lunes, 1 de abril de 2013

#Laridículaideadenovolveraverte, basado en el libro de Rosa Montero


Portada del libro: "La ridícula idea de no volver a verte"
Rosa Montero


"Lo he soñado mil veces y lo he vuelto a soñar,
que no estabas aquí y que no estarías ya nunca. 
...
Qué distinta la casa, qué distinta la vida,
qué distinta la gente, qué distinta tu risa,
qué distintos el tiempo y el viento".

Así empieza una de sus canciones Olga Román.

Que distinto cuando ya no estás.
Que distinto cuando la vida compartida es vida sólo en el recuerdo.
Que distinto cuando ya no hay futuro para compartir.


Y así empiezo este post porque quiero escribir y recomendar el último libro que acabo de leer,
el de Rosa Montero,

LA RIDÍCULA IDEA DE NO VOLVER A VERTE

Extraordinario!!! No puedes dejar de leerlo.
Es un libro sobre la vida. Sobre el dolor. Sobre la risa. Sobre el perdón. Sobre la aceptación. Sobre la acción, ...

Apoyada en el diario de Marie Curie que escribió tras la muerte de su marido, Pierre Curie,
Rosa escribe sobre su visión personal de la vida de Marie Curie,
sobre cómo se vive el duelo de un no poder volver a verte más, 
sobre sus propias experiencias tras la muerte de su pareja Pablo.

En mi opinión, por encima de ser un libro que nos ayuda a entender las etapas de un duelo, de una pérdida para siempre,
es una novela sobre muchos aprendizajes de lo cotidiano, con un mensaje fundamental
orientado a entender que debemos de sacar partido al máximo de cada instante, de cada momento compartido,
de aprovechar la vida y vivirla, no sólo pensarla, de entender la muerte también como parte de la vida,
y de no perderte lo que
hoy y ahora te toca vivir

Con el permiso de Rosa, me gustaría dejar en este post algunas ideas o reflexiones que se recogen en su libro
y que a mi me han llenado y me han hecho parar, pensar, traer a mi vida y empezar a andar en una dirección nueva.

Algunas de estas ideas, sobre las que no profundizaré porque sólo pretendo recomendar el libro de Rosa, son:

EL VERDADERO DOLOR ES INDECIBLE

Claro, ... que razón !
No puede decirse, sino no es tan doloroso.
Si puedes hablar de lo que te duele es porque no es tan importante.
Rosa lo explica bien, nos hace ver que cuando el dolor, ese de verdad, te llega, lo primero que pierdes es la "palabra".

SIEMPRE, NUNCA

Son palabras que no se comprenden bien porque estamos atrapados en nuestro tiempo.
Muchas veces sin ser conscientes de ello.
Pensamos que vamos a vivir eternamente, que las cosas son eternas que no se acaban,
que saldremos vivos de esta vida, y no nos damos cuenta que no es así.
Normalmente no vivimos el momento tal cómo deberíamos.
¿Creemos en la eternidad?

Rosa nos dice que es una de las primeras cosas que nos golpea en un duelo: la incapacidad de pensar
y admitir que ya no vamos a volver a ver a esa otra persona.
Nos dice que el cerebro no puede comprender que haya desaparecido para siempre.
¿Qué es siempre?
Nos da el título de su novela con esta reflexión:
No verle nunca más es una idea ridícula.

¿FRIKIS, RAROS?

Al hablarnos Rosa de la historia de Pierre y Marie Curie, nos hace una descripción de las personas
extravagantes, monstruos les llama ella en un capítulo de su libro.
Como ocurría en la misma época con Einstein o con Rutherford, tip@s #RAROS
Muchos con el Premio Nobel, en el caso de Marie Curie en dos ocasiones, bajo su brazo.

Rosa en su libro, y me uno sin dudarlo a esta idea, alaba a los tipos raros, a esas personas diferentes.
Como dice, suelen ser las personas que más interesan.
Las que tiene algo que decir. Que aportar.
La normalidad no viene de lo normal, como sinónimo de lo común, sino de la norma,
como lo que todos debemos hacer según nos han enseñado, sin salirnos del anden.

Hace meses ya leía en un artículo de una revista de pseudo-ciencias algo sobre un gen
que está presente en las personas más creativas.
Se trata del "Neuregulin 1"
Curiosamente Rosa lo comenta en esta novela.
No lo destripo, ...lo dejo para que lo leáis en su libro.
Ahora bien, parece ser que este gen, sobre todo el número de copias de las que disponemos de él,
tiene una relación directa con la capacidad de ser más o menos creativos.


EL CREDO DEL DESINTERÉS

Lo practicaba Marie Curie. Y llamaba así al hecho de plantearse altos objetivos
y trabajar para lograrlos, sin prestar atención a las distracciones mundanas.
Una fantástica forma de recomendar poner atención en lo que estás haciendo.
De trabajar con ATENCIÓN PLENA.
De vivir en el AQUÍ y AHORA con aquello que te interesa y que forma parte de tu meta.
Que sentido de FLUIR con lo que haces.

De este capítulo me quedo con esta frase que había escrito de Pierre Curie:

"Hay que convertir la vida en un sueño
y volver realidad los sueños"


LA MUERTE JUEGA AL ESCONDITE INGLÉS

No, no voy a contar aquí por qué...
Eso te tocará leerlo en el libro de Rosa.
No dejes de leerlo y, una vez más, entenderás de forma metafórica que al final ella siempre gana.
Y sin posibilidad de volver atrás.
Y si es así, como todos sabemos aunque a veces parecería que no somos conscientes,
¿Qué te vas a perder entonces?
¿Qué vas a dejar de perdonar?
¿Qué vas a dejar de vivir?
¿Qué vas a perderte por no decírselo?
¿Qué quieres dejar de compartir?
¿Qué ...?

Rosa en su libro nos deja una fantástica frase de Iona Heath:

" Morir es parte de la vida, 
no de la muerte:
hay que vivir la muerte"



Este precioso libro que nos ha regalado Rosa Montero no es un libro sobre la muerte,

ES UN LIBRO SOBRE LA VIDA


Como dice Marie Curie en su diario:

DEBEMOS GANARNOS LA VIDA

Y Rosa lo añade así:

LA VIDA MANCHA

Para terminar el libro nos deja la última, pero en mi opinión, más grande lección para
sentirnos vivos: no perder de vista lo cotidiano, 
esos momentos que parecen ligeros, sin mucha importancia,
pero que son los que hacen que estemos vivos.
Entender que los grandes hechos de tu vida serán esas pequeñas cosas,
como puede ser una mirada al mar en una mañana, como hoy, de primavera.
GRACIAS ROSA POR TAN FANTÁSTICO LIBRO...

#Laridículaideadenovolveraverte



1 comentario:

jose manuel cruz navarro dijo...

Gracias Fernando. Lo voy a leer, pues mi dolor tengo que verlo,escrito por otra persona. Un abrazo. Jose Manuel Cruz