jueves, 30 de mayo de 2019

30 DE MAYO



LA EDAD ES UNA ACTITUD


Me hago mayor…, 
hoy cumplo años.
Más viejito, el espejo me lo recuerda cada día,
…y feliz por ello. 
Agradecido a la vida por lo generosa que está siendo conmigo.

Pasa el tiempo. 
De eso va la vida, de hacer uso del tiempo que se nos concede.
En la juventud podía sentirme inmortal, 
pero a uno ya le toca asumir que la vida es finita, 
que ya he vivido mucho más de lo que por delante me queda, 
sea cual que sea ese tiempo.
Así que cada día debe ser significativo.
Pienso hacer todo lo posible para que así sea; 
ese puede ser el mejor de mis regalos.
El que me haga yo a mi mismo en un día de cumpleaños.
La vida que me queda por delante
debe ser usada, no desperdiciada. 
Los momentos ricos en todo y de todo.

Me maravillaré más con cada amanecer, dando gracias.
Y también cuando vuelva a la cama cada noche. 
Me volveré más sincero conmigo mismo, 
dándome más permiso para hacer aquello que quiero, 
dejando que me absorba mi tiempo lo que más feliz me hace.
Diciendo “no” cuando así deba de ser.

Durante mucho tiempo me hablé de lo importante 
que es aprender a soltar aquello 
que en la vida te estorba, te daña, te toxifica, te sobra …
Hoy, sin cambiar de idea, añadiré con mucha más fuerza,
que también quiero 
sostener, reparar, cuidad, amar todo lo que amo.

Quiero sentir el agua de la lluvia en otoño y en primavera,
la sal del mar en verano sobre mi piel,
el frío húmedo del invierno en los huesos.

Quiero aceptar los cambios que me están llegando, 
necesarios, indicativos de que sigo vivo:
un cuerpo con más achaques, mi visión trastocada, 
un pelo ya blanco, las manchas de mi piel, las arrugas del rostro, …
Todo es mío. 

Quiero regalarme un andar más lento.
Un disfrute de la mesa y sus alimentos más lento.
Unos besos más lentos.
Unos abrazos profundos y sentidos, más lentos.
Un mirar a la distancia sin mirar nada, más lento.
Una lectura sin prisa por pasar página, más lenta.

No me pondré nunca más en estado de espera, de pausa,
esperando el momento perfecto, 
porque cada momento será el perfecto siempre,
sabiendo aceptar también aquellos instantes que no me gusten, 
que muchos habrá, …como siempre hubo.
No viviré esperando, 
…esperando que pase la vida.
¡La viviré!

Quiero vivir lo cotidiano, 
mirar con mis mejores ojos el detalle,
no negarle ningún abrazo,
latir, latir y latir con todo, contigo, conmigo, con ellos, con lo otro, …
Quiero volver a sorprenderme con lo que ya conocí.
Y que esta edad también sea la edad del pavo.
Quiero tirar la casa por la ventana,
para que dentro quede sólo lo más importante.
Quiero amar, amar y amar,  todo aquello que amo.

Este es mi regalo,
en el día de mi cumpleaños.



lunes, 22 de abril de 2019

¿SABES EL POR QUÉ DE LOS HUEVOS DE PASCUA Y LAS LIEBRES DE CHOCOLATE?






Con la primavera llega nueva vida a la naturaleza.
Es en marzo y en abril cuando las liebres en su momento de celo,
salen de sus madrigueras y recorren los campos nuevamente floridos. 
Para ellas nuevos; se fueron a dormir cuando todo era gris.
En ese momento de celo se vuelven más confiadas y son más fáciles de cazar.
Cuando cualquier animal está en su momento de celo es más fácil ser presa de otros.

En muchas zonas del norte de Europa y también en algunos estados de USA, 
Es frecuente encontrar a estas liebres sentadas alrededor 
de muchos huevos de colores colocados en una hendidura pequeña en la tierra.
Quien ha tenido la suerte de verlo, sabe que es un espectáculo al menos curioso.
¿Qué hace una liebre “poniendo” huevos 
en una hendidura que podría hacer fácilmente con sus patas?
(…Podríamos pensar…)

En la Europa medieval nacieron leyendas en relación a este 
gran espectáculo de la naturaleza. Se decía que las liebres traían huevos de colores,
a modo de regalo, para celebrar la llegada del buen tiempo, 
el renacer de la naturaleza, la primavera.
Los mitos perduraron y permanecieron durante mucho tiempo, hasta nuestra época.

Las liebres celosas aparecen en esta época del año a campo abierto.
Se les pueden ver apareándose.
Al mismo tiempo, y en esos mismos campos, aparece en el terreno otro animal,
esquivo, asustadizo, escondizo, que no se deja ver: el avefría. 
Las avefrías, en primavera visitan los prados donde habitan las liebres
para depositar sus huevos pero se van corriendo, desaparecen antes de ser vistos.
Es a las liebres a las que se les ve junto a ellos. Siempre fue así.
Parecería, también por tamaño que esos huevos han sido puestos por las liebres.
Se ponen cerca de los huevos de colores para ser vistas, 
…no por los cazadores sino por sus potenciales parejas. 
Algo muy parecido hacemos otras especies de animales.
Por lo que se creo esa fantástica historia para poder contar a los niños,
y para que fuera motivo de celebración de la llegada de la primavera.

Hoy día, este relato ha quedado impreso en nuestra cultura.
Nos encontramos, en estos días, huevos de colores y liebres, a veces gigantes, 
de chocolate por todos los lados. 
En algunos sitios de nuestro país se les llama “monas”.
En ocasiones muy ricas, en otras es chocolate barato 
envuelto en papel de aluminio de colores y con marca de fabricantes desconocidos.
Objetivo: llamar la atención sobre la llegada de la primavera.
Como las liebres. Como nosotros.

Lo que hacen las casualidades.
Que poder tiene la interpretación de los hechos y fantasía.
Huevos de avefría junto a liebres que se coloca ahí para llamar 
la atención a sus parejas de pareo. 
Que frecuente es que los humanos creamos sin fisuras lo que nuestros ojos han visto.
Incluso aunque sea producto de una casualidad, de una percepción sin sentido.
Ver correlación entre cosas que no lo tienen forma parte de la naturaleza humana.

¡Feliz Pascua!, con huevos y liebres de chocolate o no, con monas o no.
Que para ti, querido lector sea un momento de 

RE-NACER





sábado, 20 de abril de 2019

BENDITA CURIOSIDAD





El niño que fui llora en el camino.
Allí lo dejé cuando vine a ver quien soy,
más hoy, al ver que nada soy sin ese niño,
quiero ir buscado dónde se quedó.

Fernando Pessoa
Ortónimo


Curiosidad: Deseo de saber o averiguar una cosa (RAE).
La curiosidad es una de las cinco virtudes de las mentes maravillosas.
Nos ayuda a mantener un interés sostenido sobre algo que nos llama poderosamente
la atención de lo que queremos aprender mucho más, 
o empezar a saber o conocer algo nuevo. Descubrirlo.
La curiosidad nos genera un motivación intrínseca superior e incansable sobre algo.
Se convierte en el motor e impulso esencial de la voluntad.
Sabemos que los aprendices de cualquier materia,
aprenden mucho mejor si tienen curiosidad por responderse a preguntas sobre ese tema.
Algunos estudios científicos demuestran que la curiosidad
aumenta la actividad neuronal en las áreas del cerebro relacionadas con el efecto recompensa.
Hoy sabemos por RMF, (Resonancia Magnética Funcional), 
que la actividad del hipocampo, lugar muy poderoso en neurogenésis, es mucho mayor.

Ante la curiosidad, desaparece el aburrimiento.
La curiosidad nos hace probar cosas nuevas, 
recordar y vivir lo mejor de nuestro pasado, 
aprender de todo ello...
Nos abre la puerta de nuevas oportunidades.

Dicen que la curiosidad mató al gato.
Pero no dicen si lo que descubrió valió la pena" (Saramago)

Cuando niños, la curiosidad se alimenta de la nada, del vacío, del desconocimiento, del no saber, ...
Pero al ir creciendo, se va orientando más hacía nuestros propio conocimiento y experiencias, 
se alimenta de nuestra manera de ver el mundo, de nuestros prejuicios,
de nuestros valores y creencias, de lo que ya somos, ...
Saber más y aprender sobre lo sabido también es curiosidad.

Mantenemos la curiosidad sobre lo que nos interesa, 
nos convertimos en coleccionistas creativos de nuestros propios intereses. 
Aún así la mente humana tiene el poder de la pregunta,
de cuestionarse lo nuevo, de aprender lo que no comprende, 
la disponibilidad de la imaginación, 
el pensamiento creativo que le permite crear ideas de la nada, ...

La curiosidad nos permite vivir experiencias refrescantes.
Re-inventar cosas. Experimentar lo nuevo.
Hacernos sentir a disgusto con lo que se repite. 
Nos da la oportunidad de salir del congelador y pasar por el microondas de la vida.
Desarrollar el poder de una mente insatisfecha con lo conocido, 
con tendencia a aprender lo nuevo de todo, de todos.
La curiosidad es humanamente insaciable.
La curiosidad es el motor real de cualquier transformación.
Y está relacionada con el llamado "efecto primera vez", 
que nos hace descubrir nuevas cosas, ... y descubrirnos.

Bendita curiosidad la de los niños.
Maldita pérdida de curiosidad la que se produce en algunos adultos.

"Nunca pierdas la bendita curiosidad. 
NO dejes nunca de hacerte preguntas", 
nos decía Einstein. 
¡Sabio!

La curiosidad también se relaciona con la capacidad de sorprenderte.
Que, siéndolo o no, todo lo que nos rodea nos resulte nuevo.
También lo cotidiano.
Curiosidad y rutina no siempre están reñidas.
La curiosidad por lo rutinario nos hace mejores, vivir en estado continuo de mejora,
crecer, desarrollarnos, avanzar, probar otras formas, re-nacer, ...
La curiosidad nos genera una tensión positiva hacia nuestros propósitos.
Nos marca camino. Nos ayuda a decidir mejor. 
Es la semilla de la curiosidad la que nos ayuda a alcanzar nuevos destinos.

Me gustaría tener como cualidad
la disposición inagotable de adentrarme en territorios inexplorados.
Desarrollar un apetito voraz por la n nuevas experiencias.
Mantener la sed por el descubrimiento. Y por re-descubrirme.
Encontrar nuevas formas de expresar mis ideas.
No quiero ser un mono en un laberinto,
presionando siempre el mismo botón
para poder conseguir el platano.
Necesito lo distinto. Lo nuevo.
Quiero cometer más fallos para tener que saber qué hacer después.
Quiero cambiar de estrategia cada vez que sea necesario, sin miedos.
Ser curioso.

Bendita curiosidad, ...porque me queda tanto por

D E S C U B R I R 






domingo, 7 de abril de 2019

CON SENTIDO DEL HUMOR



"Los profanos en estas cosas se sentirán sorprendidos
al saber que en el campo de concentración
había sentido del humor.
El humor es una de las armas 
con las que el alma lucha por su supervivencia.
Yo mismo entrené a un amigo que trabajaba a mi lado
inventando cada día historias divertidas sobre algún incidente
que pudiera suceder al día siguiente a nuestra liberación..."

Viktor E. Frankl
El hombre en busca del sentido, 1946

El sentido del humor nos protege 
de los acontecimientos estresantes de nuestro entorno, 
y nos genera el principal de los equilibrios necesarios 
en las personas: el equilibrio emocional.

El sentido del humor nos permite 
de una forma diferente acercarnos 
a las contrariedades que la vida pone ante nosotros, disminuyendo la intensidad de las mismas o incluso cancelando parte del dolor que nos podrían producir.

El sentido del humor 
es un purgante psicológico
nos decía sabiamente Rojas Marcos.
La piel la protegemos del sol 
con cremas de protección solar elevada; 
de la misma forma el sentido del humor es un bálsamo protector de nuestro estado de ánimo. 
Nos ayuda a recuperar energía, entusiasmo, ilusión, ...

Y lo mejor, nos libera de la auto-generación 
de falsas obsesiones destructivas 
en forma de pensamientos negativos sobre la observación distorsionada de la realidad.

Sentido del humor y pensamiento realista positivo,
El llamadooptimalismo, están íntimamente unidos.
No podría ser de otra forma...
Ya lo había dicho Charles Darwin en 1872, 
cuando publicó su tratado sobre 
la expresión de las emociones. 
Demostraba que las formas de sentir internamente
dejan un determinado semblante en nuestro rostro. 
Numerosos estudios científicos han confirmado 
esta idea relatada por Darwin.

Es más, …incluso emociones
fingidas artificialmente por nuestro rostro,
o por un cambio de posición de nuestro cuerpo,
nos pueden hacer cambiar el sentir interior 
y el estado emocional.
Ya sabéis que el cerebro no distingue 
lo virtual de lo real. 
Utiliza los mismos sistemas biológicos en ambos casos.
Por eso, cuando te sientas mal, 
prueba a silbar una melodía que te guste,
mira hacia el cielo, levanta los hombros, 
simplemente pon una sonrisa, …
¡Esto ayuda!

Por otro lado, con frecuencia veo a gente, 
compañeros de profesión incluso, 
hablando y predicando a toda voz sobre 
la importancia del pensamiento positivo, 
pero al tiempo no son capaces de reír ni una sola vez al día, su semblante es tenso, miran con dureza, 
no aguantan fácilmente una broma, 
observan despectivamente 
bajo juicios de valor negativos la realidad.
Predicar y hacer 
viven en barrios diferentes.

El sentido del humor nos libera del estrés, 
de la tensión acumulada en el día.
Empieza y termina tu día riendo 
siempre que puedas, 
agradeciendo todo lo que has vivido, 
las experiencias positivas, 
y las no tan positivas,
con las que has tenido que enfrentarte. 
También empieza el día también con un agradecimiento 
a lo que está por llegar, 
con los brazos abiertos a lo que has planificado, 
a lo desconocido, a lo inesperado.

El sentido del humor te oxigena. 
Te da vida. 
Quita tensión a los músculos, 
especialmente los del rostro, 
y te genera jovialidad, 
atrae a los demás, 
te desapega de los hechos cotidianos sin sentido.
Y en definitiva, 

TE ALEGRA LA VIDA


Me lo voy a tomar con sentido del humor… 


jueves, 28 de marzo de 2019

LO IMPERFECTO



Lápices de colores, en un día de primavera cualquiera...
Perfectos en su imperfección


La neurobióloga italiana Rita Montalchini, premio Nobel de ciencias,
nos explicaba, en su recomendado libro "Las ventajas de la imperfección",
que es lo imperfecto el motor fundamental de la evolución y la supervivencia 
de las especies.
Vivir comprendiendo el valor que nos da lo imperfecto nos hace más fuertes.

Los orientales le llaman el  "Wabi Sabi" 

Wabi Sabi es una palabra de origen japonés, 
que se refiere a un término lingüístico estético
que define la simpleza de un objeto cualquiera.
En su origen deriva de un concepto budista llamado Tri-Laksana
o los tres fundamentos de la existencia:
Transitoriedad, ausencia de un yo permanente y la insatisfacción continua.

Utilizamos el término Wabi Sabi actualmente para referirnos a la comprensión
del mundo basado en su fugacidad e impermanencia.

Es decir, en entender todo, lo vivo y lo no vivo, 
como que nada es para siempre,
todo pasa, todo es transitorio.

Leyendo el libro escrito por el pensador Leonard Koren,
"Wabi-Sabi: for Artists, Designers, Poets and Philosophers",
aprendemos que nada es perfecto,
nada es permanente en el tiempo
y nada está siempre completo.

Quizás el arte de la vida esté en comprender 
y practicar la verdad del Wabi Sabi.

Es decir,
en saber que estamos de paso,
y por eso debemos vivir el presente aprovechando que cada momento es único,
que no somos completos 
por eso vivimos cada instante con mente de aprendiz, abiertos, desaprendiendo,
con el sentimiento de que todo se está iniciando cada vez.
Y sabiendo  que la imperfección 
es lo que nos hace perfectos
por lo que no nos debe hacer daño el error, ni vivir en el cambio continuo,
ni lo nuevo que está por llegar, ni romper con lo viejo, con lo ya caduco.


Wabi Sabi en el arte indica simplicidad viva e imperfecta.
En ingienería también se refiere a la cualidad imperfecta de un objeto.
La palabra Wabi significa "simpleza, frescura y quietud"
La palabra Sabi significa "la belleza y sabiduría que aparece con la edad, con lo vivido".

Aprender de la práctica del Wabi Sabi que todo en el universo
está en constante tránsito, está en continuo movimiento y cambio.
Todo tiene un principio y un fin.
Nada es eterno. Nada existe para siempre ni desde siempre.
Comprenderlo bien nos ayuda a vivir con serenidad y sencillez.
Nos ayuda en el desarrollo de habilidades necesarias como
la paciencia, la humildad, el esfuerzo repetido en el tiempo, 
la escucha, la empatía, la admiración, …

Practicar esta filosofía ante la vida nos permite sentirnos muy felices
al ver la imperfección perfecta de una ola de mar,
al ver una hoja seca en el suelo de un parque en una tarde fría de invierno, 
o una flor con todos sus colores en un amanecer cualquiera de primavera,
al mirar con detalle su frente arrugada por los años, 
o la mancha de la piel que da la edad.
Nos permite el disfrute placentero de una taza de té,
practicar la meditación sin necesidad de cerrar los ojos,
escribir o leer un poema o haiku,
dibujar el barco que vemos en el horizonte,
sentir en la piel la humedad del viento frío, 
o sus labios mientras rozan los míos...

De lo que fue imperfecto he aprendido. Nunca estuvo del todo terminado...
De lo que quedó incompleto se generan nuevos retos para mañana.
De la impermanencia llegará la serena melancolía y el recuerdo sin agobios,
la aceptación de lo nuevo, la capacidad de vivir sin la añoranza injusta del pasado,
la esperanza fructífera de lo que está por venir.

Nada es perfecto.
Nada está completado.
Nada es duradero.
Por lo tanto,  todo está de nuevo por hacer.

Mis mejores deseos  
Wabisábicos