jueves, 16 de agosto de 2012

HACER

"Nuestra vida es lo que hacemos de ella"
Gandhi

La vida se vive, no se enseña.
La vida no está para ser pensada, está para ser vivida.
La vida está en la acción; en lo que hacemos como ya nos decía Gandhi.
O eso creo yo...


Jiddu Krishnamurti, escritor y pensador de origen indio, estadounidense de adopción,
escritor de "La libertad primera", decía:

"uno puede hablar interminablemente,
amontonando palabras, unas sobre otras,
llegando a varias conclusiones,
pero si de toda esta confusión verbal
resulta una ACCIÓN clara,
esta valdrá por diez mil palabras"

Me gusta contarlo así:

Un hombre escondía un tesoro en un cofre dentro de un gran armario en su casa.
Cada noche lo sacaba del armario y miraba las monedas y tesoros que el cofre contenía.
Luego, pasado unos minutos de contemplación y satisfacción,
lo volvía a encerrar en su armario hasta el día siguiente.

Con todo ese dinero y tesoros que guardaba no invertía en conseguir sus sueños,
ni siquiera en ayudar a otros a conseguirlos.
Sólo le servía para su contemplación. Más que tener, retenía.

Una noche se encontró que el cofre que guardaba había desaparecido del armario.
Se llevó las manos a la cabeza, no podía comprender que alguien se lo hubiese robado.
Se desesperó, lloró hasta quedar sin lágrimas y se quejó.
No dejó de quejarse. De maldecir, de reprochar, ...

Al día siguiente fue a contarlo a su abuelita, una señora sabia de 102 años,
que vivía cerca de su casa.
Una vez relatado los hechos con todo tipo de insultos, su abuelita le dijo:

"Después de todo, no has perdido nada.
Puedes seguir haciendo lo mismo que hacías hasta ayer.
Puedes volver a comprar en el mercado un cofre como el que guardaba el tesoro
que creías tener. Por la noche, puedes sacarlo del armario y mirarlo.
Imaginar que ahí está tu tesoro. Y luego volverlo a guardar.
A la mañana siguiente nada cambiará.
Tu vida seguirá siendo la misma de siempre".

De qué nos sirve mirar la vida, si no es para ser usada.
Si no es para arriesgarnos. Para decidir y hacer. Para ser vivida.
La vida no se contempla. Se vive en el aquí y ahora.

El deseo es necesario para perseguir el mapa de nuestro tesoro.
Los conocimientos y experiencias también porque son el cofre que contiene el tesoro.
Y las monedas y joyas, el tesoro en sí, es la sabiduría de la que disponemos.
Pero, ¿de qué nos sirve el deseo, el conocimiento y la sabiduría
si no pasamos a la acción con todo ello?
Si sólo lo usamos para contemplarlo, o lo que es peor, sólo para contarlo a los demás.

Hermann Hess lo decía de una forma tan sencilla:

"La verdad se vive,
no se enseña"

El pensamiento llevado a la acción, ese sí es "El Secreto".

Recuerda que si tu vida es un paraíso, tu eres uno de sus creadores.
Pero si es un infierno, también tu eres uno de sus creadores.

Sueña y ve a por tus sueños;
decide cómo te vas a movilizar y qué hacer con lo que la vida te muestra;
haz uso de la energía necesaria para que las cosas sucedan;
usa la voluntad más poderosa que te conecta con el "hacer"
a través de la perseverancia, del esfuerzo mantenido en el tiempo.
Y agradece todo lo que te vaya sucediendo.

Esto es vivir:
elegir y hacer

Había una piedra en el camino y...
el distraído tropezó con ella,
el violento la utilizó como proyectil,
el emprendedor construyo con ella,
el paseante, ya cansado, se sentó en ella,
el poeta, la poetizó,
David, con ella, mató a Goliat,
y Miguel Ángel le sacó la más bella escultura.

En todos los casos, la diferencia no estuvo en la piedra
sino en lo que cada uno hizo con ella.
Nosotros decidimos cómo usarla.
Al igual con la vida, ...

nosotros decidimos
cómo vivirla


No hay comentarios: