Allí donde les pille.
Se estiran antes de levantarse. Juegan a diario.
¿Mamá, cuánto tiempo hace que tu no juegas?
Se recuestan sobre la espalda de las personas que quieren.
Y cuando están felices bailan a su alrededor y saltan de alegría.
Y, además, cuando quieren algo, aunque esté enterrado escarban hasta conseguirlo”.


NO hay que
TEMER a la MUERTE
sino
a NO VIVIR
la VIDA