domingo, 22 de marzo de 2015

¿Qué tienes en tus manos?




Foto de Moises y su báculo
Los Diez Mandamientos
Película de Cecil B. DeMille
Charlton Heston
1956


Empieza la primavera. Es domingo.
Sus primeras horas son frías y lluviosas, grises.
Pero, ...muy pronto, las tardes serán más largas, luminosas, coloridas.

Mientras escucho el estupendo y recomendable disco de Joan Chamorro y Andrea Motis,
Feeling Good, trabajo preparando un nuevo proyecto sobre liderazgo organizativo.

Mientras mis dedos se deslizan por el mac, recuerdo una ponencia sobre líderes de Rick Warren,
viniendo así a mi mente la historia bíblica sobre la vida de Moises,
príncipe egipcio, adoptado, que se convertiría en un verdadero líder 
de la nación hebrea, "director" del éxodo del Monte Sinaí,
donde recibió el encargo del "presidente" Dios  para que hiciera
un buen "cascadeo" y "management"de los valores corporativos universales,
llamados también Los Diez Mandamientos.

Moises era pastor. Nómada.
Cuenta la historia que cuando Dios se le apareció, él estaba con su rebaño, pastoreando.
Y portaba en sus manos, como cada día, su báculo. Su bastón de pastor.
No hay pastor que los sea sin cayado.
Dios le pidió que se desprendiera del bastón. Que lo arrojara al suelo.
Y así lo hizo, convirtiéndose el bastón en una serpiente.
Posteriormente le ordenó que cogiese la serpiente del suelo, y ésta se convirtió de nuevo en báculo.

Con esta demostración, que algunos llamaron milagro, le informaría a Moises
que había sido el elegido para dirigir al pueblo hebreo en el éxodo más conocido de toda
la historia de la humanidad.
Le nombró   L í D E R 

Pero, … ¿por qué Dios usó la metáfora del bastón para hablar de liderazgo?

La respuesta parece sencilla.
Tres elementos representa el bastón en un pastor,
en un profesional que conduce a otros individuos de un punto a otro,
que permite el desarrollo de un pueblo,
que hace que las cosas sucedan.

El bastón no es sólo símbolo de fuerza.
Ni sólo de mando.
El batón no indica sólo poder. Ni autoridad.
El bastón no es sólo la "chapa" indentificativa de que Moises es el jefe del rebaño.
Como demostración, cuando no está en manos de Moises, no vale nada.
Los demás lo ven como serpiente.
El secreto está en él.
Él da valor al bastón. El bastón es bastón porque está en manos de Moises.

El primer elemento que representa el bastón es sin duda la

I D E N T I D A D 

Lo que se es, lo que se hace, (…pastor).
En filosofía se conoce como la entidad que se mantiene consigo misma.
Es decir, la pureza de ser lo que se es. De hacer lo que se sabe.
De huir de la farsantería.
De saber para que se está ahí. Cuál es el cometido. Conocer el camino, la meta.

En matemáticas, identidad es la igualdad que permanece verdadera
sin importar los valores que se le asignen.
Así es, valores que permanecen constantes, si así se decide, en entornos de continuo cambio.

En ciencias sociales, identidad es el conjunto de valores, creencias, símbolos, costumbres
a respetar por un conjunto de individuos.

Y en psicología, identidad es el término que se utiliza para referirse a desarrollo social y personal.
Es la búsqueda para lo mejor.
Que importante para un líder todas estas versiones de un mismo término lingüístico.


El segundo elemento que el bastón representa es la

I N F L U E N C I A

Al pastor le ayuda a movilizar las ovejas de un lugar a otro.
Sin dañarlas. Sin excesos. Indicando los caminos posibles.
Con el ejemplo de ir delante apartando la hojarasca.
O atrás vigilando las espaldas, ayudando a lo que va quedando retrasado.
En el caso de Moises, primero fueron las ovejas, después el pueblo hebreo.
Ovejas o pueblo que tiene que conducir, llevar de un lugar a otro.
Todas, ovejas y personas, en su conjunto, y una a una en su unidad.
Todas en la misma dirección.

Y, al mismo tiempo, el báculo también le ayuda a él mismo.
A sostenerse cuando lo necesita.
A avanzar más rápido.
A detectar los baches del camino.
A destruir obstáculos.
A apartar lo que sobra.
A acercar lo que no se alcanza fácilmente.
A defenderse de lo tóxico, de lo maléfico.
A tener siempre algo en lo que abrazarse.

El bastón, que ayuda a pedir lo que si no se pide, no se recibe.
A la vez que sirve para dar. Generosamente.
Para hacer que pase lo que tiene que pasar porque para todos es bueno.
No hay, en mi opinión, mejor definición de influencia.
No es un elemento para manipular, no pone en juego jamás la confianza.
De hacerlo no sería bastón, sería serpiente.


El tercer elemento que el bastón representa es el

F I N 

Las ovejas que dan la mejor lana, la mejor leche, el mejor queso una vez trabajada la leche.
Las personas, el equipo y sus resultados.
El desarrollo, el talento, la creatividad, la gestión de las emociones, la libertad, las oportunidades,
las ideas, las conexiones de unos con otros, la imaginación, la escucha interesada, la paciencia,
los ingresos, ...
Los motivos finales sin los cuales no estaríamos haciendo lo que hacemos.

El fin es el propósito. Es la meta que nos mueve. El driver.
Es autonomia. Sentirse útil. Conseguir. Ponerse en valor.
Es maestría. Aprender. Crecer. Renacer. Avanzar.


Esto representa el bastón en la historia de Moises.
Es lo que él tiene en sus manos.

Y tú, …

¿qué tienes 
en tus 
manos?






No hay comentarios: