lunes, 25 de febrero de 2013

4 HÁBITOS QUE TE HACEN SENTIR VIVO



Creo, reconozco que es una creencia mía, que cualquier persona puede alcanzar
la alegría de estar vivo.

Y que si no disfrutas con nada, te volverás desagradable.
Sí, lo sé ...la vida está llena de altibajos y de adversidades; pero eso es estar vivo.
Y también está llena de pequeños momentos que se hacen grandes si nosotros les damos el permiso.
Eso es estar vivo.

El arte de vivir consiste en saber disfrutar de lo bueno que nos llega y también de atender sabiamente, cuidándonos,
lo que nos perjudica, en saber recibir lo nuevo y en saber despedir lo que ya no es válido,
en vivir cuando llega la crisis y en disfrutar el regalo del momento alegre, en sorprenderse y en decidir, ...

Que importante poner foco en lo más cotidiano para sentirnos vivos.
En lo pequeño.
En los momentos.
En el instante.
En mi opinión, de eso está hecha la vida, de instantes.

Te hago una propuesta:

¿Y si viviéramos 
en un proceso 
de aprendizaje continuo?



Hoy quiero compartir   4 hábitos   que nos ayudan a sentirnos vivos


MOVIMIENTO y QUIETUD

Movimiento es vida.
Descanso también lo es.
En gran medida la calidad de nuestra vida depende de conseguir un buen equilibro entre reposo y movimiento.
Sentir que algo tienes que hacer, querer hacerlo, ponerlo bajo tu voluntad, eso es moverse.
Elegir ir.
Movimiento es deporte, es paseo, es ejercitar, es ejecutar, es pasar a la acción.
El movimiento es una experiencia corporal. Y la movilidad corporal tiene que ver con la movilidad interior.
Moverse desde afuera para moverse desde adentro.

He tomado tantas decisiones caminando. ¿Y tú?
En ese momento vienen a la mente los mejores pensamientos. O simplemente ninguno.

Y de la misma forma defiendo el reposo, la quietud.
Saber pararse. Sentirse recogido en uno mismo.
La quietud es la calma profunda elegida conscientemente.
Es el silencio necesario.
El liberarte de la mente.
Es el momento transpersonal por excelencia, porque en ese momento hay ausencia del “yo”,
y  del  “esto”, y  del “aquello”, ...

La quietud purifica la inteligencia. Te devuelve el orden. Te aleja del control innecesario.
Proporciona paz, integración, plenitud.


GRATITUD

No practicamos suficientemente la gratitud.
La gratitud es una virtud que nos ayuda a comprender interiormente y exteriormente los regalos que la vida nos trae.
Se muestra en dos vertientes sumadas entre sí: reconocimiento y apreciación.
¿Das gracias por estar vivo?
¿Das gracias por esa mirada que hoy te ha regalado?
¿Das gracias por sentir su mano sobre la tuya?
¿Das gracias por ...?

La gratitud no es una emoción. Es una forma de sentir e interpretar lo bueno que la vida nos trae.
Expresar gratitud tiene grandes beneficios: relaciones más satisfactorias, aumento de la felicidad, mejora la autoestima,
incrementa el comportamiento ético, ayuda a reducir el estrés, genera admiración, a asumir las adversidades, ...

Propónte prestar más atención a la gratitud. Agradece !
Agradecer y halagar no es lo mismo. Me quedo con la gratitud, es más saludable, no necesita del ego.

Soy de los que opinan que estar agradecido es el verdadero secreto para ser feliz.


DISFRUTAR 
LOS PLACERES ELEMENTALES

Por ejemplo de comer.
O de bailar. O de cantar. O de escuchar música. O...
(Añade, añade lo tuyo, es ahora el momento para que pongas aquí eso que te hace tanto bien)

Que bueno disfrutar conscientemente de estos placeres, que normalmente llamamos pequeños y son, sin embargo, tan grandes.
Me da igual que se trate de comer un perrito caliente o de asistir a una estupenda comida en un gran restaurante,
de esa copa de vino compartida en casa a la cerveza del domingo con amigos,
del paseo frente al mar o de una buena música.

Sólo un detalle:  ¡ HAZLO CON ATENCIÓN !
Es decir, si bebes una copa de vino, pon intención en ello.
Al poner intención en ello estarás viviéndolo conscientemente, disfrutándolo, obteniendo el placer de ese momento.
No te lo pierdas !!!

Los placeres elementales de la vida son las experiencias más deliciosas por las que estar vivo.
Y todavía cogen más intensidad si los compartimos con otros.
Los placeres compartidos son placeres potenciados.

Cocinar significa planear, preparar, invertir tiempo, compartir, ...
Cantar significa expresar, amar, coger ritmo, fortalecer los órganos corporales, acompasar, ...
Bailar es deshinibición, relajación, ejercicio, medicinal, ...
Placeres para estar vivo. Disfrute de la vida.


REÍR Y LLORAR

Reír y llorar, ambos forman parte de la vida, en toda su intensidad.
El llanto también.
Reír y llorar nos desbloquea, nos libera, nos aleja de imaginar pensamientos trillados.

El Talmud Babilónico dice:

“Las personas deben dar las gracias a Dios por las cosas buenas que les suceden;
y por las malas también”

Que razón !

Tanto reír como llorar es algo activo, espontáneo, franco, liberador, dan impulso, muestran lo vulnerable, ...
Ambas liberan tensión.

No las escondas, muéstrate con ambas.
Rie y Llora siempre que te sea posible.
Ambas se mueven en la expresión externa.
El que ríe o llora no se oculta. No se esconde, se muestra.

Llorar y reír son dos expresiones que se entienden de la misma forma entre todos los idiomas del mundo.
Reír y llorar no tiene barreras, vive igual en todo tipo de personas, entre sordos, ciegos, mudos, con daños cerebrales, ...

Reír es sano.
Llorar es sano.
Ambas son terapéuticas.


Ya sabes, cuando te levantes por la mañana no dejes de decir

¡ HURRA, ESTOY AQUÍ !




sábado, 16 de febrero de 2013

CUERPO y MENTE



"El cuerpo y la mente son mellizos, 
y sólo Dios sabe cuál es cuál"

Del libro "DOS PALABRAS"
A. Charles Swinburne


Lo único que poseemos los seres humanos con un cierto grado de certeza es nuestro cuerpo,
y sólo durante un tiempo limitado.
La conciencia de nuestro cuerpo nos produce sentimientos de satisfacción con nosotros mismos.
Los niños con pocos días de vida, ya curiosos, se fijan conscientemente en su cuerpo. 
Y en un par de semanas se reconfortan a sí mismos chupándose el dedo.
Vivimos en nuestro cuerpo. 

Somos cuerpo

El sentirnos conectados a nuestro cuerpo nos da la capacidad de dirigir nuestros movimientos y tareas,
lo cual genera identidad individual, nos hace únicos en este universo de la vida.
Por ello el ser humano desde la antigüedad ha diseñado modos de hacer que su cuerpo se exprese.
El más común y antiguo es la danza. 

Un principio fundamental de la fisiología animal es que un órgano que no se mueve se atrofia.
En realidad dice que un órgano que no se usa se deteriora. 
El cuerpo, como conjunto de órganos, si no "se usa" se atrofia.
Ponerlo en movimiento te hace sentir mejor, vivir mejor. Disfrutar de un estado de ánimo más positivo.
Nos protege de la ansiedad, de la tristeza, fortalece nuestro sistema inmunológico, nos revitaliza,
disminuye la tensión arterial y la emocional, previene la llegada de enfermedades, 
nos ayuda a dormir y descansar bien.
La consciencia al servicio de nuestro propio cuerpo y el poder de ponerlo en movimiento consciente
nos hace aumentar la ilusión, el entusiasmo, las ganas de estar vivos sacando partido a cada momento.
De hecho, todos los estudios demuestran que la actividad física aumenta la producción de serotonina,
la hormona llamada del bienestar, y produce un aumento de función cerebral intelectual.


Animar 
es poner en movimiento el ánima, 
es decir: la vida

Cuerpo y mente unidos.

Lewis Carroll, en su famoso libro de 1865, " Alicia en el País de las Maravillas "
nos hacía esta pregunta:

" ¿No será que la pimienta irrita a las personas, 
y que el vinagre las avinagra, 
y la manzanilla las amarga,
de la misma manera que el regaliz y el caramelo 
hacen dulces el carácter? "

Sabemos que lo que afuera ocurre influye en el interior.
Como un golpe de pimienta en nuestra nariz nos hará estornudar.
Esto se nos hace evidente desde recién nacidos.
Pero, ¿sabemos cómo lo que pasa "por dentro" influye en nuestro cuerpo?

En la naturaleza inanimada existe una ley física que nos dice que la falta de contenido no es posible en ningún caso,
se dice que no existe la vacuidad física.
Dicho de otra forma, en la naturaleza inanimada siempre se encuentra la forma de rellenar cualquier espacio con alguna materia, bien sea sólida, gaseosa o líquida.

¿Y los seres humanos, y la materia viva, tolera el vacío?
¿Aceptamos la vacuidad intelectual? ¿El vacío espiritual? 
Más bien nos sentimos con necesidad de explicaciones para todo. 
Ahí aparece la mente, con una necesidad imperiosa de "rellenar el vacío", 
de interpretar todo lo que le rodea, lo que le sucede.
Ahora bien, hoy sabemos que nuestro estilo de interpretar los sucesos que nos ocurren en cada momento,
nos afecta en nuestro estado físico, hacen mella en nuestro cuerpo.

Somos mente

Por ello, casi todas las personas buscan depositar fe en algo.
Dar así contenido a la mente.
Puede ser que lo busquemos en el reino de lo divino, religioso, o en lo más cotidiano y humano.
En una sintonía con la naturaleza o en una relación de paz con el interior.
Buscamos en esos espacios  las fuentes del consuelo, la explicación del todo, las herramientas para avanzar, 
el por qué de las desgracias, ...
Buscamos fuerzas en lo espiritual, en la conexión entre nuestro ser más íntimo, en el sentimiento 
sosegado de la paz interior, o en las fuerzas externas que nos ayudan a entender y dar sentido a la vida.

¿Y es que no es lo mismo? 
¿No viven de la mano el cuerpo, que representa a lo externo, a lo humano,
con el buen uso de la mente, que representa la conexión emocional íntima?
¿No es una única energía vital?
¿Separar o unir?

Si nos paramos a pensar el cómo pensamos, es decir si ponemos consciencia atenta, no nos resultará
fácil identificar las distorsiones negativas que nos producen en nuestra vida cotidiana
la percepción negativa del mundo que nos rodea. 
Y por el contrario, el bienestar que nos produce la percepción positiva de lo que nos acontece.

Mente y cuerpo unidos. Inseparables para todo.

Dicho muy sencillamente...

el cuerpo 
adquiere un ánimo diferente 
dependiendo de cómo pensamos

"Ánimo", palabra que se relaciona lingüísticamente con ánima, es decir con nuestra alma, con la vida.

De nuevo, cuerpo y mente unidos.

Sin ninguna duda, para entender bien este efecto relación cuerpo-mente sería muy recomendable leer a 
Martin Seligman, el padre de la psicología positiva.

Cuerpo y mente unidos para ayudarnos alcanzar la paz, a salir de la vida en conflicto, 
a aceptar lo inevitable:
que la vida es insegura, incierta
y que eso es precisamente 
lo que la hace tan especial

Además de hacernos estar agradecidos a 

NUESTRO CUERPO
NUESTRA MENTE
dos palabras que no se pueden
SEPARAR



domingo, 10 de febrero de 2013

HABLANDO DE AMOR



Empezaré este post con una afirmación:

SÓLO EL AMOR ÉXISTE

No es poesía. No hablo de romanticismo. Hablo de vida.
Fuera del amor, presumo, no hay vida. O, al menos, son momentos que no vale la pena ser vividos.

Al hablar de AMOR nos referimos a: confianza, desapego, amabilidad, respeto,
fe, entrega, ternura, generosidad, compasión, perdón, pasión, paciencia, entusiasmo, ...
Por favor, añade en esta lista todo aquello que desees.

El amor es la energía de la vida.
Energía para crear. Energía para relacionarnos..
Es la energía que más inteligencia nos proporciona.

En la otra cara de esta luna está el temor, el miedo tóxico.
En estos casos nos referimos a: tristeza, fobia, huida, ira, celos, codicia, culpa, dudas, angustia,
ansiedad, rencor, impaciencia, pánico, depresión, ...
Por favor, también ahora añade en esta lista todo aquello que desees.

Amor, una forma de entender la vida que predican todas las religiones, filosofías, tendencias culturales;
el centro de todo y, sin embargo, la presión de nuestro EGO nos lleva a luchar continuamente por la supervivencia, o lo que es lo mismo, por vivir con temor a todo.

Una lección fundamental:

Lo que provoca realmente un crecimiento interior 
en las personas es la capacidad de añadir AMOR 
en cada situación con la que nos vamos encontrando.

Es la mejor manera de añadir valor a la vida.

¿Has pensado qué te vas a llevar de tu paso por el Universo?
¿Una colección de libros?
¿La hipoteca de tu casa?
¿Una cuenta bancaria?

Sólo te llevarás y sólo quedará de ti el amor con el que hayas vivido.

Desea amor, da amor, ofrece amor, porque cuando lo haces ofreces paz.
Aquello que desees para ti en tu vida, primero ofrécelo y así ella te lo devolverá.

APRENDEMOS LO QUE ENSEÑAMOS
RECIBIMOS LO QUE DAMOS

Enseña amor y aprenderás amor.
Regala amor y recibirás amor.
Al expresar amor, creas las condiciones para recibirlo.
Despertar es volver al camino del amor

Lao-Tsé, hace más de 2000 años nos dijo:

"Cuanto más dejas a los demás, más te queda"

En el amor se confunden dos ideas que son generadoras de conflicto:

La primera es confundir amor con posesión.
Produce celos. Poseer no es amar es vivir con adicción.
Hace que el ego llame amor cuando quiere decir mío.
Pero como ya sabemos esto no es un caso de amor, sino de temor.
Nos hace sentir víctimas. Nos hace sufrir.
No es amor, es el egoismo disfrazado de falso amor.

La segunda es pensar que lo contrario del amor es el odio.
Y pensar que nos odian cuando no nos aman. No es correcto.
Lo contrario del amor es el miedo tóxico.
El odio es sólo una manifestación más del miedo. Pero no la única; unos celos patológicos
podrían causar mucho más daño que el propio odio.

Dos son las leyes del egoísmo:

1) Lo que se da, deja de pertenecerme. Si alguien gana, yo pierdo.
Hacemos descansar en los demás nuestras carencias.
Esto no es amor.

2) Obtener mucho a cambio de nada, o de muy poco. No es posible.
Es vivir bajo estado de imposibilidad.

Y estas dos nefastas leyes complican las relaciones inter-personales, de parejas, de amigos,
entre hermanos, ...

Piensa esto:

EL AMOR ES 
LA AUSENCIA TOTAL DE TEMOR

Y esto, aunque parezca muy sencillo, es la tarea más difícil en el vivir cotidiano.
La única elección por la que en cada momento pasas es decidir vivir ese instante desde el amor o desde el temor.
Perdona por esta simplificación, pero es muy liberadora.
Nace de lo más básico. Forma parte del mundo de la basicoterapia.

Es elegir cada día qué clase de día quieres vivir.
¿Luminoso y creativo, lleno de amor... o oscuro y gris, tupido de temor?

AMOR Y TEMOR 
SE EXCLUYEN

Lecciones para aprender:

Una mente temerosa ve temor en todas partes.
Una mente en conflicto crea conflictos donde pone su foco.

No te hagas un maestro del miedo.
Ama y extiende el amor.
Envuelve toda tu vida, tus pensamientos, como si de un regalo se tratara, con el envoltorio del amor.

Como decía la madre Teresa de Calcuta:  "No dejes de ver a Dios en cada ser humano".

Esta semana es San Valentín, celebraremos el amor... A por ello !!!!
Pero, si así lo decides, no olvides esto durante el resto de días del año:

EN LA ARITMETICA DEL AMOR:
CUANTO MÁS DAS
MÁS TIENES



domingo, 3 de febrero de 2013

VIAJE AL CENTRO DE LA MENTE


¿De quién depende tu vuelo?


Los sabios siempre nos han insistido, en cualquiera de sus culturas, en que es uno mismo
el que se hace el bien o el mal.
Lo cual no quiere decir que otras personas no nos puedan hacer daño, perjudicar o beneficiar.
Pero no hay duda de que el peor enemigo de una persona vive dentro de ella.

Todos debemos madurar lo suficiente para hacernos responsables de nuestros hechos,
de nuestras palabras, de nuestras acciones.
Para ello tenemos que asumirlas conscientemente, y dejar de buscar falaces justificaciones fuera
de nosotros, auto-engañarnos o generar pretextos.

Todos los seres humanos tenemos una mente que nos mueve.
A veces nos parece ajena, dócil, pero la realidad es que es la creadora de todo lo que nos sucede.
La mente es nuestra compañera durante toda la existencia.
Todo se experimenta, se siente, se vive desde la mente.
La experiencia corporal es un reflejo de lo que la mente recibe o manda.
Aunque es muy bueno conocer que manejando nuestro cuerpo adecuadamente, ella cambia, se adapta,
crece, se re-organiza, se dispone en una dirección o en la contraria.
La mente puede atar o liberar.
Puede ser generadora de pensamientos amorosos o cargarnos de odio. Construir o destruir.
Cuando la mente es luminosa nos ilumina e ilumina el mundo que nos rodea.
Cuando la mente vive en oscuridad nos oscurece y oscurece nuestro alrededor.

¿Cómo viajamos a nuestra mente?

Movilizar bien los recursos mentales es purificar las intenciones,
desde las intenciones mejorar el uso de nuestro lenguaje,
y desde ahí las actuaciones que llevamos a cabo.

Deberíamos limpiarla de tendencias destructivas y llenarla de tendencias creativas.
Pero, ¿cómo hacerlo?
No creo que existan recetas.
Pero sí formas sencillas de mejorar nuestros pensamientos y ponerlos en la dirección correcta.
De la mente nace el pensamiento que siempre, de forma sencilla, elige entre dos caminos:

el que conduce al paraíso interior,
el que vive en el amor.

y el que nos lleva al infierno interior,
y se alimenta de miedo y destrucción.


Existen tres ejercicios sencillos necesarios para mejorar

el viaje al centro 
de nuestra mente

 El primero consistiría en activar la mayor parte del tiempo posible en nosotros mismos la

ATENCIÓN CONSCIENTE

De forma sencilla, se trataría de poner atención en nuestros pensamientos, en nuestras palabras,
vigilarnos, mirarnos de dentro a fuera sobre todo lo que hacemos.
Al poner atención podemos evitar los comportamientos dañinos y auto-lesivos.
La ausencia de auto-vigilancia deja a neustra mente en manos de la interpretación primera,
con frecuencia falsa y cómoda.

Poner atención plena es vigilarse, es descubrirse a uno mismo, "pillarse" para traerse
a lo que más nos puede ayudar.
Nos proporciona capacidad de elección.
Elegir la actitud, es decir la disponibilidad mental que ponemos al servicio de los hechos que nos
suceden depende de nuestra capacidad de generar alternativas y después elegir la mejor en ese momento. Ella no nos dirige; elegimos nosotros el camino, la dirección.
Esta es la gran libertad de la mente humana, del ser humano.
¿Por qué nos cuesta tanto practicarla?

La atención consciente nos permite además generar sobre nosotros el mayor de los derechos:
LA PROPIA AUTO-REGULACIÓN.

Controlarse. Controlar el sentimiento que nace producto de nuestras reacciones emocionales y pensamientos.
No se trata de reprimirse. Sino de darse permiso consciente.
Se trata de no violentarse. De mejorarnos. De exigirnos lo que es exigible y no más de lo que podemos.
De compartir con los demás lo mejor de uno mismo. La mejor versión.
Liberarnos para siempre de las neurosis estúpidas. De las emociones negativas. De las actitudes insanas.

