domingo, 14 de septiembre de 2014

Del Asteroide 1950DA a Baltasar Gracián: dos aprendizajes para gestionar el cambio




Asteroide 1950DA


El asteroide 1950DA se está acercando a la Tierra.
Si no hacemos nada colisionará con nuestro planeta.
El asteroide tiene una superficie diametral de 1 km de longitud y se desplaza a velocidad
de unas nueve millas por segundo.
Esa velocidad, en conjunción con su peso, le hacen que se acerque a la Tierra con una fuerza de 44.800 megotones de TNT.
Los investigadores que se ocupan del tema, especialmente los expertos de la Universidad de Tennessee, en EEUU,
avanzan, también veloces, en la búsqueda de una solución para detenerlo o desviarlo de su ruta actual.
¡Algo hay que hacer!
Y es probablemente, en las investigaciones que ahora se llevan a cabo, donde se encuentren las respuestas para cambiar el futuro.
Para conseguir que el asteroide no llegue a impactar o que el impacto sea lo menos traumático
posible para la Tierra.

La colisión, según los expertos, ya tiene fecha: el 16 de marzo del año 2880.
¿Qué vas a hacer ese día?
Yo no pienso salir a la calle por si acaso...

Desde que nacemos estamos sometidos a un proceso de cambio permanente.
Pero la capacidad de adaptación del ser humano a todos los cambios es impresionante.
Más que la de ningún otro ser vivo.
Quizás por eso, aunque otros factores importantes también han intervenido,
hemos sido capaces de evolucionar de la manera que lo hemos hecho en relación a otros animales.
Esto es posible gracias a la gran plasticidad de nuestro cerebro, órgano vital que está en continua renovación.

Nos adaptamos a las propias exigencias de nuestro organismo como a las que nos vienen del entorno.
Y es, sin ninguna duda, una de las formas que tenemos las personas de ser más felices.
Numerosos estudios demuestran que las personas más flexibles son más felices.
Sabiendo que ser flexible no significa no tener valores estables y defenderlos.
Ser flexible nos permite no mantenernos en el mismo pensamiento.
Ser flexible nos permite avanzar, encontrar nuevos caminos. Innovar.
Ser flexibles nos abre a una mente creativa.
Ser flexibles nos mejora la capacidad de escucha.
Ser flexible mejora las relaciones con los demás.
Ser flexibles nos hace más elásticos, como los materiales resilientes en la física.
Ser flexibles nos permite adaptarnos sin rompernos.

El asteroide 1950AD está llegando. Uno de estos días... Dentro de 886 años.
Pero nosotros ya estamos tomando decisiones, estableciendo estrategias para ese día,
esperando los cambios que el impacto puede hacer en la Tierra y por ende en la vida humana.
Nos adelantamos unos cuantos años y empezamos a prepararnos para ello.

Tenemos dos formas de adaptarnos como respuesta a dos tipos de situaciones
que nos alteran lo cotidiano, lo normalizado...
Unas son con efecto sorpresa. Es decir, no lo esperamos y nos llegan en cualquier momento.
Un ejemplo sería que te pille un coche o el diagnóstico de una enfermedad inesperada.
Otras situaciones son progresivas y esperadas.
Un ejemplo sería la vejez.

Ambas situaciones requieren de diferentes modos de adaptación.

Las primeras, las que nos pillan por sorpresa, requieren de mucha aceptación y nuevas decisiones.
Las primeras necesitan de saber qué se puede hacer una vez el “evento” nos llega a la vida.
La adaptación en estos casos tiene que ser rápida. Y es re-activa.
Las segundas, las adaptaciones planificadas, requieren de una capacidad básica: traer el futuro al presente.
Qué decidamos en el presente nos llevará a construir un determinado futuro,
...claro está, sin garantías de que se llegará a lo esperado.
En este caso la adaptación debe ser  pro-activa.

Pro-activa o re-activa, pero siempre activa.
Siempre para activarnos ante el cambio.

Lo del Asteroide 1950AD corresponde al segundo tipo de modos de adaptación,
a las adaptaciones pro-activas.
Ya veis, trabajando para el año 2880.

Baltasar Gracián, en su libro "Oráculo manual y arte de prudencia”, nos enseño que el buen jugador
es aquel que le saca el mayor provecho a las cartas que le toca jugar.
Es aquel que es capaz de aprovechar las oportunidades que el azar le sirve.
Y a eso le llama suerte, diferenciándolo de azar.
Es decir la suerte se construye desde las decisiones que tomamos con las cartas que nos han tocado.
Una moraleja clara nos enseña Gracián: aceptemos los cambios y adaptémonos a lo que nos llega,
pero haciendo lo que esté en nuestras manos para salir favorecidos.

Esto, a lo que se refiere Gracián, tendría mucho más que ver con la segunda tipología de adaptación,
esos eventos que nos llegan sin esperar, que nos son previstos.

El Asteroide 1950DA y el amigo Gracián nos enseñan que ambas formas de
A D A P T A C I Ó N
son necesarias para avanzar.

Probablemente este sea uno de los talentos más necesarios en el desarrollo del individuo.
Y en los líderes.
Y quizás también en los padres.
Y en los coach.
Y en los maestros.
Lo piden a gritos las organizaciones, la política, las empresas, los colegios, ...

No quiero dejar pensando al lector que las adaptaciones, sean del tipo que sean,
siempre deben ser respuestas a estados negativos.
No sólo para cuando un asteroide vaya a chocar con nosotros ni para cuando tenemos un accidente de coche.
También debemos aprender a adaptarnos a estados positivos, ante circunstancias positivas que la vida nos regala.

Adaptarnos a cambios positivos es encontrar caminos de felicidad.
Recuperar niveles de satisfacción con la vida.
Mantener la vitalidad y el buen humor.
Vivir bajo la estrella del entusiasmo.

Adaptarnos a los cambios no es resignarnos.
No es conformismo.
Es llevar el timón.
Es llevar el control en la medida que se pueda.
Es resistir sin rompernos.

Debemos impulsar la aceptación al cambio y la capacidad de adaptación.
Disfrutar con ello.
Porque esto es vivir. Así de sencillo: D E C I D I R
Decidir sobre lo que nos llega y sobre lo previsto.
Elegir adaptarnos a lo nuevo o resistirnos, pero elegirlo.
Como la trayectoria que sigue un río, ya nos lo enseñó Heráclito, la vida se va modelando con
los obstáculos que se va encontrando, algunos fuera de nuestro control,
pero es así como fluye, como avanza, como se supera.

Con buen humor empezaré a adaptarme a la llegada del asteroide 1950DA.
A estas horas de una noche todavía veraniega, me adaptaré decidiendo tomar un vino en el jardín,
relajado, mientras miro al cielo estrellado, e iluminado por esta luna llena de septiembre,
y le digo al asteroide que aquí le esperamos.


P R E P A R A D O S



domingo, 7 de septiembre de 2014

¿ Practicas el FACTOR H+ ?




h = se nombra como hache.
Es la octava letra del alfabeto español. 
Es la única letra que no representa ningún sonido.


Las librerías están llenas de libros con títulos o referencias bibliográficas dedicadas a hacernos saber
lo importante que es vivir nuestra vida bajo el signo del llamado pensamiento positivo.
Cada día, en el mundo, se publican más de 300 libros de los llamados de autoayuda,
cuyo objetivo final de todos ellos es hacernos sentir la vida como un camino feliz.
Igual ocurre en el mundo internet; en muchos blogs de conocidos expertos
en piscología o pseudo-psicología, la vida se nos vende envuelta en un lazo rosa.
Muy especialmente esto mismo podemos verlo cada segundo en los millones de post que llenan facebook.
Si la vida real fuera como se cuenta en facebook, otro gallo nos cantaría.
También, cada vez con más frecuencia, aparecen expertos para ayudarnos a pensar positivamente en programas de gran audiencia televisiva y en el mundo de la radio.

Yo, a pesar de todo este maremagnum de color de rosa, que suena a redundante, abusivo y poco resultón,
creo en esta forma de entender la vida

Eso sí, …con matices.

Huyo a gran velocidad, toda la que mi inteligencia me permite, de los vendedores de humo.
Huyo de esos predicadores de verbo fácil. De esos que hablan y hablan de lo mismo pero sin método, sin ser capaces de poner en marcha sus predicamentos ni para ellos mismos ni para las organizaciones
o personas para las que trabajan.

Lo difícil no está en escribir sobre el llamado pensamiento positivo, …cualquiera puede.
Ni en poner una foto bonita al lado de una frase brillante de un brillante pensador, …cualquiera puede.
Lo verdaderamente difícil está en vivir de verdad así. Bajo el prisma de lo positivo.
Y, además, contagiar a los demás.

Lo difícil es ser consciente del valor que nos aporta pensar de forma positiva en la cotidianidad diaria.
Lo difícil  es poder interpretar los hechos que la vida te va mostrando en su quehacer diario,
especialmente las vicisitudes, adversidades y contrariedades, a través de una lente
que acentúe los aspectos positivos de lo vivido.

Lo difícil, en mi modesta opinión, no es lo que decimos, ni lo que nos gustaría que fuera, (en condicional),
sino vivir de verdad la vida, la que a cada uno le corresponde, bajo el signo

H+

La simbología H+ está basada en el título de una serie digital disponible sólo vía web,
escrita por John Cabrera y Cósimo de Tomasso.
Su argumento trata, en resumen, de un software que se implanta a las personas en el cerebro
para que puedan conectarse, sin ningún tipo de sistema físico y durante las 24 horas al día, a internet.
Al software implantado se le conoce con el nombre simbólico de H+.

Yo utilizaré el mismo símbolo,  H+ , pensando también que podría ser implantado en nuestro cerebro.
Pero en mi caso será para representar las palabras HUMOR POSITIVO.

La búsqueda de significado positivo en lo más cotidiano de la vida nos ayudará a encontrar
motivos para sentir la VIDA VIVA, para disfrutar de cada instante,
para ser agradecidos y también para darnos la posibilidad de crear futuro esperanzador.

El factor H+ nos nutre de felicidad, es decir, de satisfacción con la vida que vivimos.
Nos da energía de la buena, nos vigoriza.
Nos genera compromiso y nos ayuda a encontrar un propósito, un sentido vital.
Nos envuelve, porque pone su foco en ello, de los atributos que nos hacen fluir ante cualquier circunstancia.

H+3 

3, …he aquí el secreto.

Tres son los elementos que, ligados entre sí, distinguen, por la forma de orientar el pensamiento,
a los individuo que tienen implantado el chip del HUMOR POSITIVO de los que no.

A saber, ...


VALORACIÓN
POSITIVA 
RETROSPECTIVA 

¿Qué recuerdos y experiencias del ayer eliges?
¿Cuáles son las que más giran sin descanso en tu pensamiento?
¿Qué capacidad tienes de resetearte, de borrar aquello que no salió muy bien, pero que hoy ya no importa?
En resumen, ¿cómo interpretas tu pasado?

El filósofo Fernando Savater ya lo decía en su libro El contenido de la felicidad, del año 1986,
al señalar que "la felicidad es una de las formas de la memoria".
Cuan importante es la percepción que tenemos de nuestro ayer.
La dicha o no dicha de lo vivido en el presente con frecuencia está en cómo interpretamos
lo vivido en el pasado.

Los recuerdos que guardamos en nuestra base de datos mental, y sobre todo, la interpretación de los mismos,
revelan mucho sobre nuestro nivel de satisfacción con la vida.
Una retro-visión positiva del pasado aumenta la autoestima y la auto-confianza en el futuro.
Nos favorece en el camino del atrevimiento.
Por el contrario, una interpretación negativa de algo que sucedió en el pasado nos predispone a perder
la confianza en el futuro.

Buenos recuerdos siempre crean relaciones favorables con el presente y buenas

PERSPECTIVAS 
POSITIVAS
DE FUTURO

Se trataría de pensar, bajo el tono positivo que nos da la esperanza, en que podemos
ser capaces de alcanzar los deseos, los sueños que tenemos en el presente.
Tener perspectivas positivas de lo que está por venir nos ayudará a iniciar el camino de la acción.
A hacer las cosas, si así es necesario, de una forma diferente.

Nos ayudará a re-inventarnos.
Nos pondrá las pilas del "¡hazlo!", del "no te pares".
Nos hará que cambiemos el predicamento por la ejecución.
Nos despertará los sueños. Porque los sueños están para ser despertados.
Nos permitirá vivir el presente en modo indicativo y no en modo condicional, basado sólo en el "gustaría".
Nos hará que comprendamos y normalicemos los obstáculos y adversidades que nos vayamos encontrando.
Y también nos hará comprender que, en muchas ocasiones, necesitaremos pedir ayuda.

La perspectiva positiva de futuro nos hace que actualicemos nuestro talento.
Que lo hagamos crecer. Que lo pongamos en movimiento.

Y nos genera confianza en lo cotidiano de la vida diaria, siempre que además

NOS AUTO-EXPLIQUEMOS
POSITIVAMENTE
EL PRESENTE

Porque es la inyección más grande que podemos poner al servicio de nuestra aptitud.
La actitud como motor de la aptitud.
El interpretar el presente y auto-explicarnoslo de forma positiva es la mejor forma de disparar el talento actual.
Ojo, no digo que no tenga que ser realista.
Ojo, no digo que no tenga que estar alineada con la identificación de las áreas de mejora.
Ojo, no digo que nos auto-engañemos y no seamos capaces de saber qué nos falta para mejorar,
para crecer, para avanzar.

Lo importante es entender, siendo realistas y sin engaños a nosotros mismos, que dependiendo
de cómo nos expliquemos las cosas que nos suceden así influiremos sobre nuestro estado de ánimo.
Y también, no menos, influye sobre nuestras habilidades para hacer las cosas que queremos hacer.
Y sobre nuestra capacidad para adaptarnos a nuevas realidades, a nuevas circunstancias.

Maestros de la psicología positiva, como Martín Seligman, lo llamaron estilo explicativo.
Viene a decir que nuestra forma de explicar las situaciones que vivimos, sean adversas o favorables,
refleja nuestra forma de pensar, y por lo tanto, influye directamente en nuestra forma de hacer y de ser.


Modelamos la realidad 
con la forma en que interpretamos 
el pasado que ya vivimos, 
el presente en el que estamos y
el futuro que está por llegar

Obviamente no podemos controlar de forma total todo aquello que nos sucede.
No podemos actuar ni decidir sobre todo aquello que comporta nuestra vida.
Tenemos que saber que la vida es una aventura.
Hay un equipaje genético, aunque sea en menor porcentaje, que nos condiciona de alguna forma.
Hay elementos de salud, de lugar de nacimiento, de familia, de …, que nos harán la vida más o menos ventajosa.
Aún así, el destino no está escrito.
En gran medida, escribirlo bajo un determinado mapa de ruta, está en nuestra mano.
Depende sólo de nosotros.
De cómo interpretemos lo sucedido en cualquiera de las estancias temporales: pasado, presente y futuro.
Del control consciente de nuestro pensar.

William James, el famoso psiquiatra, nos decía que practicar el pensamiento positivo, incluso aunque lo hiciéramos de una forma artificial, es muy rentable ya que favorece la realidad percibida
y aumenta el SENTIDO DEL HUMOR.

Quizás por esto prefiero llamarle HUMOR POSITIVO.

El humor positivo se refiere, en su estado más sencillo, a vivir e interpretar la vida bajo valores
como el amor, la solidaridad, el bien común y la libertad de elección.
Son, por cierto, cualidades humanas que viajan con nosotros en nuestra mochila genética desde
el principio de los tiempos.

No  nos cabe ninguna duda que a lo largo de la vida nos vamos a enfrentar a adversidades
que estarán fuera de nuestro control y que amenazarán nuestra felicidad.
Pero nadie jamás nos podrá quitar la mayor de las libertades humanas:

elegir 
el significado y la explicación 
que queramos dar a los hechos sucedidos

Te recomiendo que sea bajo el símbolo  H+
Es decir, con HUMOR POSITIVO,
para así, de una forma más sencilla, convertir en realidad las ilusiones.
Y además para poder vivir el camino de la vida, eso que llamamos el día a día,
de una forma más satisfactoria.

MUY PRONTO QUIERO COMPARTIR CON TODOS,
ENTRANDO EN DETALLE,
EN QUÉ CONSISTE, DESDE MI MODESTO ENTENDER,
EN TODA SU DIMENSIÓN EL FACTOR H+.

VEREMOS TODOS SUS SIGNIFICADOS, METODOLOGÍA Y HERRAMIENTAS.
LO HARÉ CON UN DESTINO PROFESIONAL:
EL MUNDO DE LAS ORGANIZACIONES Y DE SUS LÍDERES.