domingo, 18 de julio de 2010

INTUICIÓN


Me ha invitado mi amigo y compañero de aventuras profesionales, Eduardo Sicilia,
a participar mañana en un encuentro que ha llamado "Mentes Inquietas".
(¿Por qué habrá pensado en mi?).

El tema a tratar en esta ocasión versa sobre la INTUICIÓN.
El motivo del encuentro es colaborar con la periodista y escritora Cristina de Alzaga
para generar un debate sobre el contenido de su próximo libro.

Tengo el grandioso placer de compartir espacio y momento con expertos como
Francisco J Rubia, catedrático de Fisiología Humana en la Universidad Complutense de Madrid,
con Mónica Kurtis, neuróloga, experta en trastornos del movimiento del
hospital Ruber de Madrid, con Alfonso Gonzalez, Director General de eoi,
con Eduardo Sicilia, director del MBA Executive de eoi y con la propia escritora, Crisitina de Alzaga.
Mentes inquietas, ...sin lugar a dudas.

¡¡¡La intuición!!!
Un valor perteneciente sólo a lo humano.
La trastienda de la mente.
La voz interior.
La corazonada.

La Real Academia de la Lengua Española la define como
"la facultad de comprender las cosas de modo instantáneo, sin necesidad de razonamiento".
Y le añade la acepción de presentimiento.

Podríamos definir la intuición como percepción o conocimiento claro, directo e inmediato
de una verdad, sentimiento o idea que se produce sin participación de la razón o lógica.
Se trata de un mecanismo humano que nos permite llegar a conclusiones sin los procesos
explícitos del pensamiento razonado.

Osho, habló de la intuición y lo dejó dicho de esta forma tan sabia:

"Cuando el cuerpo funciona espontáneamente se le llama instinto.
Cuando el alma funciona espontáneamente se le llama intuición.
Son las dos semejantes y a la vez distantes entre sí.
El instinto pertenece al cuerpo, a lo físico a lo burdo; la intuición pertenece al alma, lo sutil.
Entre las dos cosas se encuentra la mente, experta, que nunca funciona espontáneamente.
La mente significa conocimiento. El conocimiento nunca puede ser espontáneo.
El conocimiento forma el intelecto.
El instinto es más profundo que el intelecto. La intuición está por encima del intelecto".

Que bien lo recoge esta descripción del maestro Osho.
La tres contienen el sufijo " IN- " , porque las tres son IN-ATAS.
En inglés queda más claro: "tuition" es enseñanza.
In-tuition, (=intuición), es enseñanza desde dentro de tu ser.

La intuición es el peldaño más alto de la escalera consciente e inconsciente del ser humano.

El peldaño inferior es el instinto.
Es lo básico. Lo animal. Pertenece al cuerpo.
Es físico. Conecta con el pasado de las personas, con su carga genética,
con lo aprendido antropológicamente. Es sólido, biológico. La herencia de millones de años.
La naturaleza a delegado las funciones esenciales del organismo en el instinto.
Hace en ti milagros que ni siquiera eres capaz de saber.
Pertenece al código de nuestra células.
Es una cuestión de química. De hormonas.

El intelecto es humano.
Pertenece al conocimiento consciente.
Pero es ciego; comete muchos fallos porque es un recién llegado a las personas.
Pertenece al cerebro menos arcaico, al cortical.
Genera la lógica, la razón. Se alimenta de la experiencia,
ofreciendo siempre viejas respuestas a preguntas nuevas.
Es el que provocador de juicios. Vive a base de pre-juicios. Obtiene lo que conoce.
Sólo ve lo que está preparado para ver.

En el centro de la inconsciencia está el instinto.
En el centro de la consciencia está el intelecto.

La intuición hace sabio a la persona.
Tiene que ver con tu ser.
Con la inconsciencia.
Te atenciona y dispone para el futuro.
Es iluminación. Genera inspiración.
Ve pero no piensa sobre lo que ve.
Ve donde todavía no has pensado.
Una persona intuitiva puede ver amor en otra, o confianza, o duda, ... sin pensarlo.
Lo siente! Lo presume! Lo adivina!

En el centro de la supra-consciencia está la intuición.

Cuando la intuición y el instinto viven juntos puedes utilizar el intelecto para buenos
propósitos. Se pone a tu disposición para crear,
...aparece la creatividad, lo imaginado.

Si estamos alineados con lo básico, con el instinto, nos será más fácil alcanzar la intuición.

La intuición es usada en el mundo laboral y empresarial.
" A menudo has de confiar en tu intuición" , dice Bill Gates.
Y es que para competir no puedes prescindir de ninguna de los tres peldaños
de la consciencia e inconsciencia.

Nuestro cerebro puede procesar información consciente sólo apenas a unos 50 bits por segundo.
Mientras que la capacidad de nuestro sistema nervioso inconsciente de procesar
información es de más de 10 millones de bits por segundo.
Esto nos ayuda a entender que en nuestro sótano interior, tenemos mucho conocimiento
esperando ser usado. No podemos despreciarlo, desperdiciarlo.

Cuando estamos atendiendo una conversación telefónica, por ejemplo, somos incapaces de
duplicarnos y atender a todos los otros hechos que puedan estar pasando en nuestro
entorno.
Ahora bien, de atender esos otros eventos se encarga la inteligencia intuitiva
y son almacenados por la memoria inconsciente.

De esta información que no hemos atendido conscientemente pero sí ha quedado guardada
se extraen experiencias válidas, conocimientos, deducciones, abstracciones, nuevas hipótesis,
soluciones, alternativas, analogías, códigos nuevos de comunicación, ...
que alguna vez pueden ser bien aprovechados, movidos por la maquinaria de la intuición.

La intuición bebe de diferentes fuentes, pero una de ellas es todo lo adquirido
inconscientemente; de lo que pertenece a la despensa del saber, a la zona de exclusión.

Los seres humanos somos la conjunción
de lo heredado, lo adquirido y lo elegido.

La intuición es una metacompetencia en nuestro perfil profesional.

A veces, aparece en forma de sueño o idea.
Muchos ejemplos del mundo empresarial y la ciencia en toda la historia
de la humanidad lo demuestran.
Algunos casos de sueños intuitivos muy conocidos son:
El sueño de Elias Howe con la máquina de coser,
o el de Friedrich Kekule con la estructura de la molécula del benceno.

En otras ocasiones la intuición nos ayuda a mirar donde normalmente no miramos.
Es decir, a percibir la realidad de una forma desacostumbrada.
Es el caso de Fleming con la Penicilina y la Lisozima, o del velcro, las cerillas, el microondas,
el walkman, el teflón, el telescopio, etc...

La intuición nos permite saber sin saber por qué sabemos.
Resulta de un proceso mental inconsciente que se nutre de toda la historia anterior
del individuo. Es pericia.

Que fantástica supra-consciecia a nuestra disposición para ser utilizada.

Las neurociencias nos irán descubriendo con el paso del tiempo donde se localiza
esta metacompetencia humana.
El cerebro está preparado para la supervivencia de la especie
por eso, en numerosas ocasiones nos engaña, incluso nos impide ser creativos,
porque si le falta información elige el camino más seguro y el menos gasto energético.
Pero es la misma máquina cerebral la que nos permite generar múltiples alternativas,
estando también preparado para ayudarnos cuando llegan momentos de necesidad
mediante la intuición.

Ya estoy deseando que llegue está reunión de mentes inquietas.
...Cuanto tengo por aprender de mis colegas invitados a la misma.
¡Como me ilusiona!
No se sorprendan amigos si me ven que les escucho con mi boca abierta,
con mi mente a la espera de sus ideas y conocimientos.
Ávido por aprender de ustedes y con toda mi intuición a su servicio.

¡Gracias Eduardo!


No hay comentarios: