domingo, 6 de noviembre de 2016

LA GRAN DIFERENCIA




Dentro de nosotros habitan, junto al amor, la comprensión y la alegría,
también el enfado, la rabia, la ira, ...
Es natural. Todos estos sentimientos son naturales. Viven juntos.
Apagar unos y encender otros es un intento fallido.
Y, posiblemente un error.

¿Qué tal si recibimos con los brazos abiertos también a esos otros sentimientos
que nos hacen pasarlo peor, sufrir en mayor o menor medida?
¿Qué tal si en lugar de huir de ellos, aprenderemos a transformarlos,
a convertir el dolor que nos producen en sabiduría y aprendizaje?

Somos como un jardín: las flores y las plantas mueren y se convierten en compost,
el cual a su vez es la energía que hace salir de las semillas nuevas flores.
La alegría es algo orgánico. Te pertenece.
Igual pasa con el amor.
La tristeza también es algo orgánico. Te pertenece.
Igual que la rabia.

Sólo veo una GRAN DIFERENCIA:

Cuando lo que te invada sea el amor, ...

E X P A N D E L O !!!

Cuando la rabia sea lo que te invada,  no digas nada, y si puedes, sólo

V Í V E L A 

Cuando la vivimos en silencio no se expande, desaparece.
Dejas de interesarle. Se va por donde vino.
Simplemente respira y calla.
Déjala ir, porque bajo su influjo sólo empeoran las situaciones.

No es necesario luchar con la rabia que sintamos.
Tampoco debemos reprimirla.
Hay que recibirla con cariño. Y aprender todo lo que nos enseña.

Contempla la existencia como algo EFIMERO
y verás como todo, bueno o no tan bueno, pasa mejor.
Al vivir siendo consciente que todo acabará antes de lo imaginado,
aprenderemos a amar y a ver la vida de una forma diferente.
A restarle importancia a las cosas. A minimizar sus efectos. A relativizar.
A distinguir lo verdaderamente importante de lo que no.

Recuerda cuando tengas problemas banales, de esos cotidianos, con tus hijos, con tus padres,
con tus amigos, con tu pareja, ..., recuerda la famosa pregunta:


¿Dónde estaré 
dentro de 300 años?

Nada es tan importante.

... LA VIDA 
ES CORTA






domingo, 30 de octubre de 2016

LAS LEYES DE NEWTON



"La única forma que conocen los humanos de llegar a alguna parte es dejar algo atrás"
(Interstellar_Christopher Nolan)

Cuanto nos queda por aprender de Newton. 
De sus tres leyes fundamentales sobre el movimiento.

Tres principios a partir de los cuales se explican las leyes fundamentales 
de la física mecánica, relativos al movimiento de los cuerpos.
Tres principios, llamados leyes de la mecánica clásica 
que sólo se cumplen en estados de referencia inerciales, 
es decir, cuando el movimiento es constante.
Y tres principios, en mi humilde opinión, que explican también 
ciertos comportamientos de las personas.

Recordémoslas de una forma breve y sencilla:

PRIMERA LEY DE NEWTON: 
LA LEY DE LA  INERCIA

Nos dice que un cuerpo no puede cambiar por si sólo su estado inicial.
Necesita para ello que se le aplique una fuerza.
Así es!

¿Cuál es la fuerza que nos hace cambiar de dirección?
Newton nos lo dejó claro con su fórmula:

F = m . a
La fuerza es "MUCHO AMOR"
Quizás la "F" también sea la de FELICIDAD.

Es la fuerza más potente que debería mover el mundo: el AMOR.
La pasión que nos empuja a conseguir nuestros deseos.
Aunque a veces, con frecuencia, aparecen otras fuerzas, como el miedo, 
cambiando la fórmula por  F = m . m
(mucha mierda!)

Siguiendo a Newton también hay otras fuerzas que impiden el movimiento rectilíneo uniforme:
las fuerzas de roce.
O también llamadas de fricción.
Todos los cuerpos en movimiento están sometidos continuamente a estas fuerzas.
Y les frena de forma progresiva.
Yo conozco muchas de estas fuerzas.
Estas fuerzas establecen la relación fundamental entre el estado de reposo y de movimiento.
Saber mantener el equilibrio entre estos dos estados: reposo y movimiento,
quizás sería aprender a vivir en un mejor estado de bienestar y felicidad.


SEGUNDA LEY DE NEWTON:
LA FUERZA  MOTRIZ

Viene a decirnos que la aceleración que adquiere un cuerpo es proporcional 
a la fuerza aplicada sobre el mismo.
Eso sí, nos dice también que si sobre el cuerpo actúan varias fuerzas, el resultado es 
la suma vectorial de todas ellas.
Es una ecuación vectorial, es decir, se debe cumplir componente a componente, variable a variable.

F = F1 + F2 + F3 + Fn ...

Esta ley nos enseña a descomponer el resultado final de una fuerza, 
que marca una determinada dirección a un cuerpo, 
en las diferentes variables que ejercen influencia sobre la fuerza resultante.

Sencillo, si somos capaces de descomponer lo que nos es válido de lo que no,
seremos capaces de quitar lo que sobra, y de dar más presencia a "las fuerzas"
que nos interesan, marcando la dirección deseada.
Es la LEY DE LA ELECCIÓN.

Poder elegir sobre qué poner foco y sobre qué no.
Así es el mundo de nuestros pensamientos, como la segunda ley de Newton,
un parlamento dividido entre lo que sí nos gusta y en lo que no.
Entre la cabeza y el corazón.
Aprender y aplicar la descomposición en diferentes variables de esta ley de la elección, 
nos permite salir de los conflictos más comunes, pudiendo elegir entre lo que nos interesa y lo que no.
Los conflictos más poderosos suelen ser fruto de una deliberación interna
entre el regocijo de los recuerdos del pasado, positivos o no, y la ambición de los nuevos sueños.
Entre lo sucedido y el poder de lo imaginado.
Entre el explorador que reside en cada uno de nosotros y el habitante que se resiste a cambiar.


TERCERA LEY DE NEWTON:
LA LEY DE  ACCIÓN Y REACCIÓN

Nos dice que siempre que un objeto establece una fuerza sobre un segundo objeto,
este ejerce una fuerza de igual magnitud y dirección contraria sobre el primero.
A cada acción siempre se opone una reacción en sentido contrario.

Es decir,

F = -F

Viene a decir que si una persona empuja a otra de peso similar las dos se mueven 
en la misma velocidad pero en sentido contrario. Tela !
Y también nos dice que si una persona rema encima de un bote empujará el agua
con el remo en un sentido hacia atrás y el agua responderá empujando el bote hacia adelante.
O que al disparar una bala la pólvora sobre la pistola ejerce una fuerza hacia atrás por eso
la bala sale hacia adelante.
En fin, que ojo con lo que empujamos hacia atrás porque ejerce de igual magnitud
una fuerza hacia adelante.

También nos enseña que tendemos a construir nuestro futuro con lo que nos valió 
en el pasado, apoyándonos en las fuerzas que "tiran para atrás", 
...y es verdad que así se ejercerá la fuerza que se necesita para ir adelante;
lo malo es que no quiere decir que sea en la dirección adecuada.

Cuando perdemos algo tendemos ir a buscarlo en el lugar que un día estuvo. 
Y puede que no lo encontremos. En ese caso, no habrá fuerza alguna.
Tratamos de construir nuestro futuro con las reglas que sirvieron en el pasado,
olvidando que la fuerza de agarrarse a un clavo pasado hace que el clavo te agarre a ti:
acción y reacción. 
Es decir, te quedas atrapado en el pasado. 

Tus reacciones son dependientes en ese caso de las acciones
que te sirvieron hace mucho tiempo,
y que quizás ya no produzcan las acciones resultantes que hoy esperas.

Podría ser peligrosa la ley de acción y reacción
si no somos conscientes de lo que nos ata.

También esta ley nos enseña que hagas lo que hagas siempre dejas algo atrás.
Cada etapa tiene su tiempo, es decir su acción que provoca reacción.
Y cada persona tiene sus etapas.
Vivirlas todas es quizás una forma de ser más sabio.
Vivir es ir quemando etapas.


Tres leyes fundamentales, 
tres aprendizajes que nos ponen en 
movimiento



domingo, 23 de octubre de 2016

¿Y SI EXPERIMENTAS?


"Hay un cierto placer en la locura, que sólo el loco conoce"
(Pablo Neruda)

¿Y si nada es tuyo?

No tengas nada, pero VIVE todo. 
Experiméntalo! 

Vivir consiste en experimentar la vida. Sacarle partido.
Buscar sus huecos y penetrarlos. Dejarse llevar desde la consciencia decidida.
No en atarla.

¿No es mejor que tener un amigo, vivir su amistad?
¿No es mejor que tener una pareja, disfrutar de su amor?
¿No es mejor que tener hijos, experimentar su desarrollo amorosamente?

No temas perder nada porque nada es tuyo.
Teme no disfrutarlo, vivirlo, experimentarlo, ... cuando lo tienes.
No se trata de sentir la perdida. Se trata de sentir lo no vivido.
Que el miedo a perder algo no te quite la alegría y suerte de vivirlo cuando lo tienes,
sino quizás te des cuenta muy tarde de que no lo aprovechaste cuando estuvo ahí, disponible.

Aprender a vivir sin apego, sin atadura es una forma de vivir más feliz.
No se puede disfrutar de verdad aquello que no se está dispuesto a perder.
Así es en sí misma la propia vida: sabemos que un día la perderemos, 
pero en lugar de atarnos a su perdida, nos dejamos llevar por su energía.

Será la edad, pero cada vez estoy más convencido de aquello que escribí hace años
en mi libro "Atrévete":  la vida no está para ser pensada, está para 

SER VIVIDA



miércoles, 12 de octubre de 2016

Cuatro sencillas ideas para EDUCAR MEJOR


dibujo de  Emocreativos



"Educar a la mente sin educar al corazón,
no es educar en su totalidad"
(Aristóteles) 

Un día festivo de otoño, comiendo junto al mar,
observo varias mesas del chiringuito de familias con muchos niños.
Algo en común tienen todas ellas: los niños y niñas pasan su tiempo de comida,
en lugar de conversando con la familia, jugando entre ellos, corriendo en la arena, ...
atados mental y visualmente a un móvil que sus padres le han cedido temporalmente
para que se calmen, para que estén callados, para que no molesten.

¿Es que se han hecho mayores antes de tiempo?
¿Se han hecho mayores para estar solos ante la pantalla de la tecnología, 
en lugar de participar y vivir el momento con los padres y amigos?

Esta experiencia en el chiringuito de la playa me ha llevado a recordar el estudio Grant
en la escuela de medicina de la Universidad de Harvard.
Los investigadores querían saber qué factores de la infancia repercuten en la
satisfacción general sobre la vida de las mismas personas adultas.

Es un estudio longitudinal, es decir que los mismos participantes son estudiados en diferentes
momentos de sus vidas.
Un estudio que ha durado 75 años, en el que han participado 724 personas, 
en dos cohortes diferentes. 

El objetivo del mismo era conseguir encontrar predictores de envejecimiento saludable.
El estudio, su metodología y resultados se han descrito en tres fantásticos libros
publicados por el investigador principal del mismo, el Dr. George Vaillant.

La principal conclusión de este estudio arrojó la siguiente confirmación estadística:
las personas que habían tenido relaciones de niñez muy próximas con los padres,
en las que se compartían tareas del hogar con frecuencia y además largas conversaciones,
tenían un mayor impacto positivo en la llamada, de forma general,
"satisfacción con la vida"

Vaillant nos dice, basado en este estudio, que 
"la felicidad en la edad adulta es dependiente del amor recibido en la infancia
y de las relaciones que has tenido durante el tiempo de infancia y adolescencia
con otras personas".

El calor de las relaciones en la niñez con los padres, familiares y amigos, indica el estudio, 
crea adultos más autosuficientes, con menores tasas de ansiedad, 
con un disfrute mayor del tiempo libre y de las vacaciones, con menos demencia senil, 
con una tasa mayor de experiencias sexuales, con mayor eficiencia profesional, 
más felices con el trabajo al que se dedican, con mayor sentido del humor, y..., 
por si fuera poco, económicamente conseguían vivir con más recursos.

Más que una infancia feliz, una infancia en la que se formen lazos emocionales fuertes
parece ser el gran predictor de una vida adulta más sana, larga y disfrutable.

¿Cuáles eran las cuatro conclusiones más importantes del estudio?
(¡¡¡ No necesitan de explicación !!!)

1.- La felicidad es dependiente del amor recibido. 
Punto. Nada que añadir.
2.- Las personas concienzudas viven más. 
Lo siento, no fue la gente más relajada la que vivió más.
3.- Preocuparse sólo cuando es necesario. 
Cambia el optimismo inútil por la sobriedad realista. positiva.
4.- Las relaciones con otras personas en la infancia crean adultos más eficientes y saludables.

¿Y si les cambiamos el móvil 
por una conversación interesante 
o por tareas compartidas en el hogar?

Pensamos, en ocasiones, que les será suficiente para llegar muy lejos 
con llenarles de multi-tareas fuera del horario del colegio, por tener las mejores notas
o por conseguir que entren en una gran universidad. 
Y, todos en el fondo, sabemos que es insuficiente, incluso poco relevante ...
En otras ocasiones proyectamos nuestras insatisfacciones en ellos, 
que sean lo que nosotros quisimos ser y no pudimos alcanzar.
O les llevamos a la máxima exigencia en búsqueda del perfeccionismo estúpido.
No soy un experto en educación pero sé distinguir los que es valido de lo que no lo es.

Mucho mejor jugar con otros niños 
que vivir aislado en la pantalla del móvil del papá.

Mucho mejor una buena conversación
que el mejor de los videojuegos.

Mucho mejor escucharles empáticamente
que pretender convertirles en un "super-YO" sobre-protegido.

Mucho mejor dar AMOR 
que las multitareas llamadas actividades extra-escolares.





domingo, 18 de septiembre de 2016

Y ES QUE SE EXPLICA SÓLO...



La paz nace de la escucha paciente del conflicto

Este post no necesita muchas explicaciones.
Se explica sólo...
No necesita exceso de palabras.
Ocurre igual con los conflictos, tampoco necesitan todas las palabras,
ni todas las expresiones corporales usadas, ni todos los tonos, ...

Digámoslo así:

Sólo escuchando para comprender y pacientemente, 
sin  acelerar nuestra mente,
con una comunicación compasiva, 
se pueden desmontar las falsas percepciones e interpretaciones
que son la raiz de los conflictos.


Si no comprendes algo de verdad,
es difícil que puedas amar algo de verdad.
Si no comprendes algo de verdad,
es mucho mejor preguntarlo.
Y también preguntarse: "¿lo he entendido bien?".

Para comprender y amar adecuadamente.
para salir del conflicto,
es necesario cultivar la atención en uno mismo. Orientar conscientemente el pensamiento.
Buscar respuestas, no reacciones.

Cultivar nuestra capacidad de atención significa cultivar nuestra

FELICIDAD