Nos ayuda a desplegar nuestra compasión. Y desde ahí alejar la ira.
Nos ayuda a huir de apego innecesario.
A practicar la verdad.
A entender el pasado.
A ejercitar la generosidad.
A vivir con ternura.
A relacionarnos desde el respeto. A comprender verdaderamente la interdependencia.

El segundo ejercicio recomendado es

EL ENTRENAMIENTO

Se trataría de vivir enseñando a la mente a ser conscientemente libre.
Requiere de esfuerzo. De perseverancia.
Entrenarla a que sea sosegada, plácida, pura, estable, resolutiva, clara, controlada, energética, pura,
alineada contigo mismo, accionable, disponible, ...

Entrenar nos permite evitar la postergación y la pereza.
Nos aleja del inmovilismo. Del vivir parados en lo que fue y ya no es.
Nos pone en movimiento. Moviliza nuestro talento.

Entrenar es ejercitar.
Entrenar es repetir una y otra vez.
Entrenar requiere de ejercicios.
Una forma de entrenar la mente es con el movimiento del cuerpo.
Poner tu propio cuerpo al servicio de la mente. Enseñar a la mente desde el cuerpo.
El cuerpo como el principal instrumento de la mente.
La corporeidad puede instrumentalizar la búsqueda de la mejor actitud, de la plenitud y armonía mental.

El trabajo consciente sobre el cuerpo es extraordinariamente efectivo, psicoterapéutico,
favorece la salud mental, la emocional, incrementa la vitalidad.
Nos ayuda a relacionarnos mejor con nuestro entorno.
Nos ayuda a liberar tensiones, angustias, estrés, apatía, abatimiento.

Haz deporte. Ve al gym.
Practica la meditación. El yoga.
Baila.
Practica la relajación conn cualquier tipo de técnicas.
Vive gestionando tu respiración conscientemente.
y ... ¡MUEVETE!

El tercero de los ejercicios que te quiero proponer es el de la

VISUALIZACIÓN

Visualizar es poner el fin en la mente.
Al traer lo deseado a la mente, el futuro al presente, algo hace que nuestro pensamiento y emociones
se concentren en la consecución de ello.
Visualizar es pre-diseñar una idea. Es dibujar una idea que estaban aletargada en la mente.

Al visualizar entramos en estados de repetición centrados en un único foco.
La visualización nos aleja del diálogo absurdo que nos despista, de la mente distraída,
de la hiper-imaginación innecesaria, de la interpretación representada por el pasado.
Con la visualización la atención se concentra en el deseo y se apaga el auto-discurso mental.

No se trata de no poner la imaginación al servicio de lo nuevo.
Sino de utilizarla adecuadamente porque está bajo nuestro propio control y así la utilizamos para el autodesarrollo.
Se trata de vivir mentalmente estados requeridos, buscados, emocionalmente constructivos.
Nos ayuda a relacionar y colocar la imaginación y la ilusión impulsadora de acción
en el camino elegido.

¿Por qué imaginar lo que no deseamos?
¿Por qué darle espacio a lo que nos es lesivo?
¿Por qué dejar a la mente que cree aquello que nos hace daño?

La visualización es el ejercicio que nos ayuda a corregir el camino equivocado por la mente.
Nos permite cambiar el foco.
Nos permite ver un fin diferente.
Se trata de técnicas pàra re-creear la mente a través de la re-creación imaginativa.
Es el primer nivel de la transformación: tener la idea deseada muy clara.


Un objetivo de este post:
conseguir el adiestramiento de los pensamientos hostiles.
Cambiarlos y acionarlos en otra dirección, en la deseada.

Madurar es aprender 
reflexionar  y elegir 
antes de actuar

De eso se trata.
Esto hace a la persona mucho más feliz. Más respsonsable. Más orientada.

Recuerda...


AL CUIDARTE A TI MISMO,
CUIDAS A LOS DEMÁS,
Y AL CUIDAR A LOS DEMÁS,
TE CUIDAS A TI MISMO