domingo, 1 de julio de 2018

MARAVILLARSE



"Todo son sueños a nuestro alrededor"
George Braque

Me encanta maravillarme, sorprenderme cada día, al ver los dos cocoteros que hay junto piscina.
Sentado en la hamaca escribo, leo, bebo mi elixir, y me maravillo de la luz potente del sol
que nos da calor e ilumina cada día.
Ver la vida desplegarse cada día delante de uno.
¿No es eso ser feliz?
La verdadera felicidad quizás nazca por el hecho de maravillarse con lo cotidiano.
No creo en la felicidad que nos venden como algo dulzón, armónico en su perfección, confortable.
No creo en la felicidad edulcorada. Sino como una aventura. A veces, difícil. Arriesgada.
Llena de momentos heroicos, de episodios inesperados, donde lo incierto es lo natural,
combinado con el aprovechamiento consciente de lo maravilloso que representa lo cotidiano.
Ser feliz, quizás tenga mucho que ver con el descubrimiento de nuevos paisajes,
a la vez que aprender a vivir con la sensación de no tener lo conocido bajo control,
sino abierto al "WOW".
Quizás la felicidad está más relacionada con el acto de maravillarse que con el bienestar en sí mismo.
Consistiría más bien en vivir una existencia plena de sentido.
Que incorpora momentos complejos, donde el sufrimiento también forma parte de ella,
...porque forma parte de la vida.
Un modo de sufrir que no deberíamos intentar evitar, sino comprender.

Me maravillo escuchando a Mozart, o a Sting. Me hacen salir de mi.
Me maravillan las pequeñas cosas que me hacen encontrar la paz.
Estar despierto al amanecer en la cama, boca arriba, sin pensar en nada, desnudo,
sintiendo el paso del tiempo sin más...
Me gusta ver el agua fría, recién sacada de la nevera, en una copa de vino de balón, gigante.
...Y beberla.
Me gustan los días con lluvia. Mojarme.
Me gusta mirar la arena del mar y ver como se mueve la hoja de la palmera por el viento suave.

Me guata lo cotidiano. Descubrirlo una y otra vez me hace feliz.

Dicho esto, maravillarse no significa vivir una vida ensoñada, fuera de la realidad.
Ni solamente soñar con los ojos abiertos.
Maravillarse no es negarse a enfrentarse a las dificultades del día a día. No es no plantarles cara.
Sigamos haciendo lo que tenemos y debemos hacer,
pero con el consciente atento y maravillado por lo normal.

"Vivir es tan apabullante que deja poco espacio para otras ocupaciones",
nos decía la poetisa E. Dickinson.
La realidad es que debemos ocuparnos, claro que sí, de la ocupaciones,
...pero que esa ocupación no nos atrape y se nos olvide vivir.
Es lo más urgente, nos enseñó Mario Alonso Puig.

"El que no posee el don de  la maravilla, más le valdría estar muerto, 
porque sus ojos están cerrados", pregonaba Einstein.
Que verdad tan verdadera.

Habitamos siempre uno o varios personajes.
Aquí soy un buen padre, allí un profesor.
Vamos viviendo la vida de mascara en mascara.
Pero..., ¿qué ocultamos detrás de ellas?
Porque quizás ahí resida la esencia del yo.
Cuando nos conectamos con lo normal, con lo que en ese momento estás viviendo,
el personaje se apaga por un instante y deja espacio al descubrimiento feliz del momento que vives.
La vida son momentos, no lo olvides.
No vivirlos, es no vivir.

Maravillarse provoca un alivio extraordinario.
Ves la realidad de forma diferente.
Genera sorprendimiento. Aprendizajes nuevos. Mentes abiertas.
Maravillarnos nos ilumina. Nos acerca al espíritu perdido de la infancia.
Nos hace aprender que la felicidad no sólo depende de las circunstancias.

Maravillarse 
nos otorga una gran 
LIBERTAD