domingo, 1 de diciembre de 2019

MENTE LUCIDA



Lucidez, referido a claridad mental.
Mente despejada.

Cuando la mente se libera de las ataduras que la tienen presa, entra la luz.
Limpia. Sin filtros.
Se relativiza la razón.
Se disuelve la ofuscación, y surge la sabiduría, la inteligencia superior,
la que no necesita ni juicios ni justificaciones.
Aparece la visión más pura.

La realidad no siempre es como se muestra en nosotros.
Y, lo peor, no nos damos cuenta.
Con frecuencia, exageramos los hechos percibidos, los generalizamos,
llevándolos desde lo particular a lo macro; sin sentido.
La alimentamos de los temores, de las experiencias pasadas, aprendidas,
del conocimiento, a veces ya no válido, de las propias carencias, de los valores sin sentido,
de las falsas expectativas, del autoengaño, ...
Y, desde ahí, creemos ver la realidad.
Desde ahí, surge nuestra razón. Nuestras razones.
Desde ahí, decidimos.

Liberarnos de ciertos patrones nos ayuda a decidir con más lucidez.
A pensar con más claridad.
A poner la consciencia necesaria para intentar distinguir lo real de lo creado por nuestra cabecita.
Y es entonces cuando sonreímos más, somos más creativos, la mente se oxigena,
estamos más abiertos al aprendizaje, crecemos, somos más tolerantes,
admiramos la diferencia y el corazón se engrandece.

Esta lucidez, que se adquiere con la madurez de la vida,
no es espiritual, o al menos no tan sólo espiritual,
es esencial para vivir una vida terrenal disfrutana, más real, menos encogida, ...
Necesaria para enfrentarnos al día a día, útil en lo corriente, en lo cotidiano.

Es una claridad mental que nos aleja de la rabia, del odio.
Nos acerca al amor.
Nos aleja del apego no decidido, crea interdependencia.
Nos aleja de la pena, rompedora de la inspiración.
Y nos acerca a la compasión, de la buena, con pasión.
Nos hace ver que la seguridad es una falsedad.
Y que lo normal debe ser recibir a la incertidumbre con alegría.
La mente lucida nos ayuda a recibir lo inevitable, sin dramas.
A la vez que nos activa para resolver lo resoluble.
Para cambiar lo que de nosotros depende.

Una mente lucida nos permite enfrentarnos con calma a lo diario, en paz.
Sin malrollismo.
Y vivir aceptando igualmente los momentos de bienaventuranza como los de turbulencia.
Todos ellos son vida.
Todos son por algo. Están para algo. Nada sobra.

Una mente lucida nos llevará a

ELEGIR 
NUESTRAS
PRIORIDADES




domingo, 3 de noviembre de 2019

KADO: LA BENDITA IMPERFECCIÓN FLORAL



La estética imperfecta de las flores japonesas...


El Kado es el arte tradicional japonés de arreglos florales. También llamado Ikebana.
Palabra cuyo origen está en el doble ideograma ikeru = "dar vida", y hana = flor.
El ciclo vital del Ikebana es comparable al ciclo vital del ser humano.
Nacer, crecer, envejecer y morir. El Kado reprenta la vida, contemplando todas sus fases.

De esta manera se muestra el principio de mutabilidad
de todo lo vivo.
Nada permanece. Todo muere. Todo tiene un fin. Todo se acaba, antes o después.

En un fin de semana de homenaje y celebración de la muerte,
donde las flores son protagonistas,
con más o menos glamour,  con adornos o sin ellos, muy halloweenes, 
que bueno recordar quizás lo más importante:

LA VIDA ES EFIMERA

Una pena que este sencillo mensaje no esté presente en nuestro día a día.
Lo olvidamos con facilidad.
Y no lo necesitamos para vivir con miedo, con el pánico de la negra dama tras nuestra espalda.
Sino todo lo contrario, para sacar el mayor de los partidos a la vida.
A cada segundo.
A cada momento.

Quizás, como las flores, mejor vivir la belleza de la vida,
en nuestro caso con risa y con amor.
¿Hay algo mejor?
Sabiendo que todo pasará.
Que un día nada de lo que hoy está, estará...

Es domingo, ... tarde con olor a otoño cálido.
Música de piano al fondo. Un té verde recién hecho.
Sentir,  reír,  amar, ... perfumes de flores para el corazón.
Nada más...



martes, 30 de julio de 2019

OTRO AÑO DE TIEMPO EN AZUL...



Tiempo en azul...

"Un momento se va,
y no vuelve a pasar..:"
(Enrique Bunbury)


Llegó!
Ya estamos de vacaciones, TIEMPO EN AZUL, tiempo para el tiempo.

Tiempo para reír de nada.
Tiempo de arena y olas. De sal. De sol ardiente y aire húmedo.
Tiempo de encuentros esperados en el año.
Tiempo de fiestas, de bailes, de música y charanga.
Tiempo para alabar lo cotidiano al no hacer nada, que es hacer mucho.
Tiempo de escapada. De soledad. Tiempo con todos. Para todo.
Tiempo para regalarle tiempo al tiempo.
Tiempo para el agradecimiento, para la sorpresa, para la desconexión.
Tiempo para dar más fuerza a lo trivial.
Tiempo de vino frío, de ducha fría, de aromas diferentes, de pueblo blanco, ...
Tiempo de paseos sin tiempo.
Tiempo para escribir, para el libro aparcado, para lo deseado, ...
Tiempo y sólo tiempo.

Tiempo que llena de momentos. De instantes.
De lo único que tenemos, del propio tiempo.
De lo que la vida se construye, de momentos.
Momentos que vienen y van.
Que pasan. Que no permanecen.
Vivirlos sintiendo que son nuestros, ...
Acumularlos, eso estar vivo.
Y recordar lo más importante, para así ser más feliz,

...lo efímero 
de la existencia


Tiempo de vacaciones, de relax, de descanso.
Tiempo para sentir el vacío.
Tiempo en azul, como cada verano...




domingo, 23 de junio de 2019

LAS HOGUERAS DE SAN JUAN



 Noche de magia y de fuego
noche de fiesta y calor;
hogueras que dan al mar
un singular resplandor...
(dicho popular)

Es la noche de SanJuan.
Ha llegado el verano.
Encendamos la hoguera, ...que tenemos cosas pendientes para echar.
Una noche para quemar heridas que con el fuego se purificarán.

Quema todo lo que quieras dejar atrás.
Quema todo aquello de lo que quieras liberarte. Lo que sea una carga sin significado.
Quema lo que estorba.

Echarlo en la hoguera de San Juan es borrarlo porque sobra. 
Decir adiós a lo que ya no funciona, a lo viejo.
Despejarte de cargas.
Curar el alma.
Perdonarte. Perdonarle.

Quemar para abrir nuevos caminos, nuevas puertas,
concederse nuevos permisos. Cerrar etapas.
Avanzar. Crecer. Re-nacer.
Volver a un nuevo punto de salida.

Hoy es San Juan.
Y las hogueras ahí están, esperándonos...
¡Usémoslas! 
Dancemos alrededor de su fuego, sintamos su calor, bajo la luz de la luna llena.
Momentos de ritual.
Momentos de deseo.

No olvides lo que dice el dicho popular:

"Bailemos este San Juan
que el que viene, nadie sabrá"


Pues eso, a bailar, a gozar, a amar, a vivir, ...que el que viene Dios dirá.
Y a quemar lo que esté demás.




jueves, 30 de mayo de 2019

30 DE MAYO



LA EDAD ES UNA ACTITUD


Me hago mayor…, 
hoy cumplo años.
Más viejito, el espejo me lo recuerda cada día,
…y feliz por ello. 
Agradecido a la vida por lo generosa que está siendo conmigo.

Pasa el tiempo. 
De eso va la vida, de hacer uso del tiempo que se nos concede.
En la juventud podía sentirme inmortal, 
pero a uno ya le toca asumir que la vida es finita, 
que ya he vivido mucho más de lo que por delante me queda, 
sea cual que sea ese tiempo.
Así que cada día debe ser significativo.
Pienso hacer todo lo posible para que así sea; 
ese puede ser el mejor de mis regalos.
El que me haga yo a mi mismo en un día de cumpleaños.
La vida que me queda por delante
debe ser usada, no desperdiciada. 
Los momentos ricos en todo y de todo.

Me maravillaré más con cada amanecer, dando gracias.
Y también cuando vuelva a la cama cada noche. 
Me volveré más sincero conmigo mismo, 
dándome más permiso para hacer aquello que quiero, 
dejando que me absorba mi tiempo lo que más feliz me hace.
Diciendo “no” cuando así deba de ser.

Durante mucho tiempo me hablé de lo importante 
que es aprender a soltar aquello 
que en la vida te estorba, te daña, te toxifica, te sobra …
Hoy, sin cambiar de idea, añadiré con mucha más fuerza,
que también quiero 
sostener, reparar, cuidad, amar todo lo que amo.

Quiero sentir el agua de la lluvia en otoño y en primavera,
la sal del mar en verano sobre mi piel,
el frío húmedo del invierno en los huesos.

Quiero aceptar los cambios que me están llegando, 
necesarios, indicativos de que sigo vivo:
un cuerpo con más achaques, mi visión trastocada, 
un pelo ya blanco, las manchas de mi piel, las arrugas del rostro, …
Todo es mío. 

Quiero regalarme un andar más lento.
Un disfrute de la mesa y sus alimentos más lento.
Unos besos más lentos.
Unos abrazos profundos y sentidos, más lentos.
Un mirar a la distancia sin mirar nada, más lento.
Una lectura sin prisa por pasar página, más lenta.

No me pondré nunca más en estado de espera, de pausa,
esperando el momento perfecto, 
porque cada momento será el perfecto siempre,
sabiendo aceptar también aquellos instantes que no me gusten, 
que muchos habrá, …como siempre hubo.
No viviré esperando, 
…esperando que pase la vida.
¡La viviré!

Quiero vivir lo cotidiano, 
mirar con mis mejores ojos el detalle,
no negarle ningún abrazo,
latir, latir y latir con todo, contigo, conmigo, con ellos, con lo otro, …
Quiero volver a sorprenderme con lo que ya conocí.
Y que esta edad también sea la edad del pavo.
Quiero tirar la casa por la ventana,
para que dentro quede sólo lo más importante.
Quiero amar, amar y amar,  todo aquello que amo.

Este es mi regalo,
en el día de mi cumpleaños.