domingo, 24 de julio de 2016

TIEMPO EN AZUL



"Un momento se va y no vuelve a pasar..."
Enrique Bunbury

Es tiempo de vacaciones.
Tiempo de relax, del descanso necesario.
Tiempo para sentir el vacío. Para no hacer.
Tiempo de agua, de salitre, de arena y olas.
De vino frío, de sol ardiente.
Tiempo de encuentros.
Tiempo de parada, de desenchufe.
De fiestas, bailes, y músicas de ayer.
Tiempo para conocer nueva gente. Tiempo para la sorpresa.
Tiempo para reír de nada.
Tiempo para sentirnos ausentes de todo.
Tiempo para el agradecimiento. Para la meditación renovadora.
Tiempo para la armonía improvisada.
Tiempo para huir de lo rutinario. Para alabar lo cotidiano.
Tiempo para recuperar la fe.
Tiempo de escapada. De llegada. De fin. De salida.
Tiempo para dar fuerza a lo trivial. Para salir del escondite.
Tiempo para buscar lo deseado.
Tiempo de verano.
Tiempo para regalar tiempo al tiempo.
Tiempo para el amor.
Tiempo en azul.

Tiempo para entender que todo son momentos.
Que vienen y se van.
Que nada permanece, aunque a veces vuelva.
Que la vida es eso: sumar momentos. Elegirlos, aunque no siempre,... y vivirlos.
Acumular instantes. Sentirlos. Hacerlos nuestros.

Así como cada camino se hace paso a paso,
la vida se hace momento a momento.
Un paso perdido hará que el camino sea diferente.
Un momento perdido hará que la vida sea otra. Que el viaje sea otro.

Tan sencillo...

Hay una gran industria detrás de la palabra

F E L I C I D A D

Y, sin embargo, es tan sencillo...

Se vende felicidad en términos complicados.
La felicidad no necesita explicación. Ni industria. Ni libros. Ni post. Ni ...
Tan sólo necesita de comprender algo muy básico:

lo efímero de la existencia

Así de simple...
Entender que todos, al final, quedaremos con el mismo traje.
Vivimos en un corto espacio de tiempo que vamos "llenando" de momentos.
Comprenderlo de verdad es avanzar.
Y aprender a amar lo que realmente importa.
Amar la vida para amar el trabajo, la familia, los amigos, el tiempo de descanso, ...,
el tiempo en azul.

Yo no me quiero perder ningún

M O M E N T
de este verano,  de este 
tiempo en azul




lunes, 4 de julio de 2016

LA MIRADA


"nuestro mejor diálogo ha sido el de las miradas"
M. Benedetti


Un sencillo y corto mensaje en este post; una meditación cotidiana para un lunes de calma y calima veraniega:


EL PROBLEMA ESTÁ
EN EL MODO 
EN EL QUE 
VEMOS 
EL PROBLEMA


La forma de "mirar" las cosas cambia el como las vivimos.
Esto ya parece muy obvio...
Pues..., ¿y si cuando sea necesario, aprendemos a cambiar la mirada?

Las miradas dicen lo que el corazón calla.
Y lo que el corazón dice a gritos aunque no se le oiga.
Son el espejo del alma, solemos decir... ¡Que gran verdad popular!
Por eso, quien no comprende una mirada, difícilmente comprenderá una gran explicación.

La vida la construimos según somos capaces de manejar nuestra mirada.
El foco !!!!, ... le llaman los expertos.
A lo que le das permiso de que suceda, sucede. O puede suceder con más probabilidad. 
Normal, toda tu energía la concentras en ello.
Pasa a ser lo importante. A veces, lo único. 
A lo que no pones foco, pones desinterés. 
No hay mirada para ello. Al menos, no una mirada interesada.

Podremos manejarnos con muchas redes sociales, tecnología instantánea, 
medios de comunicación impactantes, smartphones de última generación, ...
pero nada, absolutamente nada, sustituye una mirada.

Pon tu mirada buscando problemas, y tendrás problemas.
Pon tu mirada buscando soluciones, y quizás las alcances, o quizás no, 
... pero tu aproximación al problema será diferente. Lo vivirás diferente.

Cómo miramos lo cambia todo.
Y cómo nos miramos, lo cambia mucho más.
Obsérvate a ti mismo.
En realidad el problema no existe. El problema es una creación nuestra.
Lo que sí existe es una determinada situación.
El problema es la interpretación, creada por nosotros, de esa situación.
De hecho, la misma situación puede ser vivida por una persona de una forma, y por otra de otra.
Para una ser un problema, para otra una solución.

No creo que valga la pena olvidarlo,

la mirada
es 
CREADORA