lunes, 24 de diciembre de 2012

DOS MENTIRAS



Nacemos libres de mentiras.
Y con el tiempo nos vamos llenando de ellas.
En mi opinión, hay dos que son quizás las más perjudiciales y que hacen el viaje de la vida completamente diferente, menos disfrutado, absurdo por momentos.

A saber:

1) COMO OCURRE AFUERA ES ADENTRO
2) LO QUE VEO, ES


Entrando en ellas:


COMO OCURRE AFUERA ES ADENTRO

Hemos sido educados a que la vida parezca una cadena de reacciones de respuesta
a lo que sucede fuera de nosotros.
Nos enseñan a limitar nuestras responsabilidades, a reaccionar ante las circunstancias del entorno.
Pero nunca a crear circunstancias y, por lo tanto, a crear los entornos esperados.
Parecería que las circunstancias son independientes de la persona que las vive.
Que las experiencias vividas carecen de una causa.
¡Y no es así!

Siempre hay una razón detrás de todo lo observable.
Y cuando cambian las causas los efectos cambian.
¿Quién decide las causas?
Creer que la vida sucede sin nosotros como intervinientes nos capa nuestro poder creativo,
nos reduce a reaccionadores ante lo sucedido, nos limita el principal poder humano:

LA CAPACIDAD DE ELEGIR

Aprende con urgencia a cambiar eso de


"lo que es afuera es adentro" 
por 
"lo que es adentro sucede afuera"


Los cambios se producen de adentro a fuera.
Es la ley de la causa productora de efecto.
Las personas que ignoran esta ley perciben el mundo , lo exterior a ellos, como una causa.
Viven ilusionados con ello. Esperando que todo se alinee y tengan un golpe de suerte en algún momento de su vida.
Pendientes del azar. Sin crear,... sin creer.
Sus vidas las imaginan como el efecto de lo que el mundo decide.

Esta forma de vivir la vida nos quita responsabilidad sobre lo que nos va sucediendo.
Lo dejamos en manos de lo externo.
Evitamos nuestra capacidad de generar influencia sobre lo que queremos que nos suceda.

El mundo en el que vives no necesita cambiar, para que él cambie tienes que cambiar tú.
Recuerda el proverbio indio:

"nada ha cambiado,
sólo YO he cambiado,
por lo tanto todo ha cambiado"




Esta primera mentira está muy bien relacionada con la segunda, es su pareja de hecho ...


LO QUE VEO, ES

¿Y si fueran tus pensamientos la causa que genera el efecto?
Lo que ven como real nuestros ojos es producto de lo que hemos pensado.
Basado en nuestros conocimientos previos, en nuestras experiencias, en nuestras creencias, en nuestro pasado ya vivido.
La mente es el instrumento de la percepción encargado de interpretar la realidad,
y, lo peor, al interpretarla la construye, la crea.

Es muy fácil caer en la trampa de los sentidos. Nos llevan a pensar que somos seres desvinculados de nuestro entorno.
Que vivimos a merced de nuestra suerte.
Hoy la ciencia, aunque no es motivo de este post, sabe que todo el universo es motivo de una gran ilusión.
Una ilusión ilusionatoria, producto de nuestra mente.
Más cercana al ilusionismo que a la ilusión llegada del entusiasmo, de lo divino, creadora de espacios
para idear, para crear, para desarrollar, ... Esa ilusión necesaria que surge de la energía de la pasión.

Por qué no poner en duda todas las creencias que no te proporcionan paz interior.
Son des-habilitadoras. Te dañan. Te minan la vida poco a poco.
Son posesiones imaginarias, identificaciones mentales de las que el ego no quiere desprenderse.
Por ello, el mejor modo para cambiarlas es sustituirlas por otras que nos habiliten, que sean más útiles.
¡Sólo depende de ti!

Y vaya por delante que, en mi opinión, cambiar una creencia, un hábito mental, no es sencillo.
Pero aún sabiendo que es difícil, ¿por qué no hacerlo? ¿por qué no intentarlo? ¿Por qué no luchar por ello?

Deja de repetirte que no puedes y pasa a la acción

Aprender a auto-corregir el pensamiento es la habilidad fundamental que deberíamos aprender desde pequeñitos.
Ahí reside el gran secreto. Ahí está la verdadera magia.
Las personas más felices son aquella que, sabiéndolo o no, alinean sus pensamientos y sus emociones.
Crean causas a la espera de sus efectos.

El mundo no necesita cambiar.  Nosotros necesitamos cambiar.
Se trata de corregir la mente.
No es misticismo, esoterismo, filosofía, religión, ...
Es aprendizaje y disciplina.
Una mente entrenada es aquella que crea su realidad de modo consciente
y sabe que sus pensamientos son la causa y las circunstancias el efecto.

Los pensamientos que tenemos "pronostican" el futuro que nos llega.

Einstein, científico nada sospechoso de esotérico o hiper-espiritual, lo dijo con otras palabras:

" El mundo que hemos creado 
es el resultado de nuestra forma de pensar"


Mucho sabe la biología cuántica de esto...
Dos grandes mentiras para trabajarnos si queremos cambiar.

Aprende a alimentar tu mente de una forma diferente, deseada, útil, sana, ejercitante, excitante, limpia, ...

y desde ahí 
crearás 
la vida que
deseas




No hay comentarios: