martes, 31 de diciembre de 2013

¡ GRACIAS 2013 ! ¡ BIENVENIDO 2014 !





Pasear junto al mar Mediterráneo, 
meter los pies en el agua, 
ver la luz del sol en el horizonte, 
sentir la arena de la playa.
Coger su mano balanceada por el movimiento,
sentir su mirada atenta, 
lanzar un beso al aire,
escuchar su voz.


Tras un paseo junto al mar, escucho el piano de W. Mertens mientras escribo este último post del año 2013.
Un post para el agradecimiento.

Para dar las gracias.
Gracias a los más de 250.000 nuevos visitantes que este blog ha tenido en este año.
Gracias a todos los que me habéis visitado aquí, más de 1 millón de visitas.

Y dar las gracias a la vida por lo que este año que ya acaba me ha dado.

Lo decía la vieja canción:

"Gracias a la vida
que me ha dado tanto"

Pues sí,… ¡gracias a la vida!

Se trata de aprender a valorar lo que somos, lo que tenemos, lo cotidiano.
De aprender a apreciar lo que nos rodea.
De aprender a vivir agradecidos, de poner más foco en los detalles, aparentemente minúsculos,
rutinarios, pero llenos de vida.
Ahí, en esos instantes, es donde el ser es más feliz.
Ahí es donde la vida se manifiesta.
Ahí está la verdadera riqueza.

La vida reside en los momentos donde nos descubrimos alegres, risueños, con los ojos luminosos.
Y en los momentos en los que las lágrimas se deslizan por la mejilla.
Habita los instantes en los que disfrutamos con la lectura de un poema,
y escuchando una canción que atrae toda nuestra atención.
Vive en el segundo en el que estamos a punto de dormir,
y en las horas que pasamos paseando por la ciudad.

La vida se siente en lo pequeño, en lo simple,
en el calor de una taza de té,
en el cuerpo de la persona que amas,
en la mirada a tu perrita mientras duerme sobre su cojín,
en el disfrute de un parchís compartido.

Ya lo sabemos, no todo lo que nos sucede lo podemos controlar.
No siempre podremos vivir sin dolor. Forma parte de lo vivo.
La vida no es control. No es segura. No es cómoda.
La vida es incierta.
Pero eso es lo que la hace maravillosa.

Ya lo sabes, no es tan importante lo que te está pasando, lo que te va a suceder,
como el hecho de cómo te lo estás tomando, de cómo lo estás interpretando, de la actitud con la que lo estás viviendo.
El secreto está en tu disposición ante todo lo que te ocurre.

Mi deseo para este próximo año 2014 para ti
es que lo llenes de pequeños momentos,
de instantes de vida,
todos ellos vividos con mucho amor, mucha pasión, mucha atención y mucho agradecimiento.
Si esto lo practicas vivirás muy feliz.



Javier Mariscal

FELIZ 2014 !!!



domingo, 29 de diciembre de 2013

Una sola razón para ser egoísta



"El egoísmo es la esencia de un alma noble"
(Nietzsche)

Si eres infeliz no podrás hacer a los demás felices. Contaminarás sus vidas con desdichas.
Si vives en la oscuridad, no podrás ayudar a otros a ver la luz. Ensombrecerás a los que te acompañen.
Si apestas emocionalmente, no podrás compartir alegrías y esperanza.

Si estás enfadado, compartes enfado.
Si eres ambicioso, compartes ambición.
Si eres rico en ideas, compartes ideas.
Si eres amoroso, compartes amor y amistad.

Este es el principio fundamental del egoísmo positivo:

ENTREGAS 
LO QUE 
ERES


Sólo puedes compartir lo que vive dentro de ti. Lo que tú eres. Lo que tu tienes.
Es básico, no se puede dar lo que no se posee.
Se puede hablar de lo que no se es. Se puede hablar de lo que no se hace.
Pero no se puede compartir lo que "uno" mismo no es.
No se puede dar lo que en ti no habita.

Por lo tanto, primero


AYÚDATE A TI MISMO

Es decir, sé egoísta.
Si entiendes bien el egoísmo, sabrás que de él surge el altruismo.

Cuando alcanzas egoístamente tu mejora interior, el resto es sencillo.
Aparece la compasión, el servicio a los demás, la capacidad de enseñar y compartir, el verdadero amor.
Y es entonces cuando el "ego" se esconde.

Si tienes interés en salvar a otros, en ayudar a los demás, en transmitir aprendizajes,
empieza por salvarte a ti mismo, en revisar tu esencia.

El día que descubrimos que "el secreto" de la vida no está afuera, todo cambia.
Está en el interior de cada uno de nosotros.
El comportamiento humano nace del interior de cada persona.
Si me permites la licencia lingüística, te diré que la vida no es extrovertida. Vives dentro de ti.

El mundo se puede ver como un lugar habitado de tristeza e infelicidad.
O como un espacio en tu tiempo lleno de alegría y de milagros.
El día se puede ver como gris y nublado, mas allá de como esté el estado meteorológico.
O puede ser visto como azul y limpio.
Este segundo para ti puede ser el único, al que dedicas todo tu ser.
O puede ser un instante más que pasa sin "pena ni gloria". Sin dedicarte a él.
Tú eliges en todos los casos. Eliges desde tu interior. Desde tu ser.

Sé egoista, elige la luz, la claridad, el milagro, la alegría, la risa, el amor, …
O sé egoísta, y si así lo quieres, elige la tristeza, lo gris, lo obscuro, el abismo, …
Pero elige tú.
Ser egoísta es permitirte elegir tu estado de ánimo.
No, no viene de afuera. Está en ti. Nace en ti.

Si lo que te rodea está triste, sentir su tristeza no significa que tu te pongas triste.
Sentir su tristeza significa que comprendes el estado de otro/os o que ayudas a buscar el origen de la misma.
Pero estar triste o no, es una elección.
La decisión es tuya.

Sé egoísta 
ELIGE




domingo, 22 de diciembre de 2013

Tiempo de NAVIDAD




Comienza la Navidad.
Es tiempo de Adviento. 
Adviento cuyo origen lo tiene en “Adventus”, que significa “la venida”, 
y también la llegada de "lo nuevo".
Tiempo de preparación espiritual. De esperanza. 
Tiempo para la reflexión, para la recuperación, para la reparación, para el descanso.
Tiempo de Natividad. De avance. De romper con lo viejo.
Días en los que llega “El Redentor”, ...redentor que habita en cada uno de nosotros.
Es tiempo de amor, de liturgia, de vida compartida, de re-nacer, de paz, de fe, de epifanía 
de reír, de traer al hoy viejos sueños, de despertarlos, ...
Es tiempo de re-encuentro, para disfrutar en el presente desde el recuerdo pasado y con mirada al futuro.
Y tiempo para que bailen juntas la alegría y la tristeza.

Es tiempo de 

FELIZ NAVIDAD !!!

...ES LO QUE YO DESEO 
A CORAZÓN ABIERTO PARA TI, PARA TU FAMILIA, 
PARA TODO LO QUE EN TU VIDA AMAS.


domingo, 15 de diciembre de 2013

Los seis perfiles emocionales, de la “A” a la “A"


Galatea de las esferas
Salvador Dali


A veces nos sentimos el patito feo.
Miramos hacia el suelo, encorvamos nuestro cuerpo, aflojamos los hombros,
respiramos con dificultad, andamos de puntillas, ...
Momentos en los que perdemos la fe en nosotros y sale de ahí lo peor de uno mismo.

En otras ocasiones, somos dioses en el universo.
Bailamos bajo la luz de la luna, miramos al sol levantando nuestra cabeza al viento,
subimos los hombros por encima del cuello, andamos erguidos, mostramos la palma de las manos, ...
La fe en uno mismo, en estos casos, es total. Se irradia.

Así somos,

SERES 
EMOCIONALES

Variables en el estado de ánimo.
Dependientes de lo que nuestra mente siente.
De las emociones y de los pensamientos interpretativos que rigen cada momento, cada hecho.

El doctor W. James, profesor de psicología en la Universidad de Harvard, sostenía que también nosotros
con nuestra conducta, con nuestros hábitos, con la manera en que nos comportamos,
podemos cambiar lo que sentimos.
Varios estudios neuro-científicos ya lo demuestran, lo que somos nace de lo que hacemos.

También somos

SERES 
CORPORALES

Mente que crea comportamientos.
Comportamientos que crean mente.
Un sólo SER.
Emoción y acción en el mismo plano.
Sentir para hacer; hacer para sentir.


Seis son las capacidades emocionales y, como no, también corporales, que podemos aprender
a utilizar a favor de sentirnos mucho mejor.
A saber,


CAPACIDAD PARA MANTENER EL ÁNIMO

Vivir con estados de ánimo puntuales es normal, pero sostenerlo en el tiempo es lo difícil.
Y lo más difícil, reclamarse a uno mismo ánimo en los peores momentos, cuando nos acecha
algo que nos hace daño, en momentos en los que la vida nos enfrenta a una gran dificultad,
en las fauces de la adversidad.
Ser capaces de adaptarse a circunstancias negativas, inesperadas, a lo que nos produce heridas,
al mal, cuando nos lastiman, a la magulladura que nos produce un bocado que nos da la vida, ...
Es lo que llamamos resiliencia.

CAPACIDAD DE ATENCIÓN

Nos ayuda a estar atento a las circunstancias.
Y se refiere a la capacidad humana de poner foco en algo que nos interesa
mientras le damos el valor de real o a través de la imaginación.
Nos ayuda en perseguir las metas, los deseos, los sueños.
La capacidad de mantener atención en un foco tiene una gran relación con la capacidad de gestionar emociones.
Los seres poco capaces de atencionar, que cambian de foco con mucha rapidez e inconscientemente,
suelen sentirse con frecuencia en estado de ansiedad o de pánico.

CAPACIDAD DE AUTO-REGULACIÓN

Se refiere al poder que nos da el autogobierno. El autocontrol.
Nace del auto-conocimiento y de la auto-percepción.
Requiere su tiempo.
Nos ayuda a responder ante los hechos, y no a reaccionar.
Busca el mejor camino resolutivo de cualquier circunstancia.
Nos ayuda a comprender las propias emociones, a liberarlas o a sostenerlas según nuestro deseo.
Es la capacidad que al ser humano le otorga la mayor de las libertades:
la elección de la actitud.

CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN AL ENTORNO

Capacidad para entender el contexto en el que un hecho se produce.
Nos ayuda a aceptar la adversidad. La inter-culturalidad.
A romper con el dogma.
Nos permite ser muchos personajes en uno.
Nos enseña a prevenir el futuro. A re-nacer. A re-crearnos.
Nos enriquece de ideas y vivencias.
Nos permite vivir diferentes vidas.
Es la capacidad que nos permite cambiar.

CAPACIDAD DE CAPTACIÓN

Referida a la conexión de emociones entre personas.
Nos permite conectar emocionalmente con otros.
Sentir lo que otros sienten. Vivir la experiencia simplemente por imaginarla.
Está relacionada con la agudeza sensorial.
De ahí nace los sentimientos compartidos de amor, de amistad, de odio, de ira, de rabia, de alegría,

CAPACIDAD PARA VIVIR CON UNA MIRADA POSITIVA

Se refiere al optimismo inteligente.
A la visión positiva de la realidad.
No al rechazo estúpido de un hecho, sino a la interpretación positiva del mismo.
Se trata de mantener la llama de la alegría encendida, de la ilusión sin ilusionismo, de la pasión por lo que nos gusta.
Vive de la serenidad, de la esperanza, de la paciencia y del entusiasmo.


Seis capacidades que no se aprenden en ningún sitio. Son innatas.
Seis capacidades que no sirven de nada si sólo las conocemos pero no hacemos nada por reforzarlas.
Saber de su existencia pero no hacer nada con ellas, es como no saber.
Si no nos damos el permiso de practicarlas, de vivir atentos a ellas, se esfumarán.
Vivirán en el barrio de lo invisible. Y en lugar de aprovecharlas para ser más felices,
para vivir una vida emocionalmente más eficiente, eligiendo nuestro estado de ánimo,
viviremos en modo reacción, siendo dependientes de las circunstancias.

Propongo una regla fácil para estar cuidando estas capacidades.
Una regla que tiene un alfabeto sencillo, empieza por la “A” y acaba en la  “A”.

Y que consiste en:

ATENCIÓN
ACEPTACIÓN
ADAPTACIÓN
ACCIÓN
AMOR

Cinco palabras llenas de fuerza.
Mucho que hablar de ellas.
Pero eso será otro día...



domingo, 8 de diciembre de 2013

¿Eres de los que sólo “DICEN” o de los que “HACEN”?

De Masarriui, (Blog Ambientólologos)


Empezar este post con un poema del mejicano Octavio Paz titulado
"Decir, hacer
es la mejor forma de resumir lo que quiero compartir.



Entre lo que veo y digo,
entre lo que digo y callo,
entre lo que callo y sueño,
entre lo que sueño y olvido
la poesía.
Se desliza entre el sí y el no:
dice
lo que callo,
calla
lo que digo,
sueña
lo que olvido.
No es un decir:
es un hacer.
Es un hacer
que es el decir.
La poesía
se dice y se oye:
es real.
Y apenas digo
es real,
se disipa.
¿Así es más real?
Idea palpable,
palabra
impalpable:
la poesía
va y viene
entre lo que es
y lo que no es.
Teje reflejos
y los desteje.
La poesía
siembra ojos en las páginas
siembra palabras en los ojos.
Los ojos hablan
las palabras miran,
las miradas piensan.
Oír
los pensamientos,
ver
lo que decimos,
tocar
el cuerpo
de la idea.
Los ojos
se cierran,
las palabras se abren.


Como el poema nos desvela, hacer algo es la mejor manera de decir cualquier cosa.
Si quieres ser algo, 

¡ HAZLO !


Estamos rodeados de personas que sólo dicen, pero no hacen lo que dicen.
Predicadores de la intención. 
Ideadores ineficientes. Nada hacedores
Soñadores que por no hacer no hacen nada ni por despertar e intentar que sus sueños se cumplan.
Muchos de ellos se hacen famosos con sus “dichos”. 
Otros, incluso a veces los mismos, hasta viven de ello, pero jamás se les conoció por aquello 
que han hecho. Por su obra.
Se hacen llamar empresarios sin haber creado una empresa en su vida; eso sí, la viven en el sueño.
Se califican así mismo de emprendedores sin haber emprendido nunca nada; el miedo les ha ganado la batalla.
O ponen en su tarjeta de visita que son coach, porque pasaron un fin de semana en la sierra, 
o un mes de verano, realizando un curso intensivo de coaching aunque nunca trabajaron en ello.
O dicen ser profesores porque tienen unas horas asignadas como tal en un master de esa escuela de negocios.
Se califican de conferenciantes, escritores, optimistas, vividores, ... 
pero lo que escriben o cuentan no lo hacen jamás en su vida.
Saben, o al menos dicen y creen saber, pero no aplican.

¡Mamarachos de la palabra!
Ilusionistas baratos. 
Intrusos de pacotilla.

Saber y no hacer no es saber.
Decir y no hacer no es enseñar.
Enseñar y no hacer, no es de verdad aprender.

"Somos lo que hacemos", decía Aristóteles ya hace veinticuatro siglos.

Razón tenía el sabio maestro.
Lo que nos define no es lo que decimos, sino lo que hacemos.
La voluntad, la determinación activada para que las cosas pasen, 
no está relacionada con el decir, sino con el hacer.

Las palabras son necesarias. 
Marcan un curso. Orientan. Nos indican el camino. Nos abren futuro. Nos ayudan a entender los sueños.
Nuestra mente se hace de palabras. 
Pero ahí quedan, son sólo palabras, intenciones, deseos.

Las palabras son el principio.

El 
HACER 
es lo que las hace 
SER

Doble creación: la intención y la acción.
La palabras viven en la intención. 
La acción las mueve, las pone en marcha, las activa.
Ejecutar es el verdadero motor de los hechos.
Las cosas pasan porque se hacen. O incluso tan sólo porque se intentan.
Intentar ya es hacer. Es empezar. Es equivocarnos. 
Sin embargo, hablar, y sólo hablar, no es hacer. No te da el derecho ni el permiso a ser.

Vengo de viaje, de vivir una experiencia formativa diferente.
De una ciudad ruidosa, quizás la más ruidosa del mundo. 
De la ciudad multicultural por excelencia. Diversidad en estado puro.
Donde riqueza y pobreza cohabitan.
Donde lo chabacano se mezcla con el arte. Cosmopolita, probablemente, como ninguna otra.

Y donde el saber se transforma en el hacer para desde ahí enseñar.
De vivir junto a enseñantes que enseñan bajo el lema del “learning by doing”.
Enseñan con su pincel. Con sus folios en blanco. Con una pizarra. 
Construyendo un collage. Dibujando o esculpiendo con sus manos.
Hablan de creatividad desde la propia creatividad. 
Convierten su hacer cotidiano en un motor para enseñar a otros.
Han olvidado el powerpoint y la falsa retorica.

La mezcla para ellos es lo normal. 
Combinan en un mismo coctel ideas, artes, ciencia, literatura, cocina, ...,
para desde la mezcla enseñar haciendo.
Juntan en un misma técnica matemáticas con pintura y desde ahí son capaces 
de reflejar una forma inteligente de ver la realidad, la vida, 
o de enseñarte como mejorar la cuenta de resultados de una startup.

Enseñan lo que hacen. Enseñan porque hacen.
No necesitan bonitas fotos bajadas de google para hacernos comprender una idea, 
ni para que la pongamos en practica.

Me he traído de este viaje, además de grandes aprendizajes, algunas de sus tarjetas de visita.
En ellas veo sus nombres y poco más... Una web quizás, o su correo electrónico.
En ninguna dice sin son coach, escritores, pintores, conferenciantes, profesores, ...
Porque ell@s no lo necesitan. Enseñan, escriben libros, pintan, ...

Si algo quieres ser, haz para serlo.
Recuerda que el mejor autógrafo tuyo es el que deja la obra que 

HAS HECHO