domingo, 14 de enero de 2018

¿QUÉ QUIERO?

¿Qué quiero?
Un “buenos días”
al abrir los ojos,
un beso de mañana
con sabor a madrugada,
degustar, sin prisas,
el primer café.
¿Qué quiero?
Compartir unas risas.
Un paseo al mismo paso.
Esa caricia...,
ya sabes cómo,
que turba la mirada.
¿Qué quiero?
Un té a media tarde,
y la copa de vino al anochecer.
Una ducha caliente.
Un pie que calentar
en una cama compartida.


¿Qué quiero?
Descansar
mientras miro otros ojos.
Leer, y leer más,
y no dejar de leer.
Aprender de todo.
¿Qué quiero?
Manta, chimenea, peli.
El olor a pan recién hecho.
La lágrima natural.
El tacto de la lana.
Los colores vivos.
¿Qué quiero?
Una salida de emergencia
por la que escapar
cuando se necesita...
Un perdón que pedir.
Recuerdos para siempre.
De siempre.
Apegos elegidos.
La sonrisa que me acompaña.
Sólo el miedo necesario.
No tomarme muy en serio.
¿Qué quiero?
Lo que soy.
Lo que tengo.
Lo que hago.
Lo que vivo.
Incluso lo que he perdido.
Mi vida, ...tal cual. Cotidiana.

miércoles, 3 de enero de 2018

ELOGIO AL EGOISMO. UNA NUEVA REVISIÓN



Si eres infeliz no podrás hacer a los demás felices. 
Contaminarás sus vidas con desdichas.
Si vives en la oscuridad, no podrás ayudar a otros a ver la luz. 
Ensombrecerás a los que te acompañen.
Si apestas emocionalmente, no podrás compartir alegrías y esperanza.


Si estás enfadado, compartes enfado.
Si eres ambicioso, compartes ambición.
Si eres rico en ideas, compartes ideas.
Si eres amoroso, compartes amor y amistad.

Este es el principio fundamental del egoísmo positivo:

DAS 
LO QUE 
 ERES


Sólo puedes compartir lo que vive dentro de ti. 
Lo que tú eres. 
Lo que tu tienes.
Es básico, no se puede dar lo que no se posee.

Por lo tanto, ... ¿y si primero te AYUDAS A TI MISMO?

Sé egoísta.
Pero..., déjame explicarme:
si entiendes bien el egoísmo, 
sabrás que de él surge el altruismo.

Cuando alcanzas tu mejora interior, 
el resto es más sencillo.
Aparece la compasión, el servicio a los demás, 
la capacidad de enseñar y compartir, el verdadero amor.Si tienes interés en salvar a otros, en ayudar a los demás, en transmitir aprendizajes,
empieza por salvarte a ti mismo, en revisar tu esencia.

El día que descubrimos que "el secreto" 
de la vida no está afuera, todo cambia.
Quizás más bien está en el interior de cada uno de nosotros.
Si me permites la licencia lingüística, te diré que la vida no es extrovertida. 
Vives dentro de ti.

El día se puede ver como gris y nublado, 
mas allá de como esté su estado meteorológico.
O puede ser visto como azul y limpio.
Lo mejor, siendo el mismo día.
Tú eliges en todos los casos. 
Eliges desde tu interior. 
Desde tu ser.

¡Sé egoísta!
y por ello elige la luz, la claridad, el milagro, la alegría, la risa, el amor, …
Elegir la tristeza también es una opción.
No reniego de ella... 
La tristeza, en según que momentos, desarrolla la creatividad, 
es un buscador de soluciones, te conecta paradójicamente con un futuro positivo.

Si lo que te rodea hoy está triste por cualquier motivo, 
elegir tú estarlo o no, es cosa tuya.
Sentir su tristeza no significa que tu te pongas triste.
Sentir su tristeza significa que comprendes el estado de otro/os
o que ayudas a buscar el origen de la misma.
Pero estar triste o no, también puede ser una elección.
La decisión es tuya...

¡Sé egoísta!
...y 
ELIGE

domingo, 26 de noviembre de 2017

LUCIDEZ


Lucidez = claridad mental

Cuando la mente se libera de ataduras, llega la luz.
En ese momento, se relativiza la razón. 
Pierde importancia.
Se le quita peso a la idea por la idea.
Se disuelve la ofuscación.
Y surge la sabiduría, la inteligencia supra-consciente. 
La visión más pura.
La lucidez.

La realidad no siempre es como se muestra. 
Depende de la percepción, de los temores, de las experiencias aprendidas, 
del conocimiento, de los valores, de las propias carencias, de la imaginación, 
de las expectativas, de las creencias adquiridas, del autoengaño, ...
Desde ahí vemos y vivimos la realidad. 
La hacemos nuestra.

Cuando nos vamos liberando de todos estos condicionamientos, 
pensamos con más claridad,
decimos que decidimos con más lucidez.
Sonreímos más, somos más creativos, más abiertos al aprendizaje, 
al crecimiento, tolerantes, ...aparece la verdadera inteligencia, 
y el corazón se vuelve más lúcido.

Esta lucidez es esencial para la vida espiritual, ¿cómo no?, 
...pero, sobretodo, para la vida terrenal;
necesaria en el día a día, útil en lo corriente, 
en la vida dedicada al trabajo, a la familia, en lo cotidiano.

Esta lucidez nos aleja del odio. Nos acerca al amor.
Nos aleja del apego. Nos acerca a la interdependencia.
Nos aleja de la pena. Nos acerca a la compasión.
Nos aleja de la seguridad. Nos acerca al aprendizaje.

La lucidez mental nos permite enfrentarnos
con la calma cuando llegan esos momentos de parada necesaria; 
y también vivir en los turbulentos tiempos de tormenta
Todo es vida. Todo es por algo. Todo se necesita.

Un pensamiento lúcido nos ayuda a aceptar lo inevitable, 
lo que está fuera de nuestro control, en lo que no podemos intervenir,
con lo queda fuera de nuestra capacidad de influencia.
Y, al mismo tiempo, una mente lúcida,
nos activará para poder resolver lo resoluble;
para centrar nuestra energía en aquello en lo que sí podemos influenciar. 
En lo que sí depende de nosotros.

Una mente lúcida nos lleva a poder 

ELEGIR 
nuestras 
PRIORIDADES VITALES

domingo, 19 de noviembre de 2017

¿OBVIO?




OBVIO = que es muy claro. Evidente.


Hay días que me levanto y me da por pensar en cosas muy obvias. 
De las más evidentes.
Reflexiones sobre esas materias de la vida que todos sabemos...
Me quedo colgado de ellas.

Hoy me ha dado por pensar en dos de ellas,
(me da por ahí...!!!!).
Y he querido compartirlas; aunque seguro que tú también te has dado cuenta, 
y también les has dado fuerza, las has puesto en primer plano,
ya que, seguro, las tienes en cuenta cada día en tu quehacer cotidiano.

Son estas dos sencillas ideas:

1.- TODO PUEDE CAMBIAR EN UN INSTANTE

También tu vida. Especialmente tu vida, ... que puede acabar.
Y con ella se acaba todo...
Todo tu tiempo. Y tu lista de intenciones a llevar a cabo.
Se necesita menos de un segundo para que todo sea diferente.
Así que no guardes tus ideas ni acciones para otro momento. ¿Llegará?

¡HAZLO YA!
¡HAZLO HOY!

Si quieres besar a alguien hazlo hoy, ya.
Si quieres decirle que le quieres a tu papá, hazlo hoy, no esperes no vaya a ser que no tengas tiempo.
Si quieres beber esa botella de vino, no la guardes, bébela.
Si quieres empezar a practicar un hobbie es ahora el momento.
Si quieres ...

El mensaje es claro: APLAZAR, de entrada, es un error.
Especialmente aplazar un deseo de esos que llamamos cotidianos, 
que hacen nuestra vida más normal, a la vez que más rica.

2.- TENER RAZÓN NO NOS HACE MÁS FELICES

Es un alimento del ego.

No quiero decir que no valga la pena defender una idea.
Ni postularte en tu forma de entender o interpretar algo.
Hagámoslo! Pero sin pensar que no existen otras visiones otras formas de ver la situación,
que, al menos, pueden tener tanta fuerza como las nuestras. Son las razones de otra persona.

El problema: cuando la búsqueda de la razón genera en la conversación energía negativa.
Vulgarmente, diríamos mal rollo.

Defender una razón, una postura, sí.
Pelear por una razón, por una idea, no. 


Ya ves...
¡ OBVIO !

Perdona por ser, cada vez más, un tipejo tan simple.




domingo, 29 de octubre de 2017

TZU = MAESTRO


Hoy me levanto recordando
unas ideas del maestro, (tzu), LAO.
Y las quiero compartir contigo...
"Las personas nacen 
suaves y flexibles;
muertos se vuelven duros y rígidos.
Las plantas nacen
elásticas y flexibles;
muertas se vuelven secas y quebradizas.
Por eso aquella persona 
que es rígida e inflexible
es un discípulo de la muerte en vida.
Quienes suave y flexible
son discípulos de la vida en vida.
Lo duro y rígido será partido.
Lo suave y flexible permanecerá".


Añado yo, ...sin ningún tipo 
de maestría en mis palabras, 
que estoy
A G R A D E C I D O 
de querer estar VIVO en VIDA.